Bienvenido Usuari@!
No estás conectad@, por favor CONÉCTATE o REGISTRATE pinchando en este cuadro.

Disfraces De Amor

Página 1 de 3. 1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Disfraces De Amor

Mensaje por Evi el Lun 20 Sep 2010 - 20:10

bueno hola a todos!!!!! casi no estoy presente en el foro pero ya asip voy a ver si soy mas presente xDDD por el momento les dejo aqui mi tercer libro *///* es de una saga pero no tienen mucho que ver con los otros dos, son historias separas pero por si alguien quiere leer las anteriores na mas me dicen y yo les paso el link de descarga... bueno al ratito pongo el primer capi.. bye!!!! y espero sus comentarios...

a bueno y si quieren saber de que trata mas o menos porque no hice prologo me dio pereza xDDDD pero bueno todo tiene que ver con angeles y demonios... angeles con ricos olores y demonios con olor a tierra mojada... en este caso creo que saldra Theo que huele a chocolate pero el no sera el protagonista sera otro ah y bueno no ese detalle luego lo leeran bye!!!!!



avatar
Evi


Femenino

Volver arriba Ir abajo

Re: Disfraces De Amor

Mensaje por Evi el Lun 20 Sep 2010 - 20:32

III Libro de la saga de Ángeles y Demonios.
Disfraces de amor.

I Capitulo


Loa ángeles son seres mágicos que nos cuidan, nos protegen, enviados de Dios en otras palabras, nadie sabe como son, quienes son, si se disfrazan y trabajan en una tienda de disfraces, si es la chica con lindas piernas que corre frente a tu casa, si es el dueño de la pizzería, o si es simplemente el chico afro caribeño que tiene un rico olor a chocolate, nadie nunca ah visto un ángel, nadie nunca nos dice que hacer en tal caso, pero creo que de todas formas nos daríamos cuenta quien es un ángel y quien no, o tal vez no.

Mi nombre en Valentina, vivo en Costa Rica y son la menor de tres hermanas, que viven junto a su bella madre alcohólica, el mejor de los ejemplos nuestro padre ausente que nos abandono hace cinco años y sin el hemos podido vivir bien gracias a Sara que es la que trabaja para mantenernos y llevar a mamá al médico para que le hagan un lavado estomacal puesto que se intoxico una vez más con alcohol.

Vivimos en una casa de dos plantas que gracias a Dios es propia, y nadie nos sacara de aquí, y si, por el momento no tenemos luz porque no nos alcanzo el dinero para pagar la misma y el teléfono, así que estamos a pura cocina de gas y a cerillos, estamos deshabilitadas del mundo en otras palabras, pero qué más da, Tamara se graduara el otro semestre y en estos momentos es en lo que nos enfocamos ciertamente, para que tenga una graduación normal en la universidad, y que sea feliz y se largue de la casa como ella tanto desea hacer.

Y yo… bueno aun estoy en el colegio ya mencione que soy la menor ¿no?, y eso me convierte en la que tiene que ver como hace para solucionar sus propios problemas dado a que Sara llega muy cansada del trabajo como para ayudarme en algún conflicto interno y pedirle ayuda a Tamara es como pedirle al Banco un préstamo de un millón de colones, te molestara la vida de por vida.

Y esto me deja siendo la chica mas sola en toda la cuadra, bueno está bien no tan sola para eso están Margarita y Leo, son mis mejores amigas, y siempre hemos estado juntas desde que tenemos memoria, aunque a Margarita su madre le pidió que no se relacionara tanto con la hija de la alcohólica de la cuadra, y le agradezco en el alma que no me dejara abandonada, siempre se ah preocupado por mí, por preguntar cómo me siento cada mañana y es como mi diario andante, al igual que Leo también lo es pero a ella la conocemos hace dos años, somos igual de unidas pero los años con margarita pesan.

¿Novio? No, no tengo, ningún chico quiere estar con la hija de una alcohólica, pero que se pudran todos, no los necesito y soy feliz estando sola y a pesar de que Kevin es mi amor platónico, el tiene novia y es Sofía, está en ultimo año, un año mayor que yo puesto que estamos hablando de un colegio técnico, pero a ella es mejor ni volverle a ver si no quieres problemas.

- Vale, Margarita está afuera esperándote – me llamo Sara desde abajo.
- ¡Ya voy!- le conteste tomando mis cosas.
Pase por el cuarto de mamá para verificar que dormía y no estaba tomando a escondidas, al parecer las pastillas tenían como efecto secundario hacerla dormir todo el día, que aunque era algo malo a la vez era algo realmente bueno; la bese en la mejilla y Salí de su cuarto para disponerme para ir al colegio.

- Adiós Sara- dije pasando a su lado en la puerta.
- Vale…
- Sip- me gire hacia ella viéndola seriamente.
- Cuídate – dijo cerrando la puerta.
- Todo el tiempo – le respondí, mientras comenzaba a caminar de nuevo hacia donde margarita – hola Doña Corazones – la salude entre risas
- Dijiste que me dejarías de decir así Vale – me reclamo con un golpe en el brazo
- Bueno es que Mar es gracioso dime que si – le pedí acomodándome el cabello de lado para no prensármelo con las correas del bolso.
- Pues si lo es, pero déjalo, solo cuando estemos solas dime así, y apresurémonos que nos va a dejar el bus tiradas –

Caminamos entre risas hasta la parada de autobuses, donde nos pusimos a la cola de la fila, sin dejar de hablar, teníamos que viajar hasta San José, donde ahí teníamos que recorrer toda la avenida y el boulevard para poder llegar a las paras de Desamparados, y así tomar el bus que nos llevaría al colegio, el voca, así le dicen, tomamos el bus y nos sentamos como todo el tiempo que alguna buen alma nos daba campa para sentarnos, rara vez topábamos con sentarnos juntas, pero siempre andábamos con nuestro reproductor, así que hola ventana.

Mire los autos pasar mientras escuchaba algo de Pink, un chico guapo se me había sentado al lado, pero iba mas concentrado en las protuberancias delanteras de una chica dos asientos delanteros que jamás se daría cuenta que una chica iba sentada a su lado, todos los hombres eran iguales, mientras la chica tuviera buenos atributos delanteros no importaba nada más.

