Bienvenido Usuari@!
No estás conectad@, por favor CONÉCTATE o REGISTRATE pinchando en este cuadro.

LAYR

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

LAYR

Mensaje por lizels el Jue 22 Mayo 2014 - 21:24

Bueno... hola a todos  sonrisa . me gustaría compartir con ustedes esta historia q estoy escribiendo.creo que la llamaré Layr, por la protagonista, la historia aun esta en progreso pero estoy pensándola en poner de romance, suspenso, y sobrenatural, algo así como un poco de todo, asi que espero que les vaya gustando ^-^
a medida que vaya escribiendo voy poniendo los capi. gracias!

avatar
lizels


Femenino

Volver arriba Ir abajo

Re: LAYR

Mensaje por lizels el Jue 22 Mayo 2014 - 21:26

1

—Claire, sal de ahí en este momento.
—¿Qué pasa? –pregunté confundida, agarrando el teléfono mas fuerte.
Megan se alteró.
—¿Cómo que qué pasa? Hay vampiros en la ciudad. ¡Vampiros!
Me levanté de un salto en la cama. Veo el reloj, son apenas las 1 de la mañana. Kay no esta por ningún nada. Creo que debe estar en algún sitio en la cocina o probablemente en el baño. Mi corazón empezó a acelerarse, aunque no tenia porque, ¿o si?
Volví al teléfono.
—Megan, sabes de la existencia de los vampiros. Existen —Hice una pausa para bostezar, luego continué—. Y es de madrugada, entonces que… —pero Megan no pensaba parar.
—Claro que lo sé, me refiero a vampiros atacando. Están atrapándonos. ¡A todos! Sal de ahí. Kay puede estar involucrado.
Fruncí el ceño. Eso no me gusto nada.
—Kay no haría eso —suspiré—, Meg creo que estas…
—Él es un vampiro, Claire.
—Él no seria capaz —dije con firmeza. Me estremecí con solo pensar que él pudiera hacer algo tan malo. Aunque tampoco podía decir que lo conocia tan bien, solo habíamos estado juntos por un par de meses. No, él esta bien, pensé. Meg solo esta inventado eso. Total, ella nunca le gustó. Pero mi razonamiento no estaba de acuerdo.
Meg bajó su voz.
—Claro que es capaz —dijo y luego de una pausa, añadió—. ¿Donde esta él?
—¿Para qué…?
—¡Muevete, Claire!
Los gritos de Megan ya me estaban afectando. Estaba angustiada. En mi cabeza solo aparecían imágenes escalofriantes. Me vestí rápidamente y corrí a la cocina. Siempre le ha gustado cocinar, y se que suena raro estar cocinando a las 1 de la madrugado. Pero para un vampiro talvez no lo sea.
Pero cuando llegué a la cocina, no estaba. Mi corazón lo sentía en mi garganta. Aun tenía mi teléfono en la mano. Corrí de vuelta en dirección a la habitación pero antes de llegar escuché el sonido del agua correr. Frené y me giré hacia el baño. Pegué mi oído en la puerta. Él estaba en la ducha. Me relajé un poco.
Puse el teléfono en el oído y le susurré a Megan.
—Esta en la ducha.
Ella suspiró de alivio.
—Bien, escúchame, agarra un bolso y mete lo necesario. Encuéntrame en el parque central de Hulton.
—¿Qué?, ¿Por qué? —Casi grité.
—Tienes que escapar Claire, o si no te atrapara.
—¿Y si él no esta involucrado y estas imaginando cosas?, ¿no te has puesto a pensar eso?
Ella suspiró de frustración
—No sabemos y tampoco vamos a averiguarlo. Apúrate —Y luego colgó.
Me quede paralizada en el pasillo. Quería llorar. Kay no podía estar involucrado en el ataque de su especie a la ciudad. Él me quería. Yo lo quería. ¿Pero que si Megan tenia razón? ¿Que si él ha estado engañándome todo este tiempo?
Traté de calmarme. Todo iba a estar bien.
Me apresuré a poner en un bolso mis cosas personales y las que pensé eran necesarias. Me puse unos convers y corrí hacia la puerta. Lagrimas corrían por mi rostro. La ducha había parado. No quería irme. Pero tampoco estaba segura de quedarme con Kay. Solo esperaba que Megan tuviera razón. Y no estuviera dejando todo esto atrás.
***
La encontré en el parque, el más grande de la ciudad. Al principio no la veía pero después vi una figura negra descansando en un tronco. Se levantó cuando escuchó pasos y se relajó cuando me vio. Estaba igual como la conocía. Vestía unos pantalones jeans marino con una camisa negra a juegos con unas botas. Bajo sus ojos se veían grandes ojeras. Su cabello, una vez rubio dorado sedoso, ahora era un desastre. El cansancio estaba reflejado en su rostro. Desde que papá nos dejó y mamá murió hace un año, las cosas habían cambiado mucho. Tanto para Megan como para mí. Ella me dejó aquí y se fue al otro lado de la ciudad a trabajar. Ya no era la chica sonriente de antes, tampoco la chica que aspiraba grandes sueños. Aquí delante mío, no reconocía a mi propia hermana.
—¿Qué pasó? —pregunté.
