Bienvenido Usuari@!
No estás conectad@, por favor CONÉCTATE o REGISTRATE pinchando en este cuadro.

Dulce Desafío

Página 8 de 9. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Dulce Desafío

Mensaje por pernaute el Miér 2 Oct 2013 - 0:08

tiene buena pinta rivalidad entre hermanas
avatar
pernaute


Femenino

Volver arriba Ir abajo

Re: Dulce Desafío

Mensaje por pepeplanch el Jue 3 Oct 2013 - 21:12

Me encanta la sipnosis!! Felicidades chicas!!kiss 


avatar
pepeplanch


Femenino

Volver arriba Ir abajo

Re: Dulce Desafío

Mensaje por Julie el Vie 4 Oct 2013 - 22:05


Capítulo veintiocho
El oráculo




Drew miraba con desconfianza a Dominique, sentía que conocía su secreto. Madison se encontraba más fuerte que cuando la habían encontrado pero aun no se hallaba del todo bien. Alessandro no se separaba de ella por nada del mundo, aunque ya lo habían convencido de que volviera a las clases para no despertar sospechas. Drew entrecerró los ojos al ver que aquel hombre se acercaba a donde se encontraban él y Aless.
—Hola chicos, ¿cómo está Clary?—preguntó Dominique sentándose delante de ellos.
Ambos voltearon a verse y después se encogieron de hombros. Alessandro se enderezo en su asiento y miró al chico extraño  fijamente.
—¿Por qué crees que sabemos algo de ella?
—Porque son sus amigos…y porque tú la amas —dijo Dominique sonriéndole a Alessandro— además de que su madre me dijo que ustedes sabrían como sacarla del hoyo depresivo en el que se encontraba…honestamente no entiendo que pueden hacer ustedes que no podamos hacer nosotros que somos sus “iguales”, pero pues… — terminó encogiéndose de hombros.
Alessandro había bloqueado el sonido desde que escucho la palabra con A… ¿tanto se le notaba?
—Miren, solo necesito que me digan si esta bien y si últimamente pareciera que habla sola…
Drew miró a Dominique, entonces notó el amor en sus ojos. Sonrió muy a su pesar.
—Ella está bien, a veces habla en un idioma extraño pero jamás como si hablara con alguien imaginario… y además sigue con eso de no querer verlos…
Dominique asintió con un gesto de dolor. Se levantó y estaba a punto de irse cuando Alessandro lo detuvo sosteniéndolo del brazo.
—Tú la quieres… ¿quieres que le demos algún mensaje?
Dominique sonrió, lo que había dicho el oráculo era cierto. Alessandro era mejor opción que Carter, aunque lo que importaba siempre era lo que Madison tenía en su corazón.
***
Madison se encontraba sentada en la cama de donde no se había levantado, miraba sin ver. Había soñado con su abuela, le pedía que la invocara pero honestamente, ella no deseaba verla. No era para nadie un secreto que todos se habían decantado por Meritxell, pero Madison había frenado la “donación” de sus poderes, aunque no a tiempo, si lo bastante rápido como para que solo hubiera perdido unos cuantos de sus dones.
No el más importante, al menos. Además de que ella lucharía por recuperarlos en el mentado eclipse solar. En ese momento notó que debía de levantarse y comenzar a caminar. Sus piernas no le quisieron responder en un primer instante.
—Maldita sea…
—¿Maldiciendo querida? —dijo una voz desde la puerta cerrada.
Ella conocía bien esa voz. Y el que él estuviera ahí significaba que sus amigos la habían traicionado, ¡otra vez!
—No corazón, ellos no querían dejarme venir, fui yo quien se acercó a ellos con tal de tener noticias tuyas… me dijeron que no querías vernos…y así no me ves, pero me escuchas.
Madison sonrió sin poder evitarlo. Dominique siempre era como un soplo de aire fresco en su vida.
—¿Podría verte nena?
Madison sintió la suplica en la voz de su guardián.
—Pasa Dom…
Solo fue un susurro de parte de ella, pero que él escuchó con total claridad. Sin esperar más entró en la habitación. Madison estaba sentada con los pies tocando el suelo.
—Mi dulce —susurró con todo el amor que siempre le había demostrado, se acercó a ella y le tomó las manos.
—Sigo viva Dom…él no acabo conmigo, creo que soy más fuerte de lo que todos creían…
—Yo siempre lo supe.
—¿De verdad? —de pronto Madison abrió los ojos espantada— ¿Quién más sabe que estoy aquí?
—Sólo yo…Mika y Reid se han estado ocupando de otras cosas…
Dominique supo que había cometido un error desde el momento en que las palabras habían salido de sus labios.
—Así que ellos también están aquí… y como siempre por ella.
Dominique sabía muy bien a que ella se refería la muchacha, no eran necesarias las explicaciones. Lo que le sorprendió fue la sonrisa en la boca de Madison.
—Al menos ella no se quedara sola Dom…
—¿De qué hablas Clary?
Madison tan solo se encogió de hombros y una vez trato de ponerse de pie. Esta vez  consiguiéndolo. Dominique pensó que lo correcto sería decirles a sus amigos que ella estaba bien, pero no podría explicarles como lo sabía sin traicionar la confianza que ella había depositado en él.
Madison en cambio, consiguió caminar desde la habitación que se había convertido en su refugio hasta la puerta de entrada. Tenía una promesa que cumplirle a Damian y sus padres le habían enseñado a cumplir siempre lo que prometía.
***
Adeline miraba sus runas con interés, con cada día que pasaba el destino cambiaba. Entrecerró los ojos al ver una de las runas, la que representaba a su hija menor.
Sonrió al verla. Christian llegó en ese momento.
—¿Buenas noticias?
Adeline hizo su sonrisa más grande y asintió volviendo a enfocarse en sus runas, era el turno de Meritxell.
Movió las runas un par de veces, solo para que saliera la misma tirada.
—Creo que Calliope pronto nos dará noticias…
—¿Buenas?
Adeline no sabía si lo eran, era un gran cambio pero no tenía claro si era bueno o en beneficio de alguien. Entonces volvió a tirar las runas, venían cambios para los tres hermanos. Que tanto afectaría su relación dependía totalmente de ellos.


Bien si vous me voulez, bien si n'est pas. Mais ne m'a jamais demander de ne pas rester à l'écart si vous êtes celui qui est absent.

avatar
Julie


Femenino

Volver arriba Ir abajo

Re: Dulce Desafío

Mensaje por Felin el Mar 8 Oct 2013 - 1:27


Capítulo Veintinueve
¡Sorpresas!




