Bienvenido Usuari@!
No estás conectad@, por favor CONÉCTATE o REGISTRATE pinchando en este cuadro.

Torres del Desierto

Página 14 de 15. Precedente  1 ... 8 ... 13, 14, 15  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Torres del Desierto

Mensaje por dinamene el Jue 17 Nov 2011 - 23:42

Que bueno....Me quedó con la promesa

ah cierto...Ranguitos... .....


Visita mi blog....Requiem de Otoño.

...Tal vez en mi imaginación An, quería seguir siendo tuya...




dinamene


Femenino

Volver arriba Ir abajo

Re: Torres del Desierto

Mensaje por Invitado el Dom 20 Nov 2011 - 5:30

Gracias por el capítulo Atenea wiiii

Ya estoy deseando saber como continua... y no me gustaría estar en el lugar de Sifil cuando Samantha se despierte... reir
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Torres del Desierto

Mensaje por atenea el Dom 20 Nov 2011 - 17:40

gracias a ti por pasarte :besote:
quien sabe, a lo mejor ese golpe hace entrar en razón a Samanta reir
en cuanto consiga algo de tiempo para escribir subo el siguiente cap



VISITA MI FIC
(pincha sobre la imagen para ir)

Spoiler:
ler]]http://i46.tinypic.com/10nz2wi.gif[/img]
VISITA MI BLOG
(pincha sobre la imagen para ir)
atenea


Femenino

Volver arriba Ir abajo

Re: Torres del Desierto

Mensaje por Angeles Rangel el Miér 23 Nov 2011 - 22:05

Muchas gracias Atenea, por fin sabenos cómo continúa la historia.








Angeles Rangel


Femenino

Volver arriba Ir abajo

Re: Torres del Desierto

Mensaje por atenea el Miér 23 Nov 2011 - 22:52

De nada sonrisa
gracias a ti por pasarte kiss



VISITA MI FIC
(pincha sobre la imagen para ir)

Spoiler:
ler]]http://i46.tinypic.com/10nz2wi.gif[/img]
VISITA MI BLOG
(pincha sobre la imagen para ir)
atenea


Femenino

Volver arriba Ir abajo

Re: Torres del Desierto

Mensaje por atenea el Mar 6 Dic 2011 - 22:15

Bueno aqui tenéis un nuevo capi de mi historieta, espero que os guste y que comentéis mucho kiss

Viaje por el desierto


Samanta se despertó con un fuerte dolor de cabeza, como si algo o alguien la hubieses golpeado. Tras unos segundos peleándose con su conciencia que deseaba seguir durmiendo pues estaba en una posición muy cómoda, decidió abrir los ojos. En cuanto lo hizo se encontró asombrada con que no estaba en su cama calentita sino en una especie de moto voladora viajando por el desierto. La razón de que no hubiese notado el sol es que una larga sombra la estaba tapando. Con cuidado, levantó la mirada y se encontró con la cara de Sifil muy concentrada en manejar la extraña moto y por ello no se había dado cuenta de que había despertado. Bajo rápidamente la mirada y por primera vez tuvo conciencia de la forma en que Sifil la había agarrado para que no se cayese de la moto. Notó sus fuertes músculos del pecho debidos al enterramiento contra su espalda y como sus fuertes brazos la sujetaban a ambos lados de tal forma que no se pudiese caer de la moto por muchas curvas que ésta hiciera. Giro la cabeza para ver por donde iban pero sólo vio arena a un lado y a otro. Parecía como si estuviesen solos en ese caluroso desierto. Eso hizo que se empezase a preguntar sobre lo que había pasado ya que lo último que recordaba es que había estado gritado a Sifil como una loca. Después de eso su cerebro se negaba a entregar más información.