—No sé bien. Solo estaba trabajando en el café Mercy cuando dos personas entraron pegando gritos. Uno de ellos, un señor, nos dijo que estaba con su familia y entraron, cito: unos monstruos con colmillos y ojos rojos que agarraron a su familia. A él no, porque salió corriendo mientras los agarraban. Cobarde —dijo ella con una mueca, luego continuó—. La otra persona era una niña de diez años pero no se sabe que pasó con ella porque estaba como en shock. No quiso hablar y me fui y ella aún no hablaba. Solo se estremece.
Arrugué la frente.
—¿Y tu crees que son vampiros?
Ella me miró como si tuviera retraso.
—Por supuesto que si. ¿Que más podría? —refutó.
Le devolví una mirada fulminante.
—Kay dijo que los vampiros no son los únicos sobrenaturales. Hay más.
Ella da un paso amenazante hacia mí.
—No me importa lo que Kay dijo. Ahora vámonos de aquí. Tenemos q buscar un sitio seguro y donde podamos estar.
Iba a quejarme pero la mirada que me dio me calló. Caminé detrás de ella. Ni siquiera sabíamos a donde estábamos yendo.
Mi teléfono sonó.
Lo saqué de mi bolso y me quedé viendo la pantalla.
Era Kay.
Megan se detuvo dándose cuenta de que yo había parado de caminar y se acerco a mí rápidamente. Ni siquiera me dio chance cuando me quitó el teléfono de un tirón y lo apagó.
—¡¿Qué hiciste?! —grité.
Hizo un gesto con la mano.
—No confio en ti no respondiéndole a ese Kay.
Me crucé de brazos.
—Kay es mi novio.
Ella puso los ojos y volvió a caminar, no antes que la escuchara decir.
—Ahora llámalo exnovio.
Seguimos caminando, mis piernas estaban matándome. Habíamos caminado ya casi por dos horas. Pasamos el barrio donde vivía, las tiendas que estaban cerca. Una urbanización. Ahora estábamos en un sitio que no conocía con poca iluminación y sin señales de nadie. No quería preguntar. Megan y yo seguíamos enojadas. No habíamos hablado desde la llamada de Kay. Ella solo hablaba sola y maldecía cuando tropezaba con alguna piedra o tronco, yo solo me limitaba a seguirla. En el tiempo que habíamos caminado, había visto a personas. Pocas pero no éramos las únicas vagando en la madrugada.
Estaba tan sumida en mis pensamientos que no vi a Megan detenerse y choqué con ella. Me dio una mirada que solo debía estar dirigida a un insecto. No dijo nada, pero señaló hacia un edificio. Parecía abandonado. Me estremecí.
Caminamos hacia el, lo cual nos llevo una hora más. Estaba cansada, tenia hambre, sed. Sabia que Megan estaba también cansada pero nunca se quejó ni se detuvo. Cuando llegamos, buscó una escalera y escaló al segundo piso, y luego se escuchó un ruido y vidrios cayeron al suelo. Había roto una ventana. No dijo nada. Entró. Hice lo mismo, pero me costo escalar, no estaba acostumbrada a hacer esto. La pared era muy rugosa y ya tenía varios rasguños por mis brazos. Pero lo logré.
Adentro era peor. Olía a humedad y polvo. Estaba muy oscuro para ver nada. Algo agarró mi brazo y salté lista para gritar pero me taparon la boca. Megan prendió un yesquero y me señaló las escaleras.
—Aquí es asqueroso. Vamos abajo.
La seguí por las escaleras. Pasamos por el primer piso en dirección a la planta baja. Era lo mismo, solo que un poco limpio. Solo un poco. Cerca de la puerta habían escobas y coletos, y productos de limpieza.
Le di una mirada interrogativa a Megan.
Ella me respondió.
—Los dueños murieron, por lo que el hijo de ellos no quiso el edificio y lo dejó así. Se quedó en el abandono hasta hace poco, que lo compraron. Ahora lo están restaurando. Aunque por lo que veo va a pasar un muy buen tiempo.
Asentí.
Ella se arrodilló frente a su bolso y sacó unas mantas que simularían la cama. Sacó un pote de agua y me lo entregó. Lo agarré y bebí ávidamente. No sé ni como aguanté. También sacó un par de barras de cereal y me entregó una. La abrí y empecé a comerla despacio. Me fui a sentarme arriba de las mantas con ella.
El silencio y la oscuridad nos rodeaban. Después que había sacado las barras de cereal, había apagado el yesquero. Era nuestra única fuente de luz y no podíamos gastarla.
—¿Estas segura que hay ataques? Vi personas cuando caminábamos —No pude detener la pregunta cuando escapó de mis labios.
Terminó su barra de cereal y puso la bolsa en un bolsillo del bolso. Hice lo mismo.
—Talvez solo esta empezando —Fue lo único que dijo antes de tomar su lado de la manta y cerrar los ojos.
Me quede sentada unos minutos para cerciórame de que estaba dormida. Cuando lo hice, agarré el yesquero y lo prendí. ¿En donde lo había metido? Agarré su bolso y busqué rápidamente. Ella se movió un poco y apagué inmediatamente el yesquero. Cuando no escuché ningún ruido, lo volví a prender y encontré lo que buscaba. Lo saqué y lo encendí.
La pantalla se iluminó y esperé que se terminara de encender. Apagué el yesquero. En la pantalla me aparecían 15 llamadas perdidas, y un mensaje de voz. Eran de Kay. Revisé el mensaje de voz. Apreté el código y lo puse en mi oreja.