Habían pasado ya veinte días desde que Madison había decidido dejar de rechazar sus poderes y aunque todo parecía perfecto ella tenía días malos en los que se sentía muy débil que incluso levantarse de la cama era un suplició, ha estado sufriendo de fuertes migrañas que con trabajo la dejan pensar y lo único que desea es quedarse en cama sin que nadie la moleste.
Ella sabe que el semestre lo ha perdido, ya que sigue oculta viviendo con los familiares de Drew. Tanto Drew como Alessandro la visitan regularmente; la que se ha alejado un poco es Julieta, las pocas veces que ha ido a verla la encuentra extraña, e veces Madison cree que la juzgó mal y que estaba equivocada porque cuando la ve  a los ojos reconoce a esa chica, la que le abrió el corazón y le tendió una mano cuando más lo necesitaba. Pero en ocasiones ve a esa chica que desconoce en su totalidad.
Está muy confundida.
Aunque no le ha dicho a nadie, le preocupa un poco esos malestares, en teoría no debería sentirse así, ella ha dejado de renegar de lo que es, pero en ocasiones siente como si sus poderes, ellos solos la estuvieran abandonando. Ha dudado en decirle algo a Dominique, ya que está casi segura que iría corriendo por lo menos por Chace y a pesar de que sospecha que Dominique los mantiene al tanto, por lo menos han respetado sus deseos y no la han buscado ni presionando.
Está casi segura que mientras ella esté ahí estará segura, ya que no sabe en quien confiar.
Sigue soñando con su abuela que le dice que la llame, y Madison sigue ignorando eso.
Hace mucho que no lo hace y sin embargo aunque no es fan del sol, en parte tal vez por Meritxell decidió levantarse temprano y fugarse de todo y todos e irse a nadar al lago que está a un par de kilómetros de ahí, piensa llevarse algunos bocadillos  y un cuaderno ya sea para dibujar o escribir, algo que siempre le ha gustado hacer y que últimamente ha abandonado demasiado.
Solo por educación se despidió de los dueños de la casa prometiéndoles que regresaría pronto pero absteniéndose de decirles exactamente donde iría. No quería ser encontrada ni molestada por nadie.
Era un día que era solo para ella, y ese escenario era perfecto para relajarse.
Eran ya cerca del mediodía, le ha dado un poco de hambre a Madison y decide dejar de nadar y comerse un bocadillo mientras lee un rato. Pero en cuanto sale del agua, se da cuenta que no está del todo bien.
Por sus piernas ve correr un hilo de sangre, que a cada segundo crece, tan solo ha dado unos pasos cuando ella cae al suelo.
Donde está sola y nadie sabe su paradero.
*****
Meritxell va caminando tranquilamente por el campus, ella debería estar más preocupada por la ausencia de Madison, pero al  ver la tranquilidad de Chace, Reid y Dominique, sabe que no debe preocuparse y aunque su conexión cada vez es más débil, aun la puede sentir.
Hay días que se siente un poco rara, pero piensa que puede ser a la tontería que comenzó su estúpida hermana que a ella le está afectando de algún modo, ya que al ser gemelas comparten más cosas de las que creían y hay ciertos dones que Meritxell ha visto disminuidos en ocasiones, aunque al final del día están como si nada.
Lo única respuesta a esto, deducido por ella y los chicos es por el rechazo de su hermana hacia sus poderes. Porque no encontraban otro motivo que estos se comportaran de esa manera tan extraña.
A lo lejos, frente a ella ve a Edgar caminando directo hacia ella. Da la media vuelta y comienza a caminar más de prisa, pero tan solo ha dado unos pasos y ve a Alina que está con Julieta y otras chicas platicando y decide dar la vuelta de nuevo solo para chocar de frente con él.
—¿Me permites? —dice secamente tratando de esquivarlo, pero Edgar no se muevo ni un centímetro.
—¿Te vas a seguir escondiendo de mi Merit?
—Ni que fueras tan importante como para que…
—Pues estos veinte días he tratado de…
—Tratar y hacer son cosas muy diferentes.
—Sabes que te he buscado…
—Sabes una cosa Edgarcito —pone los ojos en blanco— aquí exactamente no sé cómo se manejen las cosas, pero si estuviéramos en mi país, lo que tú haces se consideraría como acoso, incluso sexual y por si no lo sabías, algo que te aclaro —se rasca la ceja derecha— aquí sigo siendo menor de edad y eso te podría traer grandes problemas o… —dice con una sonrisa en los labios— podría hablar con el rector Caceres y de una vez por todas hacer que te despidan y…
—Por mi hazlo Merit, veremos que hace el «Gran Rector Caceres» ante esto, —la toma del brazo y aunque ella se resiste un poco Edgar no la suelta—pero dime ¿qué vas  a decir? Ya que según tus palabras… ni tú te estás escondiendo ni yo te he estado buscando.
—Que imbécil eres, ¿lo sabías?
—Por ti, si lo soy, para que negar que soy un imbécil estúpido que está perdidamente enamorado de ti.
—¿Para eso me buscabas? ¿Tanto para nada?
—¿Te ha bajado?
—¿Qué te importa? Idiota.
Hasta ahora se da cuenta Meritxell que tiene ya varios días de retraso, ella es tan regular que no se puede explicar que no lo haya notado.
—Eso quiere decir, o que ni cuentas has hecho o que sí y por tu cara…
—Eso es algo que a ti…
—Hicimos el amor tres veces sin protección, aunque quieras olvidarlo sabes perfectamente que no podrás.
—Pero que cursi eres, tuvimos S-E-X-O —dice remarcando la palabra— y si soy sincera no fue nada del otro mundo que…
—Eso no decías en ese momento.
—No creas que soy estúpida, se cuidarme y aunque debí exigirte que usaras condón yo… además te recuerdo que tengo novio y que con él…
—Querrás decir ex-novio, ya que tú desde que lo viste con —guarda silencio, ya que si dice más le dará información que se supone que él no sabe— una chica mayor tú…
—¿Me estás tratando de decir que tú me has estado espiando y…?
—Eres de las chicas populares de la universidad, te conoce la mayoría de los estudiantes y profesores, —dice tratando de salir de su bocaza— y ellos hablan y mucho, si supieras todo de lo que me he enterado…
—Como veo que estás hablando puras idioteces, ya no te quito mi tiempo que tengo cosas importantes que hacer que solo asolearme.
—Necesito que te hagas una prueba de embarazo.
Meritxell se le queda viendo y no dice nada. Entonces Edgar la suelta.
—Y necesito también que me digas el resultado, el que sea cuando te hagas el test.
Meritxell solo resopla y sigue su camino.
—Si imbécil… ¿y tú nieve de limón de que la quieres? —dice en un susurro apenas audible para ella misma.
—Creo Meritxell —la voz de su abuela la escucha claramente y la busca con la mirada, ella se encuentra sentada en una de las bancas cercanas a ella— que te la deberías hacer, aunque es muy pronto, necesitamos salir de dudas y…
—¿Dudas? —dice con la garganta amarga— ¿Quién ha estado hablando sobre el tema y porque?
—El Oráculo… tú madre… Adeline lo ha leído en las runas y por lo que creo sospechar no es la única que lo ha hecho.
—¿De quién estás hablando?
—Exactamente no lo sé bien, sabes que estoy un poco atada de mano con mi nueva situación, —dice con voz preocupada— pero cuando es referente a ustedes, puedo sentir las cosas un poco y…
—Es simplemente imposible que pueda estar embarazada de Edgar, anteriormente estuve con…
—Tyler, Carter…
—Basta abuela que eso suena medio friki y…
—Eres diferente Meritxell, tu cuerpo no es como el de las demás chicas y… —agrega al ver su rostro— si llegaras a estar embarazada, llevaras un embarazo de nueve meses un poco más movido…
Meritxell es que ha dejado de escuchar las palabras de su abuela. El que ella tenga sus sospechas hacen que se preocupe en realidad.
Todo de repente se oscurece para Meritxell ya que se sintió «rara» y cae desmayada, ahí en el pasto junto a su abuela, que ante los ojos de los demás ella está sola.


Mi Blog: FelinDreams

avatar
Felin


Femenino

Volver arriba Ir abajo

Re: Dulce Desafío

Mensaje por pauypato el Dom 13 Oct 2013 - 0:46

gracias!!!
avatar
pauypato


Femenino

Volver arriba Ir abajo

Re: Dulce Desafío

Mensaje por Julie el Lun 14 Oct 2013 - 5:38


Capítulo Treinta
Tempestad Eterna




—¿CÓMO QUE NO SABEN DONDE ESTA MADISON?—gritó Dominique a Drew y Alessandro
Alessandro se encogió al percibir el enojo del muchacho, él mismo se había molestado con los parientes de Drew por dejarla salir sin preguntarle donde iba. Pero la molestia de Dominique causo lo que había evitado en todas ese tiempo. Sus amigos llegaron. Chace y Reid llegaron al lugar sin pestañear.
—¿Qué haces aquí Dominique y gritando como si quisieras hacerte oír por todo el universo?—preguntó Reid entrando en la casa sin pedir permiso—ya sabía que me ocultabas algo pero no algo como esto—dijo entrecerrando los ojos a Drew.
Drew se sonrojo al entender la implicación en las palabras del otro “extraño”.
—¡Oh no!—exclamó Drew haciendo gestos exagerados con las manos—ni creas algo así de mi…él solo está como loco porque la per…
Chace sonrió al escucharlo y se acercó más a él, alejándolo de Dominique.
—Habla Drew, dime a quien perdieron…
Alessandro se adelanto unos pasos y tomó a Chace del brazo.
—No creo que Dom te tenga en total obscuridad respecto a lo que escondíamos aquí, así que no tortures a nadie aquí que no lo voy a permitir…Madison ha salido no sabemos dónde ha ido y tampoco contesta el teléfono…
Chace perdió el poco color que había en su cara.
—¿Cómo te atreves tú a decirle a alguien como a mí lo que debo hacer o lo que puedo o no permitirme?—Chace volteó a ver a Dominique al ver que se acercaba a ellos—Dominique no nos había dicho nada y es lógico, creo que le tiene más lealtad a MI hermanita que a mi… pero, nosotros veníamos a buscarlo porque Meritxell se desmayó en el campus y necesito que alguien vaya a buscar a mis padres…como Dominique siempre se ha llevado mejor con ellos que Reid pensé en pedírselo a él, pero ahora veo que debe empezar a buscar a Madison Clarisa que hasta el momento no ha hecho más que llenarnos de problemas…¡¡como siempre!!
Chace había hablado en voz baja, pero la fuerza de sus palabras habían hecho desistir a Alessandro y a Dominique de tratar de hablar con él. Reid solo cerró los ojos un momento y después de abrirlos casi en seguida salió sin mirar a ninguno de sus amigos. En la puerta se topó con quien menos esperaba.
—¿Madison?
Madison entró con paso vacilante a la casa, se notaba cansada y por demás débil. Miró a Chace como si no lo conociera y tomó a Dominique del brazo para poder mantenerse en pie.
—El oráculo ha llegado a la escuela Chace—dijo ella débilmente—era por demás notorio que Calliope necesita ayuda, ve con ella…
—Dulce…
—No—lo interrumpió con un gesto de la mano—en este momento no me siento bien pero aun así sabemos que soy más fuerte que tú, no quiero causarte el mismo daño que me has causado, ve a ver a Meritxell…ella jamás causa problemas ni nada, es la hermana perfecta y será la mejor esposa y madre del mundo…
—¿De qué hablas Madison?
Madison sonrió y con un gesto le indicó a Dominique que la llevara a la que era su habitación.
—Adiós estrella del cielo…
—Hace mucho que no me llamabas así Luz de Luna…
Madison ya no contestó esto último, para ella también era la primera vez que se despedía de alguien. No podía echarse atrás ahora, Calliope la necesitaba y para Madison no había nada más importante que su hermana.
Era hora de hablar con su abuela.
***
Christian caminaba de un lado a otro del pasillo de la enfermería, su esposa acababa de entrar a ver a Meritxell y le había pedido…no, le había exigido que le dejara hablar con ella primero. Los dolores de cabeza se habían alejado cuando el mayor de sus hijos había salido de casa, pero ahora sus hijas le estaban dando migrañas peores de las que jamás le ocasionara Chace.
Precisamente porque estaba pensando en su hijo fue que no se sorprendió de verlo aparecer. Iba acompañado de sus dos amigos, pero los tres tenían una expresión de enojo en su rostro.
—Chace…
—Papá, ¿Cómo esta Meritxell?
—No lo sé, tu madre me dejo aquí afuera en lo que arreglaba no sé que con tu hermana… ¿ya han encontrado a Madison?
—Señor Dempsey…ejem…yo la encontré—dijo Dominique mordiendo su labio inferior y viendo el suelo—pero ella me pidió que no se lo dijera a nadie…
Chace vio asombrado como la boca de su padre se curvaba en una sonrisa.
—Y tú como guardián de la luz lunar preferiste guardarle lealtad a ella…fue un muy buen plan…
—¿Plan?—casi gritó Chace—¿cuál plan?
—El de no dejar sola a tu hermana, así ella sentía que podía confiar en alguien y nosotros teníamos a un infiltrado en sus huestes…muy buen plan Dominique.
Dominique levantó la mirada, y aunque evito mirar a sus amigos su boca sonrió.
En ese momento salió el oráculo, no tenía buena cara. Christian se acercó rápidamente a ella.
—¿Qué pasa querida?
—Las noticias…
—¿Noticias?...¿las de las runas?
Adeline asintió y soltó un suspiro.
—¿Son malas?
—¿Dónde esta Madison?, necesito verla y hablar con ella.
Chace volteo a ver a Dominique y se encogió de hombros.
—Dom te llevará mamá…él sabe dónde está.
Adeline volvió a asentir y le hizo una seña al muchacho para que la guiara.
Era hora de meter en cintura a la más joven de sus hijos. Nada se lo iba a impedir.