Me cruce de brazos mientras observaba como Mar hablaba con una señora que se había sentado a su lado, a veces quería ser como ella, feliz sin ninguna clase de problemas siempre sonriente, me alegraba que fuera mi amiga, era mi razón para seguir adelante, era esa vocecilla que me hablaba todos los días, era como mi conciencia.

Llegamos a nuestro destino y al parecer más estudiantes habían tomado el transporte público, Mar me tomo de la mano y caminamos juntas hacia el colegio, mientras repasábamos lo que debía repasar yo para el quiz de español que tendríamos por la tarde, el cual por el altercado de llevar a mamá a la clínica no había podido pegarle el ojo a la materia, pero con algo de ayuda lograría sacarme por lo menos la mitad del porcentaje.

- CHICAS- nos grito Leo mientras se bajaba del auto de padre, que nos saludo con la mano a lo que ambas respondimos de la misma manera – hoy casi no me traen- dijo sacando todas las cosas del auto y despidiéndose de su padre.

Leo era la típica chica hija única y consentida, era bonita tenía el cabello negro a diferencia del mío y el de Mar que era castaño oscuro, pero el mío tenia sus momentos de rebeldía donde se veía claro, pero eso era muy pocas veces, de igual forma Leo era súper bonita y a comparación de Mar y mi persona ella si tenía novio y uno muy apuesto perfecto para ella, pero bueno el no está en el colegio ya va a la universidad, se llama David, y siempre la viene a recoger por las tardes, y bueno son una pareja feliz.

- Saben chicas, hoy me las cobro con Sofía – dijo muy seria
- ¿ah? ¿Qué dices Leo?- dijimos Mar y yo al mismo tiempo
- Si, ese prospecto de chica me las pagara hoy, saben de verdad me gustaba aquel vestido – dijo con rencor
- Leo eso fue el año pasado – comenzó Mar – tienes que dejarlo pasar, sabes que seguro ella ni lo recuerda y para que vas a gastar tu tiempo en alguien que no merece ni las migajas de tu tiempo, hazme el favor y…
- Mar, no me tienes que regañar de esa manera, solo quería hacerle una pequeña broma – se quejo mientras se cruzaba de brazos
- Si Leo pero mejor déjalo estar-

Mar era la que nos calmaba la sed de venganza y cualquier otra, ella era cien por ciento pacifista y todas estas cosas no le agradaban ni en lo más mínimo, así que siempre tratábamos de molestarla con esas cosas, ella no tenía ningún problema con nadie en el colegio, y era la mejor promedio en todas las materias.

Mientras caminábamos por los pasillos del colegio íbamos contándonos cosas sobre el fin de semana, ellas sabían que había pasado en el mío así que nos enfocamos en el fin de semana en la playa de Leo, que venía con la piel bronceada y bueno el calor le afecto algo en las ideas puesto que no dejo hablar en todo el día del tema de la venganza, pero cada vez que lo mencionaba se ganaba un sermón de parte de Mar, lo cual nos hacia reír cuando terminaba, hicimos el quiz y bueno era de esperarse, eran cinco preguntas de las cuales solo pude contestar tres, y esperaba de verdad tenerlas buenas, español nunca fue mi fuerte, así que apenas iba pasando, presentando todos los trabajos en los que ambas me ayudaban y de vez en cuando Greivin también me ayudaba, el era como el enamorado de Mar, los dos se gustaban pero nunca se decían nada, teníamos que trabajar en eso, pero Mar siempre nos regalaba una mirada acecina cuando hablábamos del tema en cualquier momento.

- Hey, hey, hey, bonita, cha cha cha – cantaba Greivin de manera graciosa a nuestro lado – saben me voy hacer cantante del hip-hop – agrego haciendo movimientos extraños con las manos.
- Bueno suerte en eso, acuérdate de nostras cuando seas famoso – le dijo Leo entre carcajadas
- Cha cha cha bonita, no es tan malo tiene ritmo – le dije riéndome suavecito
- Si bueno, no me importa lo que digan que a la única mamacita que le hago caso es a Mar – dijo abrazándola haciendo que reventáramos en carcajadas sonoras.
- ¡GREIVIN!- grito Mar
- Ya, ya, ya esta bien, esta bien ya no canto mas porque a la mamichurra no le gusto – dijo dejándola de abrazar para que Mar le propinara un golpe sonoro en la cabeza
- No me digas así- le dijo enojada
- Bueno…
- Cállate mejor –

Y así era la relación que tenían pero nunca daban para mas, nos despedimos como de costumbre, Mar se tenia que quedar en el colegio por diversas razones de trabajos que tenia que realizar para poder reponer unas lecciones a las cuales había faltado por que estaba enferma. Esto me dejaba a mí viajando sola en el bus una vez más.

Me puse el reproductor como de costumbre, ya para la tarde los buses iban casi vacios, me senté en los últimos hundiéndome en los asientos, mirando por la ventana, mientras comenzaba a llover una vez mas, todo el clima lindo en la mañana y por la tarde el diluvio total. Para cuando llegue a San José la lluvia se había calmado un poco por así decirlo, todas las personas se amontonaban bajo los pequeños techos dejando todo el boulevard libre para ir caminando, me había puesto el suéter negro, y la sombrilla como siempre brillaba por su ausencia.

Las gotas de lluvia caían como pelo de gato, casi no se sentía así que en otras palabras se podía decir que casi no llovía, pero luego de unos diez minutos comencé a sentir como las gotas avanzaban, me apresure a llegar a las paradas de autobuses, para poder llegar pronto a casa, ya me dolían los pies de tanto caminar por las calles de san jose, que al menos estaba algo desocupadas por las lluvias.

Me subí al bus como de costumbre, me senté al lado de la ventana de igual forma en uno de los últimos asientos, no podía creer lo aburrido que había estado el día, solo esperaba poder llegar a casa y meterme entre las sabanas, me había comprado unas galletas para mas tarde, supongo que Tamara no estará en casa y lo que es Sara regresara hasta mañana porque le toca hacer guardia en el hospital, eso me dejaba a mi al cuidado de mi madre, pero de verdad esperaba que estuviera dormida, no tenia muchas ganas de ponerme de niñera, y solo quería dormir, ni si quiera haría las tareas, eso era lo menos que quería hacer.