¿Claire, en donde estas? Te he estado buscando por toda la casa y no te encontré. Por tus cosas que están aquí… bueno algunas… ¿acaso huiste? ¿Porque?
Su voz apretó mi corazón. Se escuchaba triste. No quise dejarlo. Cerré mis ojos. Quiero volver a sus brazos. Donde me siento segura, donde toda mi vida estaba completa y pensé que era feliz. Terminé apagando el celular de nuevo. No quería gastar la batería. Bostecé. Creo que lo mejor horita era descansar. No sabía que pasaría mañana.
Me acomodé en la manta y cerré mis ojos.
En el segundo me dormí.
avatar
lizels


Femenino

Volver arriba Ir abajo

Re: LAYR

Mensaje por Julie el Jue 22 Mayo 2014 - 21:54

Hola linda, si en determinado momento necesitas una portada o ayuda de cualquier tipo para dar a conocer tu historia estoy a un mp de distancia, ok?? estamos para ayudarte  guiñar  y por lo que leí...bueno, que te digo?? que seguro te acosaré por nuevos capítulos  reir  espero no desesperarte...pero así soy cuando algo me agrada...


Bien si vous me voulez, bien si n'est pas. Mais ne m'a jamais demander de ne pas rester à l'écart si vous êtes celui qui est absent.

avatar
Julie


Femenino

Volver arriba Ir abajo

Re: LAYR

Mensaje por lizels el Vie 23 Mayo 2014 - 0:01

si, por los momentos estoy comenzando a escribir, aun estoy viendo por donde llevo la historia :)
gracias por pasarte por el tema y ofrecer tu ayuda. es apreciada  sonrisa
avatar
lizels


Femenino

Volver arriba Ir abajo

Re: LAYR

Mensaje por Julie el Vie 23 Mayo 2014 - 0:02

No te preocupes, como dije estamos para ayudar!!! pero si tienes ideas para sinopsis o portada o si necesitas cualquier otra cosa...aquí estamos :ohyeah:


Bien si vous me voulez, bien si n'est pas. Mais ne m'a jamais demander de ne pas rester à l'écart si vous êtes celui qui est absent.