Bien si vous me voulez, bien si n'est pas. Mais ne m'a jamais demander de ne pas rester à l'écart si vous êtes celui qui est absent.

avatar
Julie


Femenino

Volver arriba Ir abajo

Re: Dulce Desafío

Mensaje por sory el Miér 16 Oct 2013 - 19:59

chicas llevo un mes desaparecida y que lio cuantos cap nuevos y que interesante la historia gracias


avatar
sory


Femenino

Volver arriba Ir abajo

Re: Dulce Desafío

Mensaje por Felin el Jue 17 Oct 2013 - 0:26

Capítulo Treinta y Uno
¿Éxito?


—Creo que debo felicitarte hijo —Pierce comienza a decirle a Edgar en cuanto éste entra a la rectoría— debo decirte que por un momento creía que fueras incapaz de llevarte a la cama a Meritxell, incluso yo ya me estaba preparando para hacer ese «pequeño» sacrificio, tu madre me hubiera matado, pero el tiempo se venía…
—No digas estupideces padre —Edgar habla en un susurro enojado— sabes perfectamente que yo era quien… y no sabes cómo me arrepiento, si me hubiera alejado ella…
—Como bien lo dices hijo, eras tú el destinado… pero sabes que tu madre jamás se equivoca cuando lee las runas… jamás se equivoca —dice satisfecho Caceres— y si tú te hubieras ido antes de cumplir tu destino, de alguna manera Meritxell estaría embarazada y créeme no sería obra del Espíritu Santo, digamos que me has hecho feliz por hacerme abuelo en lugar de padre y a tu amada Desafío de una probable violación ya que hubiera… sabes que el destino no se puede cambiar, el resultado, cuando las cosas están marcadas…
—Me das asco…
—Eso me hubiera dicho Meritxell hijo… —dice con una sonrisa fría en los labios—creo que ahora es importante que vayas con Damian y ver si ha conseguido que Madison continúe el proceso, ahora Dulce debe saber que su hermana debido a las circunstancias necesita más poderes antes de que sus sobrinas la maten al chuparle toda la energía a su hermanita, y vamos aunque las chicas se detesten, ¿tú crees capaz a Madison abandonar a su hermana ahora y también a sus sobrinas y dejarlas a su suerte y quizá al borde de la muerte?… los Dempsey deben actuar si quieren que su pequeña con sus pequeñas la libren y tendrán que hacer «sacrificios» y ahí…
—¿Sabes una cosa, padre? Si tanto deseas continuar con tus planes, el trabajo sucio lo tendrás que hacer tú que yo…
Edgar aún tiene grabado en la mente la fragilidad de Meritxell una vez que fue ingresada en el hospital, pero lo que más le está carcomiendo es la mirada que le dio cuando le dijeron que estaba embaraza, su mirada reflejaba un odio profundo y sabe que volverse acercar a ella será casi imposible.
Una vez que los Dempsey unan cabos y lo liguen a él con la Familia Caceres se darán cuenta que sus pequeñas desde que ingresaron a la universidad han estado corriendo un gran peligro; pensarán que él desde un principio estuvo de acuerdo con los planes de sus padres y eso no era cierto.
Él amaba a Meritxell desde hace muchos años, desde que eran unos niños, y su único propósito era estar dentro para poder protegerlas, solo que ahora no es solo Madison la que está en peligro, jamás se enteró de los planes completos de involucrar a ambas, sus padres lo habían traicionado y ahora no solo su Desafío estaba embarazada de él, sino que corría gran peligro de fallecer durante la gestación y de que sus pequeñas también padecieran en el proceso.
Sus pequeñas…
Aunque no todo ha salido como a él le hubiera gustado, le hace ilusión saber que será papá y que de alguna manera va a estar con Meritxell siempre. Y eso le hace ilusión y comienza a sonreír.
No está dispuesto a dejar a sus mujeres en manos de su familia, si las quiere ver a salvo y felices solo puede hacer una cosa y es acudir a él.
—Si quieres que ellas se salven debes…
Edgar sin decir más salió de la oficina furioso azotando la puerta detrás de él sin darse cuenta que en el pasillo había dos siluetas escondiéndose entre las sombras.
Una vez que se pierde de vista, salen de su escondite.
—¿Vas a entrar a ver a tú tío?
—Creo que no, —Alina responde mordiéndose el labio— creo que él no ha sido totalmente honesto conmigo y si realmente quiero joder a los Dempsey y el pobre de Chace venga corriendo a mi cuando pierda a toda su familia, debo arreglar algunas cosas con Damian.
—¿Cómo que no ha sido totalmente honesto prima?
—Jamás hablaron de «hacer crecer la familia» y si así son las cosas nos harán un lado una vez que consigan ambos poderes…
—Y entonces…
—Chace aún no sabe quién soy en realidad por lo que me haré presente de nuevo presente en su vida y de esta forma trataré de investigar un poco sobre lo que ellos están haciendo, aunque me costará trabajo ya que «las princesas» nunca me han soportado… —comienza a caminar Alina— y creo que tú primita, debes de hacer lo mismo con tus «amigos» no podemos confiar en nadie.
Piercie Caceres abre la puerta de su oficina y alcanza a ver a las dos chicas caminando por el pasillo.
—¡Alina y Julieta! —las llama y les indica con la mano para que entren en la oficina— ¿A dónde iban?
—Veníamos a verte tío, pero como vimos a Edgar salir furioso de aquí, decidimos que no era un buen momento hablar contigo.
—¿Hablar? Tienen buenas noticias para darme.
—Megan —ambas chicas dicen con una sonrisa en los labios.


Mi Blog: FelinDreams

avatar
Felin


Femenino

Volver arriba Ir abajo

Re: Dulce Desafío

Mensaje por sory el Dom 20 Oct 2013 - 15:09

gracias por el capitulo


avatar
sory


Femenino

Volver arriba Ir abajo

Re: Dulce Desafío

Mensaje por Julie el Dom 20 Oct 2013 - 20:31


Capítulo Treinta y dos
Todo el poder




Madison se encontraba más fuerte, eso solo podía significar una cosa, Meritxell no la estaba pasando bien. Desde que se había enterado que su hermana estaba embarazada había comprendido muchas cosas. La más importante de ellas, era que Calliope la necesitaba al igual que sus poderes, ella sola no iba a ser capaz de salir adelante y llevar el embarazo a buen término.
Aun no había hablado con su abuela y a pesar de que su madre la había ido a buscar en sus momentos más débiles había podido hacer una barrera mágica alrededor de su cuarto. Nadie podía entrar a menos que ella lo permitiera, salvo, claro estaba, que la persona que deseara verla no fuera mágica. Lo extraño y aclarador había sucedido cuando Julieta había acudido a verla. Ella no pudo entrar y fue ahí cuando supo con seguridad quien le había traicionado.
—De acuerdo abuela, estoy lista para hablar contigo…
Se dio la vuelta para ver a su abuela sentada en la cama, ella no sonreía.
—Sé que no lo he hecho bien abuela, pero…quiero que…
—Ya sé lo que quieres Madison Clarisa y déjame decirte que jamás te voy a decir como sacrificar tu vida.
—Es mi hermana, abuela…y…mis sobrinas…
—¡Y son los poderes con los que naciste, son los poderes por los que nos sacrificamos mucha gente Madison, el que tú te sacrifiques sin pensar en nadie más que en ti está fuera de cuestión!
Madison retrocedió al escuchar a su abuela, siempre había tenido mejor comunicación con ella que con su abuelo, pero en ese momento  no podía hacerla entender.
—Por lo que he podido entender abuela, yo ni siquiera tendría que estar aquí…los poderes de la familia son de luz.
—La luna tiene luz Madison.
—Salvo en luna nueva, por si no lo recuerdas Meritxell y yo nacimos en luna nueva—Madison se alejó un poco más de su abuela—creo que eso debe de significar algo.
—¿Según tú, qué significa?
—Que la que debe vivir es ella, Calliope me necesita por primera vez en la vida abuela y si yo puedo ofrecerle lo que jamás he querido…
—¡NO MADISON!
Madison abrió los ojos con sorpresa, su abuela nunca le había gritado. Lanzó un suspiro tratando desesperadamente hacer retroceder sus lágrimas.
—Tú madre está aquí Madison, quiero que la dejes entrar.
—Abuela…
—Hazlo.
Madison asintió y su madre entró a la habitación como si fuera un huracán. La miró como si fuese una extraña. Así que Madison tuvo que bajar la cabeza, incapaz de sostener por más tiempo la mirada de su madre.
—Debemos hablar Madison.
—Lo sé mamá…
—Chace está aquí también y desea estar presente en la plática.
—Siempre y cuando no se dirija a mí, no hay ningún problema mamá…
Chace entró también rápidamente. Trató de acercarse a ella, pero la barrera que antes se encontraba rodeando la habitación, ahora la tenía ella a su alrededor. Esta charla no iba a ser fácil.
***
Damian caminaba con paso enérgico, no se encontraba feliz. La madre de Edgar se había equivocado en la predicción que le había hecho a él. Por desgracia el que se convertiría en padre era el idiota de su “socio”, el que se quedaría con el poder de las gemelas era el idiota de su “socio”…alguien debía pagar por ese error de circunstancias y él sabía quién lo haría.
Llegó al santuario de la familia Caceres, era necesario que le dijeran en que había fallado.
La señora ya lo estaba esperando, sonrió al verlo llegar.
—Siéntate Damian.
—¿Sabes a que he venido?
Ella asintió.
—Dijiste que ambas tendrían hijos.
—Es cierto, pero tú te dedicaste a matar el alma de la luz lunar, así que la luz solar tuvo mayor oportunidad de…
—Quieres decir que tu hijo tuvo mayor oportunidad de embarazar a Calliope.
—Ella te deseaba, bien pudiste haber sido tú el padre Damian, pero estabas obsesionado por la más pequeña y esa fue tu perdición.
Damian lo sabía, conocía la atracción que Meritxell sentía por él; pero jamás había hecho nada por alentarla, además sabía que ella solo sentía eso porque él no se encontraba interesado.
—Madison…
La mujer lo interrumpió.
—El futuro de Madison no está contigo, nunca lo estuvo.
—Pero tú dijiste…
—No mencione nombres, eso lo imaginaste tú solo.
Damian se levantó y sin decir más nada se marchó de ahí hecho una furia. La mujer sonrió.
—Aunque el futuro de la luna es también interesante…tal parece que muchas cosas importantes se acercan…¿deberé avisarle?
Damian había escuchado lo último, si Madison tenía un futuro escrito solo podía significar que en dónde diablos ella estuviera, estaba bien. Eso no venía bien a sus planes, ella debía otorgarle sus poderes para que así él pudiera vengarse de la familia que le había hecho tanto daño.
Si después de la donación, Madison aun respiraba la conservaría. Había peores cosas que morir y él disfrutaría hacérselas todas a Madison.