Baja del bus y trate de ignorar a la chica que gritaba algo con “te voy a matar Damián”, a veces deseaba ser ella, era de mi edad, pero ya para este año ella salía del colegio y yo aun seguía amarrada al mío, ella parecía feliz, tenia un novio guapo, que no era el tal Damián, y tenia buenos amigos, por ese lado no me quejaba, vivía a dos cuadras de mi casa pero siempre la veía por ahí.

Seguí caminando con las manos metidas en los bolsillos de la falda del colegio, mire la casa desde afuera, había una pequeña luz que alumbraba el área de la sala, de una vela lo mas seguro, me apresure a entrar y apague la vela, no creo que el que este una vela encendida sola sea buena idea, tire mi bolso por ahí, y subí alumbrando con la luz de un foco que había dejado Sara para que no tuviera que andar con una vela encendida por toda la casa, había dicho que hoy nos reconectarían la luz pero lo mas seguro fue que no le dio tiempo de pasar a pagarla.

Pase al cuarto de mamá, y ahí estaba dormida, al parecer Tamara le dio comida ya que en el suelo habían trastos sucios, cerré la puerta con cuidado y me fui a mi cuarto, patee varias cosas que habían en el suelo, me cambie la ropa por una mas cómoda, y me metí a la cama a esperar que Tamara o Sara llegaran pronto para no estar sola tanto tiempo.

No me gustaba estar en casa sola, con mamá en estado de inconsciencia y sin luz, cerré mis ojos fuerte para que las lagrimas no corrieran por mis mejillas, pero era algo que no podía evitar, era el estrés tal vez, de todas formas esperaba que todo esto pasara y que las cosas mejoraran realmente.




avatar
Evi


Femenino

Volver arriba Ir abajo

Re: Disfraces De Amor

Mensaje por kalary el Lun 20 Sep 2010 - 20:55

uyyy que temazo... angeles y demonios con olores a tierra mojada y otro a chocolate..
rico para un mordisco ja ja
buenismo el tema evi... me encanta y quiero leer el proximo capi....
que sea prontito pelaseeeeeeeeeeee!!! :Bravo: :Bravo:


Hola Invitado bienvenid@ a Fallen Angels



avatar
kalary


Femenino

Volver arriba Ir abajo

Re: Disfraces De Amor

Mensaje por Evi el Mar 21 Sep 2010 - 20:15

holas *///* que dicha que te gusto aqui dejo el segundo capi... aun no pasa gran cosa pero para los proximos si pasara hehehehe espero que te guste y si alguien mas se suma pues tambien espero que le guste bye!!!! wiiii

*********************************************************


II capitulo

La noche no había sido lo que yo esperaba, mamá comenzó a vomitar una hora después de que estuve metida entre las sabanas esperando a que Tamara asomara sus narices por la casa, debido a que nunca se apareció me toco hacerme cargo de mamá, que vomitaba cada cinco minutos manchando las sabanas, me sujete el cabello y me las arregle para limpiar cada vomito que aparecía en lo que iba abajo por algo para limpiar, al fin de cuentas llene un balde con las sabanas sucias y con los trapos que ensucie limpiando lo mismo.

Sara nunca llego, y Tamara brillo por su ausencia, mamá había dejado de vomitar pero no dejaba de llorar, la deje en el cuarto, limpiándome el rostro al pasar por el baño, baje y me quede a oscuras en la sala, no podía creer que todo esto me pasara a mí, no era una mala persona, ni yo ni ninguna de mis hermanas y la adicción de mi madre por el alcohol, comenzó cuando papá nos dejo y no volvió nunca más, olvidándose de que existíamos en la faz de la tierra.

Me cubrí la boca con mi mano, cerrando los ojos fuertes sabia que los momentos así odiaba todo cada ser de este planeta, porque estas cosas me pasaban cuando estaba sola, cuando no había nadie conmigo, limpie mis lagrimas con rabia acostándome en el sofá, quedaba media hora para alistarme para irme al colegio, toda la noche la había pasado limpiando a oscuras, porque la luz no regreso a ninguna hora, y ahora tenía solo media hora para poder dormir, claro estaba si lograba dormir algo, porque el dolor de cabeza era demasiado para mí.

Cerré mis ojos y espere a que un milagro ocurriera, cualquiera.

- Vale – sentí como alguien me movía, ¿Cómo era posible? me acaba de acostar.
- Déjame – me queje girándome incómodamente en el sofá.
- Vale, sube a tu cuarto a dormir – era Sara, brillante la hora a la que vuelve.
- ¿para qué? – pregunte molesta sentándome en el sofá.
- Ya es tarde y bueno ya la luz la conectaron de nuevo y bueno…
- ¿Ya es tarde? ¿Qué hora es?, debo ir al colegio, llegare tarde…
- Hey Vale, son las doce del día, a nada iras al colegio ve y acuéstate a dormir, descansa un rato mas y así…
- ¿Y ahora te importa que descanse?- pregunte recordando el hecho de que estaba enojada.
- Vale…
- Déjalo estar – le dije levantándome del sofá, subiendo a mi cuarto, lanzando
la puerta de manera que se escuchara duro y se diera cuenta de mi enojo.

No me quedaría en casa de eso estaba segura, saldría aunque sea a darle la vuelta a la manzana, así que tome la ropa mas cómoda, unos jeans azules demasiado gastados y una camiseta, me duche rápido dejándome el cabello sujetado, me puse algo de rímel, y un poco de perfume, que por lo que veía estaba en camino a desaparecer de la faz de este planeta.

Tome algo del poco dinero que me quedaba y baje las escaleras, un rico olor me detuve al pie de las mismas y un chico se asomo por las puertas de la cocina, lo mire asustada pero pronto lo reconocí era Cesar el novio de Sara, el Chef, el que cocinaba demasiado rico, pero estaba enojada así que desvié mis ojos de el, y obligue a mi nariz a que oliera otra cosa, tome las llaves de la casa deseando que Sara no apareciera por ningún lado con su plan de ¿A dónde crees que vas?...