avatar
Julie


Femenino

Volver arriba Ir abajo

Re: LAYR

Mensaje por lizels el Vie 23 Mayo 2014 - 0:06

gracias...
2

Estoy dando vueltas, cuando escucho un ruido y me despierto. Mi corazón esta latiendo rápido, y me cuesta respirar. Veo en dirección a Megan, pero esta dormida. Me levanto, tengo una sensación rara. Escucho el ruido otra vez, ahora son gritos. Voy hacia la ventana mas cerca para ver que ocurre. La luz de la luna muestra un poco de claridad por lo que no tropiezo con nada. Cuando llego a la ventana mis ojos se agrandan.
Me tapo la boca con una mano. Hay un montón de figuras negras peleando contra unos bichos, parecen personas pero sé que no son, caminan encorvados, y no tienen pelo solo una piel ocre arrugada y grandes garras negras en sus extremidades. Me dan ganas de gritar, uno de ellos esta comiéndose a un señor, pero el señor no es él que grita, él esta muerto. La que grita es una mujer, ella es de mediana edad, su ropa esta ensangrentada, y esta tirada en el suelo pero se levanta y corre. El monstruo que esta comiéndose al señor, lanza los restos y grita. Instintivamente me tapo los oídos. Es un ruido ensordecedor. Mas de ellos llegan y persiguen a la mujer, una figura negra hábil, los mata pero no antes que llegue un monstruo y agarre a la mujer de frente. La golpea y la mujer cae al suelo. Ya no esta viva.
Retrocedo, no quiero ver más pero mi cuerpo no me responde.
Ahora los monstruos están atacando a las figuras negras. ¿Pero que son? Son muy rápidos, lo cual no puedo ver sus rostros, pero estan ganando terreno, ya casi no quedan esos bichos. Todo el suelo esta lleno de sangre, la sangre roja de las personas y una asquerosidad negra que pienso que son de los monstruos.
Me relajo, respiro profundo e intento mover mis piernas. Esta vez mi cuerpo me responde. Voy despacio hacia Megan, no antes que vuelva a ver por la ventana y una figura negra esta de pie, parada y viendo fijamente y directamente hacia mi. Retrocedo rápidamente de la conmoción y me tropiezo, todo se pone negro, pero no antes de ver un chico de ojos grises.
—Claire despiértate, ¿qué pasa contigo? Muévete —Escucho a alguien decir.
Abro mis ojos rápidamente. Me siento desorientada. Que horrible pesadilla.
—¿Qué?
—Que te muevas, algo esta mal —dice ella frunciendo el ceño.
Me paro rápidamente. Ella ahora esta caminando de un lado a otro.
La miro fijamente. Ella se detiene y me mira.
—Recoge tus cosas, nos vamos de aquí. Lorraine esta esperándonos
Sacudo mi cabeza. No entiendo nada.
—¿Quien es Lorraine? ¿Y porque tenemos q irnos? No pienso caminar mas —Cruzo mis brazos. Ella esta loca si piensa que iba a dar un paso mas.
—Lorraine es una amiga, me comuniqué con ella y ahora nos vamos. Con ella hay un grupo de personas. —Y con eso agarra su bolso y camina hacia la puerta.
Mi sangre esta empezando a hervir. ¿Que había hecho?
—¿Como te comunicaste con ella? Si no tienes teléfono —preguntó y ella se gira dándome una mirada. Yo ya sabía la respuesta.
Abro mis ojos. Agarro mi bolso y camino rápidamente hacia ella. Hecha una furia.
—¡¿Como te atreves?! —La golpeo—, es mi teléfono
Ella se pone a la defensiva y agarra mis dos brazos, paralizándome.
—Mira tonta, tu teléfono ya no tiene batería, y no te vuelvas loca que fue por una causa buena. Segundo no me vas a estar gritando ni golpeando, por que para ti, te estoy haciendo un favor —gruñe ella.