Bien si vous me voulez, bien si n'est pas. Mais ne m'a jamais demander de ne pas rester à l'écart si vous êtes celui qui est absent.

avatar
Julie


Femenino

Volver arriba Ir abajo

Re: Dulce Desafío

Mensaje por morgana el Miér 23 Oct 2013 - 2:00

A mi también. Parece genial. Me muero por leerlo. Muchas felicidades!
avatar
morgana


Femenino

Volver arriba Ir abajo

Re: Dulce Desafío

Mensaje por pauypato el Miér 23 Oct 2013 - 2:24

sonrisa 
avatar
pauypato


Femenino

Volver arriba Ir abajo

Re: Dulce Desafío

Mensaje por Felin el Sáb 26 Oct 2013 - 4:12

Capítulo Treinta y Tres
¡Sueñas!



—Vamos Clary —Chace cuando entró a la habitación se dirigió inmediatamente a su hermana, quiso acercarse pero le fue imposible, la chica es que por sumisión a su abuela había accedido a recibirlos, de otra manera ellos, o él estaría escuchando la plática desde detrás de la puerta— creo que no es momento para…
Pero Madison lo único que hizo fue girar la cabeza en dirección contrario ignorándolo y hablando con su abuela.
—Lo que tú no quieres entender Mina es que yo he tomado mi decisión y digan lo que quieran no me van a hacer cambiar de opinión, eso es lo mejor que puedo hacer por ella, mis sobrinas y por mí.
—¿Sí te quieres suicidar hay maneras más fácil para conseguirlo? —Chace dice tratando de llamar su atención, aunque no lo consigue.
—Los cosas no deben ser así mi pequeña…
—Madre, por favor —dice en tono de desesperación— tú mejor que nadie sabes que yo siempre he renegado de lo que soy, lo que más anhelo en esta vida es ser normal, sin los complejos y miedos con los que he crecido, si esto significa pasar a…
—Puedes usar el metro o… —Adeline voltea a ver a su hijo y este se calla inmediatamente— vamos o sea ¿qué esperan que trepe las paredes para que me hagan caso? O…
—Chace o cierras la boca o… —Mina comienza a hablar, pero de repente guarda silencio al comprender lo que quiere hacer— sí sabes que eso es muy riesgoso ¿no?
—Es como lanzarme al precipicio con una cuerda atada a los pies a diferencia de lo que Luz de Luna quiere hacer.
—¿De qué están hablando? —Adeline dice con una nota de preocupación en sus ojos y su voz— acaso…
—Ma, seamos realistas no quiero ser el héroe, pero dejar que Madison haga la donación de poderes hacia Calliope no quiere decir que ella los reciba, sabes que en estos momentos hay demasiados buitres en el alambre que lo único que desean es que una de las Dempsey fuera vulnerable para poderles robar sus poderes, en este caso Madison aunque «aparentemente» está más fuerte ahora y ha detenida la cesión de poderes es que ella tiene fugas esporádicas y no sabe en qué condiciones puede llegar al eclipse que es dentro de dos días , puede llegar bien y cederle algo a Meritxell para darle un poco más de fuerzas o igual llega tan débil que las fugas continuaran y ella no podrá recuperarlas a menos que… —suspira— por otro lado Meritxell no está llegando en las condiciones que todos esperábamos y que se supone que solo tomaría los poderes para evitar que alguien ajeno lo hiciera, nunca, o eso creo se pensó con la idea de hacerla más fuerte, era para proteger a Madison de alguna manera, pero… —se rasca la cabeza— incluso el que las dos estén en el mismo lugar en el momento del eclipse puede ser peligroso para ambas, y quizá no solo ellas… a estas alturas donar, regalar, ceder, sacrificarse o como lo quieran llamar pone el riesgo a las cuatro.
—¿Sabes que Meritxell se está muriendo poco a poco? —Madison voltea a ver por primera vez a su hermano— ella sin mis poderes es que sus posibilidades de que sobrevivan son…
—Exactamente las mismas que tú Luz de Luna, es cierto ella está ahora muy débil y esas pequeñas la están consumiendo, pero creo que ahora te debes enfocar en el eclipse solar que será en poco menos de tres meses, que es donde ambas llegaran al maxinium y…
—¿Quién te asegura que sin mi ayuda ella…? —traga saliva con dificultad Madison ante la idea de perder a su hermana.
—Lo estará porque con el abuelo hemos estado trabajando en algunas cosas y creemos que el poder que necesita Meritxell para llevar a fin el embarazo con resultados positivos, una o quizá dos brujas pueden «cederle» parte de sus poderes y…
—NO CHACE —Adeline y Mina gritan al mismo tiempo.
—Pero, ¿Qué les pasa?
—Hace años sucedió algo parecido y…
—Las cosas no deben suceder de esa manera, igual si esto no llegara a funcionar… —traga saliva haciendo una pausa— ¡puff! —habla casi en un susurro— si fuera necesario yo podría cederle…
—¡¿ESTÁS LOCO?! —las tres gritan al mismo tiempo.
Chace sigue hablando como si no las hubiera escuchado.
—…mis poderes incluso Reid y hasta Dominique se han ofrecido, si fuera necesario.
—Hijo, eso es muy noble de tú parte pero, ¿sabes que tú a los chicos al no estar regidos por los eclipses podrían no recuperar sus poderes nunca?
—Lo sabemos, y preferimos eso a que Dulce Desafío se arriesguen, Meritxell… ambas deben resistir hasta el eclipse solar donde ambas…
—Chace sueñas si acaso crees que yo te voy a dejar que… —Madison comienza a decir en tono autoritario, pero Chace se pone de pie antes de que se acerque a él y abre la puerta.
—Ni te atrevas a llevarme la contrario Madison Clarisa o lo lamentarás y créeme no querrás saber de lo que soy capaz con tal de mantenerlas a salvo —y sin más salió de la habitación y dos pasos más había desaparecido del lugar.
—Es que ni crea que…
—Puede que resulte —Mina comienza a decir— tal vez no como ellos lo están planeando del todo pero… —sonríe a su nieta— creo que deberías tomar en cuenta la amenaza de tu hermano mi pequeña, tengo que hacer algunas cosas antes que… —y sin más también desapareció.
—Mamá en verdad a mí no me importa… —se acerca a su madre y se sienta en la cama junta a ella— si es necesario que yo…
—Como dice Chace deben de resistir hasta el eclipse solar, tú aun eres vulnerable a… —le acaricia el rostro— durante años quise ver ese rostro en ti mi niña.
—¿Mí…?
—Desde mi vientre se peleaban de tal manera que… —ríe amargamente— probablemente Meritxell comprenda ahora más las cosas, siempre fueron rivales, siempre tratando de llamar la atención y tú te diste por vencida Mady, te convertiste en la sombra de tu hermana, cuando ambas deberían haber brillado, ella te veía hasta con pena diciendo «pobre Mady» mientras tu odio hacia ella iba creciendo…
—No la odio, nunca lo he hecho… —sonríe tristemente— por lo menos no hasta ahora.
—Siempre lo imagine mi niña —le besa la frente— me duele que tengan que pasar por esto siendo tan jóvenes y…
—¿Cómo está ella? ¿Dónde está?
—En casa de Tyler, el pobre chico cree que es el padre y…
—Sino es él… ¿Quién es?
—Aun no es momento que lo sepas… que lo sepan —agregó.
—¿Merit…?
—No sé y ni quiero saberlo que tan libre es mi otra pequeña —sonríe tratando de animar a Madison— esas con cosas que una madre no debería saber con una certeza del cien por ciento, Meritxell aunque le ha costado reconocerlo y aceptarlo sabe de quien ha quedado embarazada, pero en realidad no sabe quién es.
—Confuso.
—Todo a su tiempo.
—En casa de Tyler ella…
—Está más segura que en el campus, el amor del chico más algunos hechizos la mantienen alejada de cualquiera que les quiera hacer daño, mágico o no, incluso los primeros días ella estaba acudiendo a clases tratando de aparentar normalidad, pero ahora es…
—Imposible —Madison termina la frase de su madre con gran preocupación.