- ¿A dónde crees que vas?- debía dejar de llamarla mentalmente.
- A despejarme – le dije sin volverle a ver
- No has comido nada, come algo por lo menos y así…
- No necesito comer Sara, necesito aire fresco libre al olor a vomitada, eso es lo que necesito - le dije de mala gana
- Pero Vale ven come algo esta delicioso – intervino Cesar desde la cocina – solo un poco por favor –
- No cesar, muchas gracias pero esta vez pasare de las delicias que haces para que comamos muchas gracias pero…
- Valentina – y esa… señoras y señores es mi madre.

La mire a lo alto de las escaleras, tense la mandíbula aguantando la rabia que hervía en mis venas en esos momentos lo menos que quería era hacer una escena delante del novio de mi hermana, la mire con la bata de dormir que le había cambiado unas dos veces por la noche, tenía grandes ojeras y su piel había tomado un tomo amarillento, y el cabello lo había sujetado dejando ver lo demacrada que se encontraba.

- Mamá ¿Cómo estás?- le pregunto Sara preocupada subiendo un escalón.
- Bien Sara, gracias, Valentina – me volvió a llamar, me reusaba a contestarle.
- Me voy, regreso en la noche, adiós – dije girando sobre mis pies abriendo rápido la puerta.
- Valentina ni se te ocurra cruzar esa puerta sin antes contestarme – me amenazo.
- JA sabes que mamá – dije sin voltearla a ver – antes de exigirme mírate en un espejo – le dije saliendo de la casa.

Sabía que había estado mal, pero ella no podía pretender que le dirigiera la palabra en ese estado, y menos en el estado en el que me encontraba, sabía que más tarde el remordimiento me acompañaría por el momento lo único que me acompañaba era la rabia, el disgusto, la ira, todos los malos sentimientos tal vez, por tenerla a ella como madre, sabía que me arrepentiría también de ese pensamiento, pero eso sería luego de que le diera la vuelta a la manzana.

Había comenzado con un paso agitado algo acelerado, por la presión en la que me encontraba, pero pronto mis pies frenaron el paso, estaba haciendo su sol, y los autos pasaban por la calle normalmente, metí mis manos en los bolsillos de los jeans, mientras caminaba pausadamente, sin dejar de ver todo lo que me rodeaba.

A mi lado paso esa chica que corría día y noche por estas cuadras, seguro entrenaba para alguna maratón o algo así, también olía algo rico, al menos no andaba dejando la pestilencia con el olor a sudor, me detuve en una pulpería que quedaba de camino, tome una cajilla de jugo de frutas, para irlo tomando pero me encontré con alguien algo indeseable.

- Vale – me dijo cuando intente ignorarle por completo – Dios cuanto tiempo ah pasado – dijo en tono de asombro.
- Hola Andrés – le dije de mala gana, el había sido el patán con el que se me había ocurrido salir hace dos años, y que por cierto la salida había sido un fiasco y luego de eso el desapareció de mi mundo.
- Como has estado preciosa – me pregunto besándome en la mejilla, a lo que me aparte de inmediato.
- Bien, sabes yo voy…
- ¿hacia dónde vas? Yo ando el auto si quieres te llevo – se ofreció de una manera bueno el ofrecimiento venía acompañado de una mirada lasciva, humedecí mis labios sujetando fuerte la cajilla del juego, para contenerme de darle un buen golpe.
- No gracias, es… es cerca y…
- Bueno te acompaño, para enmendar aquella salida que nos salió tan mal, anda preciosa – dije arqueando su ceja derecha.
- No Andrés – dije en seco pagando la cajilla del jugo rápidamente – no quiero que me acompañes – dije saliendo de la pulpería.

El podía ser el chico más guapo del mundo, que en realidad si lo era, con su cabello castaño claro despeinado al propio, esos ojos claros y una cara de pura inocencia, si claro si era el mismísimo demonio, vestido de cordero, suspire mientras abría la cajilla del juego, y tomaba la pajilla para meterla en la cajilla, tome del mismo caminando con tranquilidad, Andrés se podía ir a meter su auto donde su cuerpo ni viera la luz, donde yo no lo viera nunca más, a veces quería llevar un gran mazo para poder habérselo dejado enmarcado en la parte delantera del auto.

Respire tratando de recobrar la compostura tome del jugo sin parar hasta que el sonido que avisaba de que ya no había quedado más que unas cuantas sonó escandalosamente, deje de tomar y mire la cajilla, tampoco había comprado la más grande, había tomado la más pequeña y ahora tenía hambre, mucha hambre, mire la calle a lo largo, sabía que había una McDonals más abajo, podía pasar a ella y comprarme una hamburguesa, así mataría el hambre.

Tire la cajilla en un basurero y sentí como me tomaban del brazo, me quite por instinto, alistándome para golpear a quien fuera en el rostro o en sus partes más vulnerables, me tope con las manos en alto de Andrés, ¿Qué este nunca se cansaba?, lo mire con odio y baje mis puños.

- Y ahora…
- Y ahora te voy acompañar, sabes creo que tienes hambre, ¿puedo invitarte a comerte algo?- se ofreció caballerosamente.
- No gracias no tengo hambre – dije sintiendo algo de hambre en ese momento lo cual pude disimular con éxito.
- Sabes aguatar hambre es malo…
- Si bueno no la aguantes – le corte mientras retomaba mi caminata esperando a que el regresara a su auto y me dejara en paz a mí.
- Vale…
- Andrés ya te lo dije una vez, por el amor a Dios…
- Lo quiero enmendar no seas así, me siento el hombre mas imbécil por haberte dejado plantada de esa manera…
- Andrés ya lo había olvido, gracias por recordármelo –
- Bueno pero Vale salgamos de nuevo, tal vez pueda nacer algo – dijo tomándome del brazo acercándome a el
- No Andrés, suéltame – le dije sintiendo como su brazo me abrazaba por la cintura.
- Mira hacemos linda pareja – dijo demasiada cerca de mi rostro.
- No quiero saberlo, y aléjate de mí –
- No Vale quiero que seas mi novia, y quiero…
- SIGUELO QUERIENDO- le grite en el momento que empujaba de su pecho para poderme librar de su abrazo.

Corrí con todas mis fuerzas calle abajo, escuche sus gritos maldiciendo al aire, pero lo ignore, corría demasiado rápido como para ponerme a esperar a que me alcanzara en su auto, cruce la calle sin fijarme, no era muy transitada así que cruce sin ninguna falla, me metí en un callejón que daba al otro lado de un comercia, mire hacia atrás y vi como Andrés me observaba desde su auto.