Me suelto.
—¡No sé que favor me estas haciendo con esto, pero ya no te aguanto. En vez de ser mi hermana mayor, te convertiste en mi pesadilla! ¡Nunca te debí hacer caso! —grito.
Ella se encoge de hombros y me pasa en dirección a la puerta. Corro hacia ella.
—Muy tarde para arrepentirte, ¿no crees?
La ignoro.
—¿No pudimos entrar por la puerta anoche? —pregunto con ironía.
Ella cierra la puerta y se gira. Una mirada de rabia en su rostro.
—No se abrir las puertas sin llave. Por eso. Entramos. Por. La .ventana —dice, hablándome como si fuera una bebé.
De ahí caminamos en silencio. Estamos casi saliendo de lo que parece el estacionamiento del edificio cuando veo unas manchas de sangre en el suelo. Me detengo y las observo más detenidamente. Son pequeñas pero sin duda es sangre.
—¿Qué te pasa ahora? –pregunta Megan, parada y viéndome como si estuviera loca y estuviera considerando dejarme aqui.
Sacudo mi cabeza.
—Nada —Ella vuelve a caminar. Me paro y la sigo. Pero me detengo al acordarme de algo. Volteo hacia atrás y veo la ventana. La misma ventana de mi pesadilla. O lo que creía era una pesadilla. Empiezo a recordar.
Monstruos sin pelo y uñas largas. Una mujer corriendo. Un señor despedazado. Todos muertos. Figuras vestidas de negro. Pero lo más importante. Él. Esos ojos grises que me descubrieron. Su ceño fruncido. Como si no estuviera seguro lo que veía.
Y yo tampoco quería creerlo. ¿Seria posible que estuviera ahora mismo en la escena de una batalla y crimen que pensé que era parte de una simple pesadilla? ¿O fue real?
Sacudo mi cabeza. Imposible. No puede ser verdad. Pero vuelvo a mirar las manchas de sangre. Si no estoy equivocada, aquí fue donde el monstruo golpeó a la mujer y sangre salio de ella. Salpicando. Pero eso no puede ser verdad. ¿Si yo estaba durmiendo como pude ver algo que esta pasando mientras lo hacia?
—¡Claire apúrate! —grita Megan.
Ya me estaba empezando una migraña. No me importa si en este momento estoy en negación. ¿Pero q sentido podía tener esto?
Doy una última mirada y corro fuera de ahí.
***
Llegamos a un terreno baldío, alguna vez fue una cabaña en su tiempo de gloria, ahora era un montón de basura y monte. Árboles se extendían alrededor y se podía escuchar el canto de pájaros a lo lejos. Me estremezco. Este lugar me da miedo. Estaba abandonado. Sabrá desde cuando. Pero más allá del abandono sabía que había un grupo de personas ocultas de lo que quedaba de la estructura de la cabaña. Megan encuentra un hueco a través de la cerca que divide la zona con nosotras. Se agacha y se mete y luego la sigo yo. El alambre roza mi brazo derecho provocándome una pequeña raspadura. Caminamos a lo largo del terreno hasta la puerta de madera toda podrida de la cabaña. Las ventanas estaban rotas igual que la puerta. La pintura que antes debía ser de un caoba ya se había ensuciado y dañado dándole una vista mas abandonada. Megan empuja la puerta y esta se abre. Entramos.
Nos recibe una ola de oscuridad y olor a moho. Meg empieza a llamar a Lorraine pero nadie llega. Encuentro el mejor sillón de todo lo que queda de cabaña, un sillón mullido y hundido, lo sé, es horrible, pero estoy cansada. Y Megan se pone a vigilar por las ventanas. Una chica menuda con cabello castaño crespo y ropa mugrienta aparece y sonríe hacia Megan. Dedujo que es la amiga de la que hablaba Megan. Me levanto.