Mi Blog: FelinDreams

avatar
Felin


Femenino

Volver arriba Ir abajo

Re: Dulce Desafío

Mensaje por Julie el Vie 1 Nov 2013 - 5:18


Capítulo Treinta y cuatro
La Fuerza más Grande




Alessandro casi llegaba a la casa de los parientes de Drew cuando vio salir a la madre de Madison, iba a dar media vuelta cuando la escuchó.
—Detente Alessandro, deseo hablar contigo.
Alessandro sintió que enrojecía, si lo que la señora deseaba era regañarlo o reclamarle por no decirle donde estaba escondida Madison mientras todos la buscaban con desesperación tenía que aguantar como el hombre en que se había convertido desde que conoció a Madison.
—¿En qué le puedo servir señora?
—Quería agradecerte…
—¿Qué?—la interrumpió él totalmente perplejo—¿agradecerme?
—Has mantenido a salvo a mi hija y eso es importante para mí.
—Tuve ayuda señora y ella también es muy importante para mí…tenía que hacer que luchara por vivir…sin ella…
—Madison tiene suerte al tenerte, pero ahora se acerca lo más difícil a lo que se enfrentaran mis hijas y desearía que ambas tuvieran el apoyo necesario para que todo vaya bien.
—Madison tiene todo de mí.
Adeline sonrió, le dio una palmada en el brazo y sin más se marchó de ahí. Alessandro iba pensando en lo rara que era la madre del am…no, ella necesitaba su apoyo y nada más. Debía recordar que Madison amaba a Carter y que aunque eso le rompía el corazón la ayudaría a que fuera feliz, ya fuera con el atleta o con quien ella lo deseara. Llegó hasta su habitación y la encontró sentada en el borde de la cama observando con atención sus pies.
—Sí Mady, son dos—dijo en voz baja.
Madison levantó la cabeza al oír su voz, le ofreció la sonrisa favorita del muchacho. Se acercó a ella sin tomar asiento.
—Mi familia estuvo aquí…
—Lo sé, bueno…acabo de ver a tu mamá…
—Chace, Mina y mi madre estuvieron aquí.
—¿Quién es Mina?
—Mi abuela.
—La abuela…¿no me habías dicho que tu abuela había muerto?
—Aja.
—¿Y cómo…?
Madison se echó a reír al ver la cara espantada de su amigo. Fue tal el ataque de risa que tuvo que acostarse en la cama. Alessandro seguía luchando con sus impulsos, pero eso era demasiado. Nunca la había visto así, o por lo menos, no la había visto así de feliz por él. Sin pensar se acercó a ella, aprovechó que estaba recostada y se colocó encima de ella. De inmediato las risas cesaron.
—¿Qué haces Alessandro?
—Te veo reír.
Madison pasó saliva, sentía por sus venas las corrientes de energía. Cerró los ojos.
—No lo hagas, no quiero hacerte daño Alessandro.
—¿Qué no haga qué?
—Lo que sea que estés pensando, no es buena idea.
—¿Por qué amas a Carter?
Madison abrió los ojos. Hacía mucho tiempo que no había pensado en él o en lo que había pasado con su cuerpo.
—No lo amo Alessandro, nunca lo hice.
Alessandro no pudo evitar sonreír, se coloco a lado de Madison pero la tomó de la mano. Ella tan solo se lo permitió al notar que su energía se había detenido, sabía que no le haría daño. Entonces notó una inmensa tristeza, sabía que no le correspondía a ella. El problema era que no se creía capaz de ir hasta su hermana sin arriesgarse a ser encontrada por Damian o cualquiera de sus ayudantes. Su hermano estaba en una misión suicida junto con los guardianes de la familia y definitivamente no quería arriesgar a Alessandro.
—¿En qué piensas Mady?
—En que no he visto a Drew desde hace unos días…
El ánimo de Alessandro decayó al pensar en que Madison pudiera sentir algo por Drew. Por desgracia él sí que era un buen chico. Y como ella, merecía ser feliz. Sin preverlo soltó un resoplido.
—¿Qué pasa Aless?
—Mírame Madison.
Espero a que ella girara su cabeza y su bella sonrisa hizo añicos su resolución de ser un “niño bueno”, soltó su mano para en cambio sostener con ambas manos la cara de su mejor amiga. Cuando sus labios tocaron los de ella, Madison tan solo soltó un gritito de sorpresa, pero para gusto de Alessandro, no lo alejó.
***
Drew llegaba puntual a la cita, no sabía por que demonios lo había convencido para acudir pero ahí estaba. Sabía que llegaba tarde, pero el esconder a alguien tiene sus inconvenientes, más si ese alguien es tu mejor amiga y todavía más si agregabas que era un ser mágico.
Carter se levantó al verlo llegar.
—Aquí estoy Carter, ¿Qué deseas?
—Necesito llegar a Madison.
—¿Qué?
—Debo verla y escuché a uno de los chicos raros que tú sabías donde estaba, llévame con ella, por favor…
—¿Me podrías decir para que o por que deseas verla?
—Es algo personal amigo…
—No puedo, no entiendo para que deseas verla, tú amas a Meritxell…se lo gritaste cuando ella te besó…yo estaba ahí.
—Me equivoqué Drew…Meritxell no es como yo pensaba.
Drew sonrió al entender y se dio una palmada en la cabeza.
—¡Ah ya entiendo!, lo que pasa es que como Meritxell salió con su chiste caíste en la cuenta de que Madison es puramente diferente a su hermana…
—¿Puramente?—Chace comenzó a reír— ella ya no es puramente diferente…diferente a secas amigo mío.
Drew apretó los dientes, él ya sabía todo sobre Carter y Madison. Ella misma se lo había contado cuando tuvo la fuerza suficiente. Apretó las manos en puños para evitar golpearlo, la tentación era demasiado fuerte. Dio un paso atrás, no era bueno tentar a la suerte.
—Te estás burlando de mi mejor amiga idiota, así que mejor que lo pienses mejor…porque tú eres atleta pero yo soy de lucha…
—¿Me estás amenazando?
—¿Alguien te ha dicho lo inteligente que a veces resultas?—Drew dio media vuelta, dispuesto a alejarse.
—Drew por favor llévame con ella, la necesito y ni siquiera sé por que.
—No entiendo.
—Desde que estu…desde ese día en el bosque, me despierto por las noches después de soñar con cosas raras…veo rayos de energía, una lucha con mucha sangre y un eclipse…
Drew volteó a verlo, la mirada de Carter si era de desesperación. Estaba en un dilema, podía llevarlo y arriesgarse a la furia de Madison o dejarlo en la completa soledad y que él solo se encargara de salir de su problema de terrores nocturnos.
Debía tomar una decisión rápidamente, ¿pero como saber que es lo correcto?


Bien si vous me voulez, bien si n'est pas. Mais ne m'a jamais demander de ne pas rester à l'écart si vous êtes celui qui est absent.

avatar
Julie


Femenino

Volver arriba Ir abajo

Re: Dulce Desafío

Mensaje por pauypato el Vie 1 Nov 2013 - 11:40

gracias por el capi!!!!
avatar
pauypato


Femenino

Volver arriba Ir abajo

Re: Dulce Desafío

Mensaje por Julie el Vie 15 Nov 2013 - 19:20


Capítulo treinta y cinco
¿Un Hermoso Regalo?


 


Madison aun no podía creer lo que estaba sintiendo, aunque solo habían sido unos besos, ella se sentía y se veía resplandeciente. Estaba enamorada de Alessandro. ¿Cómo es que no se había dado cuenta? Aunque en un principio llegó a sentirse más cerca de Drew, es que nunca paso nada con ellos, y con el tiempo poco a poco  su relación, sus cuidados hicieron que se fijara y confiara en Alessandro.
Aunque tiene miedo de lastimarlo como lo ha hecho anteriormente con las personas  a las que ama, hace que esto la detenga un poco al dejarse llevar, sino hubiera sido porque la madrina de Drew los hubiera interrumpido anunciando que el almuerzo estaba listo quizá ellos… Madison trata de borrar esas sensaciones de sus pensamientos, no se puede dejar llevar ahora.
No ahora.
Su prioridad ahora es impedir que el idiota de su hermano y sus guardianes hagan ese acto suicida, ellos son más débiles que ellas y si se exponen de ese modo, si ceden sus poderes para proteger a Meritxell y a sus sobrinas ellos podrían dejar de ser mágicos, nada les aseguraba que aunque Merit, su abuela o quien fuera pudieran regresarles sus poderes… en cambio sabía que si ella hacia ese sacrificio y después se arrepentía y los deseaba de vuelta solo tendría que esperar al eclipse solar, donde Calliope independientemente de su condición ella estaría fuerte, ahora el problema mayor era conseguir que Meritxell llegara viva a ese gran día.
Aun nadie podía explicarse por qué esas pequeñas estaban consumiendo de aquella manera a su hermana, por lo poco que sabe ella se ha negado a reconocer ante ellos quien es el padre de sus pequeñas, por un instante Madison tuvo miedo que fueran de Damian, ya que hasta el momento él es el único en el campus que tiene cierto poder, esa era la única explicación, solo alguien con magia podría engendrar a unas bebés mágicas.
Debe ser de una familia poderosa, con gran influencia quizá en la magia oscura, porque aunque suele ser difícil llevar a término embarazos cuando ambos padres son mágicos, su propia historia, la de su madre Adeline lo sabe en carne propia, le fue difícil concebir y necesitó ayuda para que Calliope y ella pudieran nacer.
Estas son conjeturas que ella misma a hecho, leyendo el libro que su abuelo le dio es la única explicación que tiene.
Tal vez si ella no se negara a ver a su familia, podrían llegar todos a una conclusión, encontrar un motivo y algo menos drástico, pero no Madison seguía en el plan de no ver a nadie, solo Dominique era su contacto con ellos y él venía a darle noticias, y ella esperaba que él no comunicara nada de ella.
Aunque dudaba que cumpliera al cien por ciento su palabra, algo que le agradecía en el fondo. Es cierto ella es la que tomó la decisión de alejarse de ellos, se sentía traicionada y estaba harta de que por años hubiera sido relegada por su hermana.
Hay ocasiones que culpa a Meritxell de su desdicha, en otras ocasiones culpa  a su familia, pero en realidad sabe que todos tienen una parte de esto. Empezando por Chace, el fuerte dolor de cabeza de la familia él cual todos estaban siempre al pendiente de él, ella siempre se sintió fuera de lugar, como si no perteneciera a esa familia y se aislaba, y su perfecta y brillante hermana para tratar de llenar todas sus expectativas y no fueran decepcionados buscó la forma de sobresalir de ser la hija que cualquiera deseara, lo que hizo que se sintiera fuera de lugar y se aislara más. ¿Quién era más culpable? ¿La hija que trataba de borrar las malas acciones de sus hermanos y conseguir una sonrisa y los chicos rebeldes de la familia?
Chace había cambiado bastante, y más desde que conoció a Reid y Dominique, y que ellos resultaran ser los guardianes de sus hermanas, aunque pasaran más tiempo con él. Incluso llegó el momento que ella pensaba que estaban enamorados de él y que en cualquier momento pelearían por su amor. Todo eso los descartó la vez que los encontró en el dormitorio de Chace unas vacaciones, en un principio se sintió… asqueada no era la palabra, más bien confundida y salió corriendo de ahí —Madison sonríe al recordar esa penosa escena— Dominique salió corriendo detrás de ella para explicarle las cosas… desde ese momento se convirtió en su mejor amigo y en su guardián.
Con él era con el único que se sentía realmente cómoda, como nunca con Chace o su hermana. Y por lo cual agradecía que a pesar de sus negativas él no se hubiera alejado de ella.
Lo que le preocupaba ahora era que si cedía todos sus poderes a Meritxell aunque fueran de manera prestados por unos meses, él podría dejar de ser su guardián y quizá fuera asignado a alguien más y si nunca recuperaba sus poderes… no a pesar de que aún no sabe que quiere para su futuro esta parte aun no la decide, sabe que es algo que nunca pidió y que a sus dieciocho años nunca se había sentido completamente cómoda al respecto, si tan solo pudiera controlarlas quizá no se sentiría tan ajena a este mundo.
¿Podría vivir o mejor dicho sobrevivir si dejara de ser mágica? ¿Su familia seguiría siéndolo?
Tenía tantas cosas en su cabeza, que no sabía que pensar… su hermana la necesitaba ahora y…
—¿No te ha gustado la comida pequeña? —la anciana le habla en voz alta por tercera vez ya que las dos primera veces ni se movió— tienes minutos solo moviendo la comida en tu plato y casi no has probado bocado…
—No, discúlpeme… —Madison responde con una sonrisa débil— estaba pensando en algunas cosas… la comida es deliciosa pero…
—Si gustas —se pone de pie la anciana— te puedo preparar algo más…
—No, por favor no se moleste…
—No es ninguna molestia pequeña, además te debes alimentar muy bien por tu pequeño que viene en camino y…
Madison abre los ojos como platos al escuchar las palabras «tu pequeño».
—¿Mi pequeño? —pregunta confundida.
—Claro, en tú embarazo debes cuidarte bien…  —se acerca  a ella y pone su mano en el vientre— recuerda que debes alimentarte por dos ahora y…
—Está confundida, mi hermana es la que está embarazada no yo y…
La anciana mueve la cabeza en negativa.
—Pequeña, no conozco a tu hermana, pero en este caso tú también estas embarazada… esa mirada es inconfundible y… —sonríe— ¡no puede creer que no lo supieras!
Madison se queda muda.
No, no puede ser. Ella no puede estar embarazada.
Es imposible, es cierto su única vez fue con Carter… Damian y no se cuidaron pero…
Comienza a hacer memoria, hace cuentas y ahora que lo piensa ha tenido ciertos síntomas, pero ella pensaba que eran por le cesión de sus poderes, de sus ganas de dejarse morir.
—¡MINA! —comienza a gritar desesperada —¡MINA! Te necesito… —si esto era cierto las cosas cambiaban.
En la puerta de su recamara ve la silueta de su abuela se disculpa y se levanta de la mesa para encerrarse en su habitación.
—¿Eso es posible? —pregunta sin demora en cuanto cierra la puerta.