- Maniático pervertido – dije para mí misma caminando fuera del callejón hacia el comercial.

Camine perdiéndome entre las personas que también estaban dentro del comercial, suspire algo tranquila, dejándome pasar entre las demás personas, mirando las tiendas por fuera, había ropa muy linda, pero estaba escasa de dinero así que no soñaba mucho con pasar y probarme alguna blusa, porque aquí a que vuelva a comprarme algo será como para navidad.

No había pasado ni hora desde que había salido de casa, y siendo realistas no volvería hasta el anochecer, no quería estar ahí, no importaba si ya hubiera luz para encerrarme en mi cuarto y poner la música alta, no, no quería eso, yo quería regresar a una casa normal, donde haiga una madre preparando la comida, donde discuta con mis hermanas porque me puse alguna blusa de ellas sin pedirla prestada, pero no, yo llegaría y comenzaríamos a discutir sobre alguna falla que tuve, sobre algo que no hice bien con mamá, por a verme marchado de esa manera, dejándolos a todos con la palabra en la boca.

Simplemente genial, si dejara de existir simplificaría la vida de todos considerablemente, per o ya que ya nada tiene importancia, las cosas estaban sucediendo y no había manera de remediarlas, Sara había votado todo el alcohol que había encontrado pero era cuestión de esperar a que mamá se quedara sola de nuevo y que volviera a robarle el dinero a Sara y se lo fuera a gastar en mas licor.

Llegue a un punto donde las personas dejaban de circular, la cabeza me estaba doliendo demasiado necesitaba sentarme en algún lugar, y el hambre bueno ahí estaba pero más que todo lo que me estaba molestando era el dolor de cabeza, me metí en una calle que tenía varias tiendas pero pocas pobladas, vi una banca al frente de una de ellas.

Conforme iba caminado el recorrido se me hacia más extenso, deje de ver a las personas y sentó como mis hombros chocaban con sus hombros pero ni si quiera me tomaba la molestia de pedir disculpas necesitaba llegar a esa banca ahora mismo, si no quedaría estampada en el suelo.

Llegue a unos pasos de la tienda, era de disfraces al parecer, se veía demasiada llamativa, cuando me sintiera bien entraría a ver los trajes, vi a alguien salir de la tienda y unas campanillas sonaron a su vez, me apoye del ventanal, llevando la mi mano a la frente, necesitaba esa banca pero si me movía caería al suelo.

- Hey – escuche que alguien me llamaba – hey, ¿te encuentras bien? - era más que evidente que no lo estaba – niña…

Me moví hacia atrás sola, todo se me estaba volviendo negro y un frio recorrió mi cuerpo entero, quería pedir ayuda, pero de mi boca no salía ningún sonido, quería llorar, quería estar en mi cama, lejos de todo el mundo, me moví hacia adelante, y sentí como una mano tomaba la mía, la estreche con fuerza, y sentí como la fuerza de gravedad hacia de las suyas, sentí como mi cuerpo caía antes de que dejara de sentir cualquier cosa.



avatar
Evi


Femenino

Volver arriba Ir abajo

Re: Disfraces De Amor

Mensaje por kalary el Miér 22 Sep 2010 - 6:27

que final... me dejaste en ascuas ja ja
:eh?: :eh?:
quien le sostiene la mano??? ...no me puedes dejar con la intriga ja ja
la primera parte me hice acordar a mi adolescencia con mis rayes ja ja
muy bien corazon. :Bravo: :Bravo:
puntos para ti.--
Pd- mandaste mp masivo para las demás se pasaran por tu historia???


Hola Invitado bienvenid@ a Fallen Angels



avatar
kalary


Femenino

Volver arriba Ir abajo

Re: Disfraces De Amor

Mensaje por Evi el Miér 22 Sep 2010 - 6:34

tengo que mandar mps???? O.O



avatar
Evi


Femenino

Volver arriba Ir abajo

Re: Disfraces De Amor

Mensaje por kalary el Miér 22 Sep 2010 - 6:58

ja ja si mensajes a todos sabes como hacerlo???


Hola Invitado bienvenid@ a Fallen Angels



avatar
kalary


Femenino

Volver arriba Ir abajo

Re: Disfraces De Amor

Mensaje por Evi el Miér 22 Sep 2010 - 6:59

pues... define todo... asi de uno en uno no??? porque si hay una fomra de mandarcelo a todo el mundo de una seria como que mas facil xDDD



avatar
Evi


Femenino

Volver arriba Ir abajo

Re: Disfraces De Amor

Mensaje por kalary el Miér 22 Sep 2010 - 7:32

JA JA SI.... SE PUEDE MANDAR A TODOS CON SOLO UN CLIK JA JA
VISTE QUE AL ESCRIBIR UN MP TE APARECE

ENVIAR UN NUEVO MENSAJE PRIVADO

Nombre de Usuario

O un amigo

O un grupo de usuarios (BUENO AQUI HAZ CLIK Y TE APARECE administradoras, alumnos, angeles caidos (sobre este titulo debes clikear angeles caidos)

Tema
disfraces de amor

y luego escribe el mensaje invitando a que se pasen por tu hsitoria dejando el link..
y listo.. lo envias


Hola Invitado bienvenid@ a Fallen Angels



avatar
kalary


Femenino

Volver arriba Ir abajo

Re: Disfraces De Amor

Mensaje por Evi el Miér 22 Sep 2010 - 7:33

woooooooo *se siente maravillada* lo ire hacer ahora mismo *¬*



avatar
Evi


Femenino

Volver arriba Ir abajo

Re: Disfraces De Amor

Mensaje por kalary el Miér 22 Sep 2010 - 7:37

listo corazon...preparate porque viene el batalon ja ja


Hola Invitado bienvenid@ a Fallen Angels



avatar
kalary


Femenino

Volver arriba Ir abajo

Re: Disfraces De Amor

Mensaje por Evi el Miér 22 Sep 2010 - 7:39

listo.... batalon?????? O:O



avatar
Evi


Femenino

Volver arriba Ir abajo

Re: Disfraces De Amor

Mensaje por kalary el Miér 22 Sep 2010 - 7:58

UPS.. BATALLON JA JA
VERAS COMO COMIENZAN A LEER TU HISTORIA....
enhorabuena por los mp masivos... ja ja viste era facil ja ja
es cuestion de practica ja ja