Ella y Megan y se abrazaron, luego volvió su mirada a mi con interrogación. Megan hace las presentaciones.
—Lory esta es mi hermana Claire. Claire esta es Lorraine —dice con un gesto.
—Encantada —dice ella estrechando mi mano. Le doy una sonrisa.
—Igualmente —le respondo.
—¿Donde están los demas? —pregunta Megan.
—Se fueron atrás, están organizándose, aunque mas que organizándose deben estar matándose.
Frunzo el ceño.
—¿Por qué?
Lorraine hace un gesto con la mano restándole importancia.
—Siempre lo hacen. Es para decidir quien le toca buscar la comida, agua, armas, productos personales, cosas así.
—¿Y que hay de Hugo? —le pregunta Megan—. Lo ultimo que supe de él es que se fue a Italia por un supuesto trabajo
Lorraine asiente.
—Lo hizo y después volvió. Hace un par de días se fue a buscar cargamento al centro de la ciudad, por un momento todos aquí pensamos que lo habían agarrado pero volvió.
—No sabía… —comienza Megan pero la interrumpo. Me mira fulminantemente. No me importa.
—¿Quiénes lo iban a agarrar?
—Los sobrenaturales desalmados que andan por ahí sueltos, aunque no sé porque ellos tienen consejos y clanes si no saben trabajarlo —dice ella con una mueca—. Lo bueno es que no hemos recibido más casos de ataques. Eso puede significar que han hecho algo.
—¿Y andan atacando esta ciudad porque? —pregunta Megan.
—Aquí en Hulton esta el Consejo —dice simplemente Lorraine—, pero no sé…
Una puerta fue lanzada. Todas brincamos.
Un señor desgarbado de mediana edad entró por una puerta destartalada, diferente a la que entramos Megan y yo. Viste una camisa roja desgastada y unos jeans color caqui desvastados también. Pero hay algo en él. Su mirada siempre esta perdida, como si…
—El señor Rogue esta ciego —responde Lorraine mirándome.
—Ah —digo sin saber que responder a eso.
—Ni te creas, Rogue fue quien nos ayudó a escapar cuando estábamos en un club a medianoche y habían unas personas actuando muy extrañas, no sabíamos por donde irnos sin irnos por la salida y cruzarnos con ellos. Él nos ayudo —dice Lorraine.
—¡Aquí están! Saben cuanto odio que me hagan buscarlos —dice un hombre con cabello oscuro casi rapado. Retrocedo un poco. No tiene nada de amistoso.
—Sabias que íbamos a estar aquí, Hugo. Así que cállate —dice Lorraine con cara de enojada pero después se le forma una pequeña sonrisa—. Y mira, tenemos a dos visitantes mas, esta es Megan —señala a mi hermana, quien estrecha la mano de Hugo y pone una cara soñadora. Pongo los ojos—. Y esta es Claire, su hermana —dice por ultimo.
Lo miro pero aun esta sonriéndole a Megan. Cuando se gira hacia mi su sonrisa se desvanece y en sus ojos se ve la furia creciendo. De atrás de su espalda, saca una pistola y me apunta con ella.
Todos nos paralizamos. Y yo más.
Lorraine se lanza hacia adelante evitando que Hugo apriete el gatillo y me dispare.
—¡Hugo! ¿Te volviste loco? ¿Que haces?
—¡Suelta el arma!
—¡No lo haré! ¿Acaso no lo ven? ¡Véanla!  Es una de ellos —grita Hugo.
Los tres, Megan, Lorraine y el mismo Hugo se me quedan viendo. El señor Rogue esta recostado de una pared con una mirada perdida pero con un asomo de sonrisa en sus labios. Pero de pronto su mirada perdida se instala en mí como si en realidad pudiera verme.
—Es una Layr —dice finalmente y respondiendo nuestra duda.
Esa única palabra me hace sentir extraña. No entiendo que significa.
Pero le creo.
avatar
lizels