Bien si vous me voulez, bien si n'est pas. Mais ne m'a jamais demander de ne pas rester à l'écart si vous êtes celui qui est absent.

avatar
Julie


Femenino

Volver arriba Ir abajo

Re: Dulce Desafío

Mensaje por sory el Dom 17 Nov 2013 - 18:28

gracias!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!


avatar
sory


Femenino

Volver arriba Ir abajo

Re: Dulce Desafío

Mensaje por Julie el Vie 29 Nov 2013 - 5:48


Capítulo Treinta y seis
Vida por vida




Drew seguía dándole vueltas a la petición de Carter, no quería llevarlo a ver a Madison. Frunció el ceño, ¿Por qué demonios me importa eso? ¿Por qué me molesta tanto?
La lógica no le decía nada y su corazón…mejor no seguir por ese camino. Él se sentía terriblemente mal por no poder acercarse a Julieta, la mujer que él pensó que era no existía en ella, lo mejor sería no pensar más en ello pero algo se lo impedía.
Alessandro iba saliendo de la casa de sus parientes, se topó con él en el medio del camino.
—Luces muy feliz Aless…
—Pues tú luces todo lo contrario, sabes que puedes decirme lo que sea, ¿cierto?
Drew asintió y se dispuso a despedirse de él, tenía que ver a Madison y preguntarle acerca del idiota que en otros tiempos había sido su mejor amigo. No quiso ahondar en el por qué de la felicidad de Alessandro, algo le dijo que lo mejor sería dejarlo pasar y alejarse de él. Movió la cabeza exasperado, tantas cosas raras a su alrededor le estaban pasando factura a su razón, solo faltaba que comenzara a ver hadas verdes o fantasmas en cada esquina…lo recorrió un escalofrío. Alessandro se despidió con un gesto al ver que Drew parecía estar en guerra consigo mismo. Drew siguió su camino hacia la casa de su tía.
Las cosas no podían ir peor, o eso pensaba Drew…no tardaría en darse cuenta de que esto no era del todo cierto.
***
Meritxell se encontraba acostada cuando sintió un claro recordatorio de que por lo menos en esos meses jamás se encontraría sola. Soltó un resoplido de coraje y trató de levantarse. Una súbita sensación de debilidad se lo impidió, pero de inmediato sintió que no era del todo suya. Algo que jamás pensó que volvería a ocurrir le pasó. Sintió a Mady como nunca la había sentido, bueno, no desde que ella se ocultó detrás de esa mascara de frialdad.
La llenó una sensación de alegría que le causo un gesto en la cara, ¿desde cuándo se había sentido feliz por sentir a Mady?
Sintió su confusión, su impotencia y después su furia. Vaya, Madison estaba enojada. Sin poder evitarlo  comenzó a reír, dentro de poco saldría en las noticias lo que claramente sería algo ocasionado por su hermana.
El volver a sentirla tan cerca la hizo un poco más fuerte, cuando notó esto un plan comenzó a formarse en su cabeza. Así podría sobrevivir a su embarazo sin que Madison estuviera en peligro, además de que podría ayudarla a que no perdiera más poderes antes del eclipse lunar que era de importancia que estuviera bien y fuerte.
Se pudo levantar de la cama después de días de no poder hacerlo, tomaba la fuerza de su hermana con moderación, algo le decía que ella también la necesitaría.
Tyler entró en ese momento, la miró alarmado cuando la vio de pie.
—¿Qué haces Merit?—Tyler corrió a tomarla en brazos para acomodarla de nuevo en la cama—Nena, el médico dijo…
—Me vale lo que dijo el “médico”—dijo ella interrumpiéndolo.
Tyler tan solo la levanto con sumo cuidado y la recostó nuevamente. Meritxell fijo sus ojos en él.
—Quiero ver a mi hermana.
—Meritxell… ¿has olvidado que tu hermana está desparecida?
Meritxell pudo leer con suma claridad lo que pasaba por la mente de su novio, creía que estaba perdiendo el juicio.
—Por supuesto que lo recuerdo Tyler, por eso digo que quiero verla…me hace falta.
—Pensé que se odiaban…
Meritxell decidió que no quería seguir hablando con él. La aburría terriblemente, era muy atractivo pero no aportaba nada más a esa relación. Ella necesitaba a alguien maduro, con cerebro, con pasión, alguien como Edg…
—¡Nooooooooooo!—gritó ella, espantando a Tyler.
—Iré por el médico, espera aquí cariño…
Tyler salió corriendo, Meritxell permaneció sentada mirando hacia la nada, no podía ser que estuviera pensando que el hombre que ella necesitaba era precisamente el responsable de tenerla en cama.
La ventana delante de su cama se abrió con fuerza mientras el seguro de la puerta era colocado con suavidad, ella no se podía mover. Estaban usando el mismo truco que ella había usado con su hermana tiempo atrás. Al recordarlo supo de inmediato quien era el que iba a entrar por la ventana.
No se equivocó.
—Mí adorada Calliope…
—Damian.
—Felicidades, me he enterado de las buenas noticias y quería venir a felicitarte personalmente…
—Dilo rápidamente porque Tyler llegara pronto y…
—Él no vendrá, todo se ha detenido mi preciosa Meritxell…vaya, te creía con mas cerebro que tu hermana, mi error.
Meritxell entrecerró los ojos y levantó una ceja.
—¿De qué hablas?
—De tus niñas por supuesto…lástima que no puedas estar cerca de tu hermana cuando más lo necesitan ambas.
—Habla claro idiota.
—¿Nunca te han dicho que no puede haber sol sin luna?
—¿Por eso son gemelas?
—Aja…pero debes saber que tampoco puede haber luna sin estrellas.
Meritxell cerró los ojos, los acertijos siempre habían sido el lado fuerte de Mady y su propio dolor de cabeza.
—Por eso ustedes son tres Meritxell, el sol, la luna y las estrellas…
Meritxell abrió los ojos espantada.
—Yo no puedo tener tres hijos…
—Yo solo te dije que deben existir esos tres elementos, más en tu familia y sobre todo si desean sobrevivir.
Sin decir más Damian se fue y el tiempo comenzó a correr otra vez. Más que nunca Meritxell tenía que ver a su hermana.