Hola Invitado bienvenid@ a Fallen Angels



avatar
kalary


Femenino

Volver arriba Ir abajo

Re: Disfraces De Amor

Mensaje por Evi el Miér 22 Sep 2010 - 8:02

ohhh... entiendo xDDDD a ver si me madrean porque no les gusta xDDD y si grax grax grax... xDDDD eso cuestion de practica xDDDD



avatar
Evi


Femenino

Volver arriba Ir abajo

Re: Disfraces De Amor

Mensaje por Angeles Rangel el Miér 22 Sep 2010 - 14:44

Hola Evi, gracias por compartir tu historia con nosotros desde hoy te seguiré felicidades escribes muy bien me encantá el tema.





avatar
Angeles Rangel


Femenino

Volver arriba Ir abajo

Re: Disfraces De Amor

Mensaje por Angeles Rangel el Miér 22 Sep 2010 - 14:45

Ahh por cierto, me interesa leer las dos anteriores, ¿me las puedes pasar por favor? gracias Evi.





avatar
Angeles Rangel


Femenino

Volver arriba Ir abajo

Re: Disfraces De Amor

Mensaje por Evi el Miér 22 Sep 2010 - 19:25

sipis te lo mando por mp... y grax por leerme *///*



avatar
Evi


Femenino

Volver arriba Ir abajo

Re: Disfraces De Amor

Mensaje por Liz el Miér 22 Sep 2010 - 21:18

BELLOTITAAAAAAA!!! XD

EVIII T_T no tengo vida T_T (q no me he podido conectar mucho jiji)

WAAAAA me gusta me gusta!!! Seguiré tu historia ^^

Saludos mon ami!!!


avatar
Liz


Femenino

Volver arriba Ir abajo

Re: Disfraces De Amor

Mensaje por Evi el Jue 23 Sep 2010 - 7:36

T///T LIZ!!!! bueeee ya nos pondremos deacuerdo un dia de estos para hacer algo *¬* y asi usare mi bufanda de nuevo xDDDDD y bien que te gustara!!!! creo que,.. nu si has leido algo mio xDDDDD



avatar
Evi


Femenino

Volver arriba Ir abajo

Re: Disfraces De Amor

Mensaje por Liz el Jue 23 Sep 2010 - 20:16

reir Así nos va a dar navidad y todo XD (Nio ya se comió la bufanda, si la quieres recuperar... arréglate con él)

Ahh pss si he leído, las lecturas del electrocardiograma de la vez pasada estaban interesantes, un poquito con muchas rayas pero psss ahí entendibles...

XD

Si esta historia es la continuación de algo... me lo pasas al correo??? :suplica:


avatar
Liz


Femenino

Volver arriba Ir abajo

Re: Disfraces De Amor

Mensaje por Evi el Vie 24 Sep 2010 - 3:21

¬¬

Liz decime si queres filete de culebra que yo busco como hacerlo por inernet... xDDD

pues de vdd? yo no entendi muy bien esas lineas ya sabes no entender mi yo persona...

xDDD

pues Liz.. ammm esto... pues no es la continuacion... son historias por separado donde salen personajes del primer libro y segundo libro... no tienen mucho que las una... pero vos decime y te lo mando xDD



avatar
Evi


Femenino

Volver arriba Ir abajo

Re: Disfraces De Amor

Mensaje por Evi el Sáb 25 Sep 2010 - 10:08

Capítulo III




Un rico olor a canela fue lo primero que sentí, aparte de algo de frio, también sentí como estaba sobre una superficie algo incomoda, me removí al sentir como algo me pinchaba en el brazo; a la vez trate de recordar en donde estaba, mi cuarto no tenía ese olor extraño a canela.

Un retorcijón hizo que me moviera aun mas, trate de recordar en donde me encontraba, puesto que estaba claro que no estaba en mi cuarto, ni en mi casa, pero a pesar de eso lo único que alcanzaba a recordar era la banca a la cual quería llegar, pero estaba consciente de que no había llegado a la dichosa banca, alguien… alguien me había sujetado… ¿pero quién?

Trate de recordar un rostro, pero en mi mente no había registro de ningún rostro, sentí como de nuevo me pinchaban el brazo a lo que me moví golpeando algo con mi mano, o mejor dicho a alguien que hizo una exclamación algo rara, en un idioma diferente, o solo tal vez me dolía la cabeza y el hambre me hacían escuchar cosas extrañas.

- Damián déjala dormir tranquila – hablo una voz que me pareció… esa había sido la última voz que había escuchado, era una voz suave, pero firme a la vez, como si fuera el encargado del lugar… del lugar…

- Va a despertar, quítate Damián que no sé porque presiento que te golpeara – me moví incomoda sobre donde me encontraba.

- Mira estar aquí… es aburrido y Charli me obligo a venir y…

- Yo no te obligue a venir – hablo una voz de chica, deteniendo supongo que al tal Damián, que también creo que era el que me estaba pinchando la mano.

- Bueno, bueno ¿Dónde está Mariela?- pregunto “Damián”

- Pues en donde esta todo el tiempo, en su zona- hablo esa voz con algo de duda impresa

- Esta despierta – hablo otra voz, ¿en dónde estaba?

- Y con todos ustedes hablando debe de estar aturdida, quítense, quítense – escuche de nuevo la vos, pero esta vez un poco más cerca.

Sentí como tocaban mi rostro, eran roces suaves, unos dedos suaves recorrieron el contorno de mi rostro, llenándome de una paz interna y extraña, Intente abrir los ojos pero una luz algo fuerte me cegó de nuevo, cerré los ojos fuertes, escuche una suave risa y sentí como alguien dejaba su mano sobre mi frente.

- Ábrelos – sentí algo de miedo, de ver de dónde me encontraba, y al parecer él lo noto – no debes tener miedo, no te haremos daño, solo ten cuidado con Damián – lo ultimo lo susurro, provocando que se me saliera una risa algo nerviosa.

- Hey! Cuidado con lo que dices, que soy un ángel- hablo alguien algo lejos.