Femenino

Volver arriba Ir abajo

Re: LAYR

Mensaje por lizels el Jue 29 Mayo 2014 - 15:16

3

No sé lo que puede significar esa palabra. Ni que tiene que ver con mi vida. Pero en alguna profundidad de mi mente creo que esa palabra la escuché alguna vez. Talvez cuando era niña. ¿Pero de quien?
—No puede ser. Ella es mi hermana, he vivido con ella. No es ninguna cosa que ustedes dicen. —dice Megan—. ¡Y suelta el arma! —le grita a Hugo, agarrándole el brazo y obligándolo a bajar el arma.
Cuando ya ninguna arma me esta apuntando suspiro de alivio y trato de relajarme. Ahora debo averiguar de que cosas locas hablan.
—¿Qué es una Layr? —pregunto.
Lorraine le pasa un bastón a Rogue y este lo agarra y comienza a balancearlo. Da un paso hacia una mesa llena de polvo y con una pata rota. Empieza a tocar su superficie con la mano hasta que encuentra una gaveta. La abre y saca un papel doblado. La cierra y se da vuelta hacia nosotros.
—¿Qué es eso? —pregunta Lorraine con el ceño fruncido.
—Nuestro banco de respuesta a todas nuestra dudas —dice simplemente Rogue—. Ahora… ¿alguien puede traer una mesa que este en mejores condiciones?
—Yo lo hago —dice Hugo corriendo a la puerta y saliendo.
—Y… —empiezo.
Rogue sonríe.
—Los Layr no son monstruos ni se transforman en nada… por lo menos no ellos —me dice, pero va mas dirigido a Megan. Ella hace una mueca. El señor Rogue hace una pausa y continua—. Son seres con poderes mentales. —Hace otra pausa esperando nuestra reacción.
—Como…. ¿Como que poderes mentales? —pregunto—. Pensé que nada de eso existía. Solo en las películas.
—Pero si existe, como lo estas escuchando. Nosotros no sabemos nada comparado de lo que realmente es el mundo. Y tu —me señala con un dedo—, eres una Layr. Aunque me pregunto que poder es el tuyo porque…
Megan interrumpe. Por su frente arrugada y su cara podía decir que ya estaba histérica. Pero no podía culparla. Estaba seriamente considerando la cordura del señor Rogue.
—¿Terminó de chiflarse? ¿Acaso se esta escuchando? Y tu no creas nada lo que él diga, Claire, ok? Mi hermana no se teletransporta, ni nada de eso.
—Por supuesto que no —dijo Rogue con otra sonrisa—. No necesariamente
—No entiendo…. Pensé que los Layr se teletranportan. Es algo mental, ¿no? —dice Lorraine confundida.
—Vuelvo a repetirlo, no es necesario. Son diferentes. Todos.
—¿Como usted sabe todo eso? —pregunto con sospecha.
Él asiente.
—Trabajé por un tiempo con ellos. —dijo dando por terminado el tema. Yo no lo iba a dejar.
—¿Y de qué trabajaba?
—¿Eh? De… ya llegó.
Todos oímos un ruido y volteamos. Hugo esta de regreso llevando una mesa de madera color beige redonda. No esta tan mal, si se compara con la de la gaveta.
La puso en el centro de nosotros.
—¿Y ahora que? —pregunta impaciente.
—Pongamos el mapa. Necesitamos ir de una u otra forma a la ciudad.
—Estamos en la ciudad, Rogue —le dice Lorraine viéndolo como si ya hubiera dado por diagnosticado su locura.
—No. A la ciudad de ellos. Completamente diferente a la nuestra. A Yorlan.
***
Estábamos yéndonos de la cabaña. Roguer había sido muy claro y persistente en que teníamos que encontrar un río que estaba cerca. Al llegar al río debíamos caminar toda su ruta hasta llegar a unas pequeñas colinas donde él había escondido un jeep hace tiempo y desde ahí nos iríamos a Yorlan. El plan se veía fácil. Pero en realidad no lo era. Habíamos ya pasado casi un par de horas caminando y ninguna señal del supuesto río.
Y era solo nosotros, Roguer, Hugo, Lorraine, Megan y yo, las demás personas que no vi, se quedaron en la cabaña. Lorraine dijo que no era conveniente que nos fuéramos todos juntos. Llamaríamos la atención.
—No puedo creer que le este haciendo caso —me susurra Megan obstinada.
—Ni sabemos para donde nos lleva —le digo de vuelta—. ¿Tu crees que lo que dijo sea verdad?
Ella encoge sus hombros.
—Que se yo. Talvez una parte si… —dijo pensativa.
Me detengo.
—¿Qué no me has dicho? —pregunto viéndola sospechosamente.
Ella se detiene también. Y suspira.
—No confío en Roguer —dice ella—. No te pareció raro que este tan empeñado ir a esa ciudad… a Yorlan
—Talvez extraña su trabajo.
Ella me ve como si me hubiera crecido otra cabeza.
—Como no. Eso no lo justifica —Haciendo un gesto con la mano retoma su camino.
Voy detrás de ella.
—Y yo no confío en Hugo —le digo.
Ella frunce el ceño y ya sé lo siguiente que va a decir.
—¿Por qué Hugo?
—Quiere matar a tu hermana menor, ¿recuerdas? —le doy un sonrisa y mirada de ya te descubrí.
—Yo… no sé… —comienza a balbucear.
—Ni te molestes en contradecirme y justificarlo —digo y me hecho a reír. A los segundos ella se une
—Chicas… —dice alguien. Megan y yo paramos de reírnos y seguimos a los demás.
avatar
lizels


Femenino

Volver arriba Ir abajo

Re: LAYR

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.