Bien si vous me voulez, bien si n'est pas. Mais ne m'a jamais demander de ne pas rester à l'écart si vous êtes celui qui est absent.

avatar
Julie


Femenino

Volver arriba Ir abajo

Re: Dulce Desafío

Mensaje por sory el Miér 4 Dic 2013 - 21:07

GRACIAS!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!


avatar
sory


Femenino

Volver arriba Ir abajo

Re: Dulce Desafío

Mensaje por Julie el Miér 15 Ene 2014 - 22:50


Capítulo treinta y siete
Cambios de Planes


 
—Pero… —Chace dice desesperado dando vueltas por la habitación con pasos pesados resonando en el suelo mientras se toca infamantemente el cabello y ve con ojos sorprendidos a su madre y a su abuela— es que no entiendo como puede ser posible que mi pequeño, que… —le cuesta trabajo decirlo en voz alta— que Mady está… que ella también…
—Embarazada hijo —Mina dice un poco exasperada— no le des tantas vueltas al tema.
—Es que no puede ser posible ella solo…
—Y con una sola vez es más que suficiente.
—Abuela, por favor esto no lo puedes tomar tan a la ligera... ella…
—Las cosas como son Chace —Carl Dempsey acaba de entrar a la habitación— es «algo» que debimos imaginar… era un poco obvio que si ambas no tomaron…
—Las cosas no son así «amorcito» —Mina le dice mientras le hace un ademán para que se acerque a ella—  sabes perfectamente que aunque hubieran utilizado mil condones y pastillas, no habría forma de detener esto, los destinos están escritos y por muchas cosas provisorias que se hubieran hecho ella hubieran quedado embarazadas, aunque hubiera tenido que bajar el mismísimo Espíritu Santo para conseguirlo.
—No bromees esposa mía, esto no lo podemos tomar tan a la ligera.
—¿Pues que quieres que te diga? —sonríe ampliamente— vamos a ser bisabuelos la estrella ya debe tener casi cuatro meses y la luna y el sol alrededor de dos meses, debemos estar felices por los próximos nacimientos, hay cosas que en estos momentos nos debe preocupar más…
—Yo no entiendo de estas cosas —habla Chace deteniéndose por primera vez en la noche de sus rondas por alrededor de la habitación— Merit casi inmediatamente supo que estaba embarazada y hasta la fecha no nos ha confirmado que el padre sea Tyler, pero como demonios es que Mady no se hubiera enterado que ella…
—Estos meses no han sido fácil para ninguna de las dos, Mady estuvo…
—Rechazando sus poderes que la han debilitado…
—Y ocultado los síntomas —Habla Adeline casi en un susurro— yo debí leer en las runas, en ellas me decían que el sol y la luna crecerían, jamás leí nada que me indicara nada de las estrellas… fui una tonta y…
—Adeline, en verdad es que no te puedes culpar, Mady con su antigua decisión ella había ocultado esa parte, no solo para ella, para todos y…
—¿Antigua decisión? —Chace interrumpe a su abuela— entonces eso quiere decir que ha desistido ha…
—Eso espero hijo, anoche tuve una charla larga con ella, explicándole que esto cambiaba las cosas y que el que ella cediera más poderes hacia su hermana ponían en peligro su propio embarazo, incluso su vida y aunque creo que ella no está muy feliz con la noticia que todavía no lo asimila, por lo menos la he dejado pensando y deseo de todo corazón que ella tome la decisión correcta, pensar en ella… —suspira— entre llanto me decía que no era justo, que ella nunca había deseado que esto pasará, que ella jamás se perdonaría que a Meritxell le pasara algo… y… —toma por un segundo la mano de su marido antes de ponerse de pie para alejarse de él— creo que está confundida y parte de ella no desea que el pequeño nazca.
—¿Cómo que rechaza a su hijo? —Carl se pone de pie ante las últimas de su esposa— ella no…
—Es más que lógico se viene de una violación ella…
—¡¿Qué?! —Adeline y Carl gritan al mismo tiempo.
—¡Mikael Chace! —le llama la atención Mina— creo que…
—Lo siento, creí que ya sabían cómo habían sucedido con Mady.
—¿Y ahora me vas  a decir que Meritxell no sabe quién es el padre de sus niñas? —Carl dice casi en tono de broma ante la molestia.
—Ella lo sabe, o eso creo, aunque no nos quiere confirmar el nombre —dice con toda tranquilidad— nosotros creemos que es su novio Tyler, lo único que no nos cuadra en ese caso es que hemos investigado y en la familia McGrant no hay rastros de familia de magia en cuatro generaciones… Éyen —Chace tuerce los ojos al ver que nadie sabe quién es esa chica— es… digamos la mejor amiga de Meritxell…
—¿Cómo que digamos la mejor amiga de Meritxell?
—En verdad deben ponerse al día con los asuntos de los Desafíos, que no tenemos tiempo como para que los ponga al día, así que en resumen… —se sienta en la mesa y cierra los ojos— Las mejores amigas de Meritxell desde que llegó al campus fueron Maia y Éyen, fueron sus compinches para todo con ella y como mi hermanita estaba medio obsesionada y creo que lo sigue, en conquistar a uno de sus profesores Damian —sin abrir los levanta la mano antes de que lo interrumpan— que resulta que es alguien muy diferente a lo que pensaban ya que él utilizando algún tipo de magia utilizó el cuerpo de Carter del chico que Madison amaba o eso creía y tuvo sexo con él, pero no era él, era… ustedes me entienden y a los pocos días de eso, Maia fue atacada brutalmente por… aun no la sabemos en realidad solo que fue con magia y que misteriosamente Edgar, el que trabaja o trabajaba con Damian la llevó al hospital, ella ha caído en coma desde entonces y él no nos ha dicho nada de cómo es que la encontró, al enterarse que su mejor amiga fue atacada, Éyen está ayudándonos de alguna manera, manteniendo alejada a Alina de mí y trabajando con Damian para ver si se entera de algo, aparte de que es nuestro puente con Meritxell porque como saben ella también está en el mismo plan que Madison y «no acepta» cualquier visita ni a Reid y…
—Haber hijo, —habla Adeline— deja de contar la vida de tus hermanas como si fuera una telenovela y vamos a los puntos importantes…
—Puff, si no les gusta mi modo entonces… —se pone de pie y camina hacia la puerta— tenemos menos de 24 horas para resolver que vamos a hacer para el eclipse lunar, yo por lo menos estoy viendo la forma de proteger a mis hermanas y a sus pequeños… con ayuda de Reid y Dominique y decidir los cesiones de poderes… y quizá con la telenovela que les acabo de resumir puedan decidir algo ustedes que sentados aquí…
—¡¿Están de broma Chace?! —Mina comienza a decir— la menor manera para protegerlas y prepararlas para el eclipse solar no es cederles poderes con el eclipse lunar, solo conseguirán que…
Chace sin escuchar azota la puerta detrás de él mientras escucha como le siguen hablando pero él saca su móvil del bolsillo delantero.
—¡Princesitas! —dice en cuanto le responden— no contamos con mi familia, tenemos menos de 24 horas para conseguir que mis hermanas…
*****
—Damian —Éyen trata de mantenerse controlada— creo que le deberíamos avisar a Edgar para que nos ayude y…
—No confió en la familia Vizcaya, ni Gandía ni Vasconcelos que para el caso es lo mismo, aunque a ese par de brujas creo que las debemos tener cerca Éyen ya que ellas saben más cosas y una odia a los Dempsey incluso más que yo y creo que la otra está tan obsesionada que… —se acerca a ella y la abraza por la cintura para acercarla más a él— creo que debes ir a buscar a Julieta y Alina para ponernos de acuerdo para mañana, pero por lo mientras estoy muy estresado y necesito hacer algo para descargarme antes que… —y sin esperarse comienza a besarla mientras una de sus manos recorre sube por su muslo debajo de la falda hasta llegar a la lencería y arrancársela de un jalón.
Éyen comienza a llorar en silencio ante esto y sabe que no puede hacer nada al respecto. Está casi segura que si no coopera de todos modos Damian abusará de ella y la poca confianza que se ha ganado la perderá y no podrá hacer nada para salvar a Meritxell y vengar a Maia.
Y ella comienza a besarlo mientras con su mano comienza a desabotonar la camisa de él.
*****
Edgar entra por la ventana con cuidado, tratando de no hacer ruido, no le ha costado tanto trabajo entrar, a pesar de los hechizos que han hecho en la casa, pero sabe que la salida no será tan fácil.
Sonríe al verla en la cama durmiendo, se ve tan tranquila. Ella se mueve ligeramente y de golpe abre los ojos al ver que no está sola.
—¡¿Qué estás haciendo aquí?! —dice sorprendida— si no te…
—Ni te atrevas a moverte o gritar, créeme en tu condición no te lo recomiendo.
—Si serás…
—Lo que quieras M… —un pequeño arreglo floral le lanza, pero Edgar lo desvía sin problema evitando que se impactara en él y cayera al suelo— , pero lamento decirte que tú vendrás conmigo esta noche.


Bien si vous me voulez, bien si n'est pas. Mais ne m'a jamais demander de ne pas rester à l'écart si vous êtes celui qui est absent.