Abrí mis ojos que tenían una sombra proporcionada por la mano de aquel chico, me costó algo acostumbrarme a la claridad, pero cuando lo logre me encontré con unos ojos negros, una nariz perfecta, y unos labios que estaban siendo mordidos por una fila de dientes blancos y perfectos, que al instante formaron una sonrisa hipnotizadora tal vez, sentí algo de rubor en las mejillas sin saber porque, pero desvié mis ojos de los suyos negros, mirando alrededor, encontrándome con que estaba en la tienda de disfraces, y estaba acostada en un molote de los mismos.

- Ven, te ayudo – dijo antes de que yo intentara ponerme en pie, pero el solo me ayudo a sentarme, no me dejo ponerme en pie, abrí mi boca para decir algo coherente pero mi estomago hablo antes exigiendo comida.

- Yo… lo siento… tengo algo de hambre – dije sintiendo como mi cara se ruborizaba por completo.

- Oh mi Dios, pero si tu estomago clama por el hambre de todos los habitantes del mundo – hablo un chico moreno, afrocaribeño, de cabello corto, que llevaba en las manos unos cuantos trajes.

- Theo – lo llamo con su voz suave en forma de regaño.

- Bueno, bueno -

- Charli ¿tu trajiste los emparedados?-

- Si señor, ya le llevo uno a la chica- mire hacia un lado observando a la chica con lentes, esta iba con unos jeans azules, una camiseta blanca y unas zapatillas converse verdes.

- Deja de llamarme señor, que tengo demasiadas cosas cerca para lanzarte – el chico la volvió a ver dedicándole una mirada de advertencia pero dulce a la vez.

- Mira…

- Charlotte la chica tiene hambre – le dijo serio evitando que le digiera algo mas - ¿Damián? – pregunto mirando alrededor.

- Se fue – dijo la chica de lentes agachándose al lado del chico frente a mí, con el emparedado que tenía una pinta de saber a gloria – toma, tu estomago no ah dejado de clamar por alimento desde que e desmallaste y …

- ¿desde qué hora no comes? – me pregunto el chico con voz dura y seria.

- Yo… bueno… me tome un jugo al medio día – dije sin verle a los ojos, me sentía chiquita por la forma en la que me hablaba.

- Comida solida exactamente – especifico el chico. Lo mire con duda y mordí el emparedado y respondí.

- Hace cinco segundos – dije con la boca llena, la chica rio y él se aguanto las ganas de reír también.

- No has comido nada desde ayer ¿cierto? – asentí con la cabeza a su pregunta.

Lo último que había comido en realidad había sido la mitad del almuerzo de Noel, que por recordarlo me habían obligado a comer, últimamente el apetito era algo que perdía cuando mamá estaba en ese estado, no me daba hambre la llegaba a sentir como en estos momentos pero siempre estaba discutiendo con Sara o con Tamara por lo que se me olvidaba y tomaba mis pastillas para dormir y me iba sin comer, no importaba la hora, pero ayer bueno estaba en el colegio sin almuerzo, Noel y Andrew saben la situación que hay en mi casa, no por mi boca si no por la boca de su madre que nos ah ayudado a trasportar a mamá unas cuantas veces, siempre me han ayudado, mas a mi que a mis hermanas por ser su compañera de clases, si saben que no me gusta hablar del tema y la única vez que lo hale fue cuando tenía una varilla de metal en las manos la cual doble, después de eso no eh hablado mas del tema con ellos dos.

- Ven hay una mesa y un par de sillas en la bodega, ahí te sentirás mejor que sentada en ese montón de disfraces que cierta criatura de Dios no ah empezado acomodarlos – dijo dedicándole una mirada a la chica de lentes que disimulo no escuchar.

Lo seguí mordiendo varias veces el emparedado, sin ver mucho alrededor, me indico con una mano que entrara por una puerta que según atine a pensar que esa era la bodega, la cual era iluminada por una débil luz, había una pequeña mesa y cuatro sillas alrededor de la misma, una cama individual en una esquina, un lavado y un horno microondas sobre otro mueble al lado del lavado, ya quisiera yo trabajar en un lugar así.

Gire sobre mis pies mirando el pequeño lugar que estaba pintado de una manera algo llamativa, parecía el atardecer o algo parecido, habían nubes blancas, teñidas de rojos, anaranjados y luces amarillas, que parecían de las puertas del cielo por así decirlo, puesto que en el techo habían mas de esas nubes, había un lado sin pintar aun, mordí una vez más el emparedado.

- Adrian tiene un don en sus manos –

- AISH- chille de susto cuando vi que no estaba sola y el chico Damián estaba sentado en una de las sillas, supongo que había pasado de él cuando había entrado.

- ¿nerviosa?- pregunto de manera labiosa

- No… ¿Quién es Adrian? – pregunte mordiendo de nuevo el emparedado

- Yo – dijo el chico de la voz suave entrando a la bodega con un juego de frutas de cajilla en las manos.

- El chico buen samaritano… si hubiera sido yo, dejo que te tuestes con el sol de medio día – tosí al oír a Damián, algo que no pude evitar.

- Soy yo el buen samaritano, lárgate de aquí haces que a cualquiera le caiga mas hasta un confite-

- Bueno niña, comete todo eso necesitas fuerzas, el señor buen samaritano es todo amor, pero… tiene sus momentos – dijo mientras se levantaba y salía de la bodega.

El se sentó frente a mí, sacando una silla para mí, me senté en la silla, mordiendo una penúltima vez el emparedado, el se quedo observándome sin decir palabra alguna, me sentí algo incomoda, pero preferí céntrame en el emparedado y no volver a verle.

- No comas tan rápido – me dijo mientras sacaba la pajilla del plastiquito de la cajilla del jugo – toma pausas y tomate esto – agrego metiendo la pajilla dentro de la cajilla pasándomela a la vez – es peligroso que andes de esa manera por las calles, si tienes problemas con la comida…

- Hey – lo detuve – ¿a que te refieres con problemas con la comida? – quise saber dejando de comer.

- Pues… problemas para comer… que veas la comida pero que digas algo así como estoy pasadita de kilos o …

- Mira bien – dije algo molesta poniéndome de pie - ¿parece que tengo un desorden alimenticio?- pregunte señalando mi cuerpo.

- No – negó en seco.