avatar
Julie


Femenino

Volver arriba Ir abajo

Re: Dulce Desafío

Mensaje por sory el Jue 16 Ene 2014 - 13:59

gracias . espero que o tardes mucho en subir el proximo capitulo


avatar
sory


Femenino

Volver arriba Ir abajo

Re: Dulce Desafío

Mensaje por Julie el Miér 22 Ene 2014 - 20:38


Capítulo Treinta y ocho
A un paso


Meritxell no podía creer lo que le estaba diciendo Edgar y mucho menos que se sintiera feliz de verlo. Frunció el ceño al sentir como sus “angelitas” bailaban en su vientre.
Edgar sonrió, era una sonrisa más bien tranquilizadora sin una gota de superioridad ni de malicia.
—Entonces, ¿vendrás por las buenas o tendré que llevarte a rastras?
—Te recuerdo que estoy embarazada…
Meritxell se detuvo al ver en los ojos de Edgar una ligera expresión de dolor. Se levantó de la cama, se puso unos pantalones de deporte y una ligera playera, sin más se colocó al lado del padre de sus nenas.
—Iré contigo siempre y cuando me digas todo lo que sepas de estos nuevos miembros que llegan a la familia.
Edgar asintió y después de cerrar brevemente los ojos, la tomó de la mano y la sacó de ahí.
***
Madison caminaba por su habitación, no podía parar desde que había hablado con su abuela. Eso no era justo, no era justo que a ella que jamás había hecho nada malo en su vida…pero eso no era cierto, solo había que preguntarle al chico que se atrevió a darle su primer beso.
Madison suspiró. Tampoco era justo que su hermana se mantuviera débil porque una vez más ella le era totalmente inútil.
Drew entró en ese momento en la habitación, era el único que jamás llamaba a la puerta para hacerlo. Madison no podía explicar por que ese hecho no le molestaba.
—¿Estás bien?
Madison volteó a verlo con miedo reflejado en su mirada. Drew entonces miró el calendario que había hecho su amiga en una de las paredes de la habitación. Había una fecha marcada, la noche siguiente. El eclipse.
—Mady…no pasará nada.
—Eso no lo sabes Drew, mis hermanos me necesitan y yo no puedo hacer nada…esto me lo impide…¡¡¡MALDITA LA HORA EN QUE ME FIJE EN ESE IDIOTA!!!
Drew se sobresaltó al pensar en su amigo, no entendía como le impedía Carter a Mady el poder ayudar a sus hermanos…a menos…
—¿Mady estás embarazada?
Madison sin verlo salió de la habitación, dirigiéndose al bosque. Debía ir a la laguna, en la que se desmayó pensando que era por su hermana o por los poderes que había perdido, en la que, sin embargo, se había sentido feliz estando en el agua. Ya llegaba el eclipse y ella no podía renunciar a sus poderes cuando más los necesitaba para mantenerse viva, por sus hermanos y sus padres…por Alessandro.
Al llegar a la laguna se encontró con que no estaba sola. Ahí estaba Carter, parecía como si la estuviera esperando.
—Has venido Mady.
—¿He venido?—Madison retrocedió unos pasos—no entiendo…
—Le pedí a Drew que te convenciera para que vinieras, pero como que no estaba muy convencido y yo pensé que…
—Drew no me dijo nada, vengo aquí a pensar y debes saber que si él…
—Debes venir conmigo Mady, me dijeron que estás en peligro y que puedo llevarte a donde te van ayudar.
—¿Estás loco?
—¿Quieres ayudar a tus hermanos?
Madison que ya iba a medio camino, se detuvo y se volvió.
—Son lo más importante para mi…ellos son mi todo.
—Entonces ven conmigo, de verdad que lo único que deseo es ayudarte…siento que tengo algo que compensarte.
Madison vio su mano extendida a ella, aunque lo dudo un poco, la tomó. Algo en su interior le dijo que no estaba cometiendo una equivocación. A la vez que escuchaba la voz de su abuela animándola a ir con él.
Carter sonrió al sentir la mano de Madison en la de él. Era su sonrisa, la que le encantaba a ella y ahora simplemente no sentía nada. Suspiró.
—¿A dónde vamos?
—Con una mujer que lee las runas o algo así.
—¿Runas?
Madison pensaba que iría a ver a su madre, la sorpresa fue mayúscula cuando la condujo a un lugar alejado del hotel donde se hallaban sus padres y lo que más la altero fue cuando sintió cerca a su hermana.
—¿Qué lugar es este Carter?
—Aquí te van a decir como ayudar a tus hermanos.
Madison entrecerró los ojos hacia el lugar.
Era su última noche, la última noche en que no tendría que preocuparse que le hiciera el poder de la luna, a ella, que supuestamente la controlaba.


Bien si vous me voulez, bien si n'est pas. Mais ne m'a jamais demander de ne pas rester à l'écart si vous êtes celui qui est absent.

avatar
Julie


Femenino

Volver arriba Ir abajo

Re: Dulce Desafío

Mensaje por Julie el Sáb 1 Mar 2014 - 19:19

Capítulo Treinta y Nueve
Una Noche Difícil
 
—¿Dónde está Meritxell? —fue lo primero que Madison dijo al llegar lo que parecía un altar en medio del bosque.
Entre varios troncos cortados como mesas había velas, flores, inciensos, algunos frascos de vidrio y recipientes de madera, piedras entre otras cosas—pero su madre no le respondió, ni siquiera  se inmutó cuando vio la presencia de Drew y de ella echándoles solo un pequeño vistazo antes de continuar con lo que parecía un rezo. A pesar de que sentía a su hermana Meritxell cerca ahora sabía que no estaba ahí.
Carter le suelta la mano por primera vez desde que se encontraron.
—Te veo en un rato Mady —y sin esperar respuesta cuando ella volteo para decirle algo, no había nadie más en el bosque que su madre y ella.
—Madre, necesito… —pero Adeline no le responde.
Así que Madison encuentra una roca grande ceca de un árbol a tan solo unos metros de donde estaba su madre y su altar y se sentó ahí a esperar a que terminara.
Comienza a oscurecer y un poco desesperada Madison comienza a escanear el lugar con más detenimiento, se da cuenta que hay una casucha maltrecha  algunos metros detrás de su madre, y algo en ese lugar es que no le da buena espina y al comprender que su madre aún seguirá en lo suyo decide que lo mejor es marcharse  de ahí y seguir su corazón que la puede llevar a Meritxell, la siente tan cerca que quizá…
Pero cuando quiere alejarse de ese sitio se da cuenta que hay una línea de sal alrededor de todo el lugar el cual le impedía salir de ahí.
¡Era una trampa!
Trató de cruzar la línea y no pudo.
Dependiendo del tipo de hechizo, ese círculo impedía entrar o salir de él.
El idiota la había entregado a sus padres ara que la encerraran en una casucha destartalada en medio del bosque, ¡en medio de la nada!. Y ella había confiado en él.
—Lo siento Mady, mi pequeño Desafío.. —Adeline está fuera del lugar con mirada cabizbaja y Mady alcanza a leer de sus labios «un te amo y un lo siento» antes de comenzar a hacer una especie de cantico.
Ella no está sola, sus abuelos están con ella y los tres están cantando en una legua extraña algo.
Madison tiene lágrimas en los ojos mientras les suplica que no le hagan esto que no la abandonen ahí.
No está muy segura pero entre llantos recuerda un poco lo que leyó del libro que le entregó su abuelo hace casi un año… y esos canticos pueden ser de protección y ocultamiento. Y si esta en lo cierto eso significaba solo una cosa:
Su manera de protegerla era ocultándola del mundo.
No sabe cuánto tiempo ha pasado, se siente agotada de tanto llorar y suplicarles. El cansancio la venció y se quedó dormida ahí recargada contra un árbol torcido.
Horas después se levantó a causa de un dolor en la espalda y por el frio. Era un sitio escalofriante, estaba oscuro y solo alcanzaba a escuchar los sonidos propios de la naturaleza. Estaba sola y entumida a causa de la posición que mantuvo por horas y por la fría noche.
Estaba sola y no veía a nadie.
Con trabajo una vez que se acostumbró a la poco luz de la luna, pudo vislumbrar donde estaba la casucha destartalada. Ese sería su refugio quizá hasta que pasara el eclipse.
Lo que hacía odiarlos más por esa decisión.
¿Cómo se habían atrevido a hacerle eso?
La pequeña casa no era más cálida que el exterior, hacía mucho frio.
—Por lo menos se molestaron en poner leña en la chimenea —dijo para sí misma— por lo menos… —cerró los ojos e hizo un movimiento rusco con la mano derecha.
Nada sucedió.
Volvió a repetirlo.
Nada.
—Pero… —Madison comienza a llorar.
Comprende que parte de los hechizos para protegerla le han suprimido sus poderes para que nadie la pueda localizar de ninguna forma.
Estaba sola en el bosque y al parecer solo Carter, su madre y sus abuelos sabe dónde está y la han dejado desprotegida.
Por eso es que ya no siente a ninguno de sus hermanos.
Han rato los lazos mágicos que los unen.
*****
—Edgar, ahora me puedes decir ¿a dónde se supone que me llevas? —Meritxell dice exasperada— creo que ya es hora que…
Edgar no le responde y solo le pone la mano en su vientre y desvía su mirada unos segundos de la carreta y le dedica una sonrisa.
Llevan horas en carretera y el único sonido que se escucha es el de la música que Edgar a puesto para hacer relajar a Meritxell ya que desde que salieron no se ha sentido bien, y cada segundo más lejos de ahí la hacen más fuerte.
Con suma precaución Edgar acelera el automóvil para salir más rápido de ahí. Sabe que por lo menos por ahora era lo mejor que podía hacer, alejarla de ese lugar que la estaba consumiendo, por lo menos hasta que pase el eclipse del día siguiente y después ya verían que más hacer.
Meritxell casi todo el viaje ha dormido, quejándose cada vez menos.
Cuando abrió los ojos se dio cuenta que comenzaba a oscurecer y estaban rodeados de la nada.
—Edgar necesito…
—Amor, ya estamos cerca…
—Eso no fue lo que… —guarda silencio ya que de la nada una silueta en la carretera aparece y Edgar disminuye la velocidad.
Antes de detener completamente el auto Edgar volvió a hablar.
—Todo lo que estoy haciendo es por tu bien, alejarte de mi padre, de Damian, de Madison…
—¿Tu padre? ¿de Madison? maldito sicópata idiota… —Meritxell comienza a gritar— da la media vuelta y llévame…
—Meritxell Calliope, creo que estábamos en lo correcto y tienes mejor semblante y fuerzas lejos de ese lugar… —Meritxell ve sorprendida a la chica rubia aun lado de ella fuera del automóvil.
—¡¿Megan?!


Bien si vous me voulez, bien si n'est pas. Mais ne m'a jamais demander de ne pas rester à l'écart si vous êtes celui qui est absent.

avatar
Julie


Femenino

Volver arriba Ir abajo

Re: Dulce Desafío

Mensaje por sory el Miér 5 Mar 2014 - 13:18

guiñar gracias esta un poco liada la historia pero mas o menos la llevo


avatar
sory


Femenino

Volver arriba Ir abajo

Re: Dulce Desafío

Mensaje por flo ferreira el Sáb 7 Jun 2014 - 4:47

ayyyyy me encanto la sinopsis!!! ya me enganche!!!   
avatar
flo ferreira


Femenino

Volver arriba Ir abajo

Re: Dulce Desafío

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

- Temas similares

Página 8 de 9. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.