- Muchas gracias por el emparedado y el jugo – que no pobre – dime cuanto es para pagártelo – pedí mientras buscaba el poco dinero que andaba en los bolsillos de mis pantalones.

- No tienes que pagarme yo solo…

- Actuabas de buen samaritano… claro- dije de forma sarcástica, capaz y me salía un Andrés por aquí – dime cuanto es para pagarte - insistí

- No tienes que pagarme – el pareció molestarse, tomo mis manos y las cerro con el dinero dentro – yo solo te quiero ayudar como todos en esta tienda…

- No si quiera saben cómo me llamo –

- Si lo sabemos, te llamas valentina y ahora por favor siéntate porque…

Sentí un extraño mareo, como el que sentí a medio día, me fui de espaldas eso fue lo que sentí al menos, quede suspendida en aire, sentí como me tomaban de pies y manos y me dejaban sobre una superficie suave, luego de eso una oscuridad me cubrió, seguía escuchando cosas, a personas hablar, entre las muchas que logre entender, estaba la voz de mi madre, decía o se quejaba difícil saberlo, las voces de mis hermanas también me atormentaron diciéndome mala hija, todos me llamaban, vale, valentina, valentina, valentina…

- Valentina – Esa voz la escuche cerca, creo que demasiado cerca para mi gusto.

- ¿Qué le hiciste? – más voces y más.

- Nada yo solo… no se Mariela yo solo la sujete…

- Eres un idiota, eso es lo que eres no puedes usar…

- Sht sht sht dejen de hablar como cotorras – esta voz parecía de alguien mayor, de mayor rango dura, gruesa, estaba enojado tal vez.

- Vale, vale despierta cariño – hablo como mi madre, provocando que las facciones de mi rostro cambiaran

- No me hables como ella- pedí llevándome las manos al rostro – ¿Qué me paso? – pregunte

- Es el cansancio, el no comer, Adrian creo que es mejor llevarla a su casa es tarde y creo que…

- ¿Qué hora es demasiado tarde?- pregunte levantándome, dándome cuenta que estaba sobre la cama esquinera.

- Son las 10:00 pm, te desmayaste de nuevo, pero solo duraste unos quince minutos así, y lo mejor será llevarte a casa tus padres…

- Ellos sabían que llegaría tarde – dije algo satisfecha poniéndome de pie – yo estoy bien, ya los fastidie suficiente – dije mirando específicamente a Adrian – me puedo ir sola –

- Tu vives por mi casa, si gustas yo te puedo…

- Gracias pero no – metí la mano en el bolsillo donde tenía las monedas – muchas gracias por todo, y disculpen las molestias – dije caminando hacia fuera de la bodega en donde Adrian me miraba sombríamente – toma es por el emparedado y el jugo –

Salí de ahí antes de que el pusiera el dinero de nuevo en mi mano, ignore los disfraces por los que había sentido algo de curiosidad, las campanillas sonaron cuando abrí la puerta de vidrio, la brisa me recibió en un fuerte abrazo, la noche estaba algo sombría, el alumbrado estaba algo indeciso, chispeando de vez en cuando, me abrace con mis brazos ocultándome del frio.

Camine fuera de esa calle, encontrándome con el comercial que se encontraba cerrado, me metí debajo de las cadenas para poder tomar el callejón que me dejaba al lado detrás del comercia, me metí por el mismo, cruzándole rápido, me asome antes de salir del callejón, no se veían autos, ni personas escondidas por ningún lugar, conté hasta tres y Salí como alma que huye del diablo por así decirlo.

Corrí hasta donde las piernas me dieron, brinque una gradita que había pero a eso no le tome mucha importancia, excepto al ardor que me dio en el pecho que me obligo a detenerme a unas dos casas de las mías, había llegado realmente lejos, jadee en busca del aire que había quemado mis pulmones, estire mis brazos hacia arriba y me agache dejando mi cabeza entre las rodillas, para que el aire entrara más rápido, me limpie el sudor de la frente y me puse en pie una vez más.

Camine tranquila con pausa esos escasos metros que me separaban de mi casa, cuando estuve enfrente de la misma, note como todas sus luces permanecían encendidas, discutían como de costumbre para que todos los vecinos se dieran cuenta de lo que sucedía en nuestro mundo en caos, vi como Tamara salía con unas maletas en las manos, Sara le gritaba, una vez más Tamara se iba de casa, las vi sin decir nada, supongo que también llegaría el momento en que Tamara no regresara jamás, se subió a su auto y tiro la puerta dejando a Sara con la palabra en la boca.

Sara se dio cuenta de que ahí estaba yo, me dedico una mirada de “entra ahora mismo” la cual no logre ignorar, entre de mala gana a la casa y me desparrame sobre el sofá esperando a que Sara entrara con su discurso de hermana mayor.



avatar
Evi


Femenino

Volver arriba Ir abajo

Re: Disfraces De Amor

Mensaje por Sarita el Dom 26 Sep 2010 - 9:07

Evi!!!
me gusta mucho!!!! de veras que sí!!! :Bravo: :Bravo:
de fijo seré una de las que pasará por aquí frecuentemente, bueno cuando me pueda conectar, sigo sin compu... :MMm:
ya quiero saber que más pasará!!! :eh?:
me agrada ése Damián, chico malo jajajaja
por cierto me encanta que uses mi nombre aunque no tanto dado como se ve el personaje...
pero bueno esperaré más pronto!!! sonrisa
Beshos
:besos: :besote:




avatar
Sarita


Femenino

Volver arriba Ir abajo

Re: Disfraces De Amor

Mensaje por Evi el Dom 26 Sep 2010 - 10:48

xDDDD gracias Sarita!!!!! *///////* pero el personaje es bueno es la hermana mayor *////* y siii Damian *¬* xDDDDDD



avatar
Evi


Femenino

Volver arriba Ir abajo

Re: Disfraces De Amor

Mensaje por Liz el Dom 26 Sep 2010 - 19:47

Psss psss... (así suena Nío XD) y bueno... has visto a una anaconda desmontándose la quijada para comerse un antílope???

reir

:suplica: little buttercup.... y si vos me los pasas???

Jojojo Sarita q es bueno ser la mala muahaha :risaaa:



avatar
Liz


Femenino

Volver arriba Ir abajo

Re: Disfraces De Amor

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

- Temas similares

Página 1 de 3. 1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.