Suspirando porque no quería volver a discutir con el joven elfo, levantó el cuello y se dio la vuelta esperando a que Sifil la mirase. En cuantos sus ojos se encontraon con el verde penetrante del joven elfo, Samanta notó como la sangre comenzaba a fluir dentro de su cabeza y comenzaba a tener un calor enorme en la cara. Bajo la miraba avergonzada mientras Sifil decía:

-¡Ya te despertaste, menos mal!- y mirando hacia el frente- siento haberte golpeado en la cabeza pero estoy un poco cansado de discutir por bobadas y no podíamos perder el tiempo. Hemos descubierto que es posible que Luna esté en un gran peligro

Tras decir esto paró la moto voladora y la bajó hasta el suelo. Al ver lo que hacía Samanta preguntó asustada:

-¿Qué haces?
-Ahora que ya estás despierta no hace falta que vayamos tan lentos- explicó Sifil mientras la cogia por la cintura

Antes de saber que estaba haciendo, Samanta se bajó rápidamente de la moto con la mala suerte de que tropezó cayendo a la ardiente arena. Con voz muy temblorosa porque no sabía que pretendía Sifil volvió a preguntar:

-¿Qué haces?
-Lo siento, pensaba que había quedado claro. Si queremos darnos prisa te tienes que montar detrás de mi y agarrarte a mi cintura ya que de esa forma no me tengo que preocupar porque te caigas- y estirando la mano- por favor monta ya, que nos están esperando. A menos que sepas conducir una moto voladora. En ese caso es toda tuya
-No, no sé- dijo Samanta mientras cogia la mano de joven elfo y éste la levantaba
-Pues sube a mi espalda, deprisa
-Voy, voy- dijo Samanta

Montó encima y pasó sus brazos alrededor de la cintura de Sifil mientras rezaba para que su corazón dejara de latir tan fuerte. Una vez que Sifil comprobó que estaba lo suficientemente fuerte agarrada, elevó la moto y más veloz que un rayo fue hacia donde estaba el resto. Muerta de miedo por la velocidad con la que iban, Samanta cerró los ojos y apoyó la cabeza en la esbelta espalda del joven elfo. Sifil notó ese cambio de postura pero no aminoró el paso sino que aceleró haciendo que Samanta se sujetase con más fuerza a él, casi ahogándolo. Aunque sabía que debía bajar la velocidad, la sensación de los brazos de la joven bruja alrededor de su cintura le gustada por lo que haciendo caso onmiso a su conciencia siguió con esa velocidad.

Rápidamente llegaron donde estaba los chicos e incluso les adelantaron. Al ver que adelantaban a todo el mundo, Samanta comenzó a gritar a Sifil que parara mas éste lleno de adrenalina por la velocidad no le hizo ni caso. En una de las curvas por las dunas, Sifil perdió el control y se estrellaron contra uno de los cactus que había en el camino. En cuanto vio lo que había ocurrido, Soyura, que iba indicando el camino, se dirigió rápidamente hacia donde estaban los heridos y sacando un extraño ungüento de color amarillo y olor a limón se lo comenzó a untar por las heridas que el cactus les había causado al golpearse. Poco después llegó el resto de la comitiva, entre los que estaban Gorofero que al ver a su ama desmayada y llena de ungüento amarillo se dirigió rápidamente hacia ela maullando lastimeramente. Al escuchar los mauillidos de su adorado gato, Samanta se comenzó a despertar y se incorporó poco a poco para tranquilizar al pobre de Gorofero que ya no sabía que hacer.

Al cabo de un rato, Sifil se despertó también y en cuanto abrió un ojo, Gorofero le gritó muy enfadado:

-¡¡Cómo se te ocurre, so estúpido!! ¡¡Casí matas a la pobre de Samanta!! ¡¡eres un peligro andante!! ¡¡maldito elfo de las narices!! ¡¡Te voy a matar!!

Entonces Gorofero sacó sus uñas y se abalanzó sobre Sifil pero Samanta lo cogió a tiempo sentándolo sobre sus piernas mientras decía:

-Gorofero, tranquilo. Estoy bien, no ha pasado nada. Es normal que no sientas la velocidad en esos casos

Gorofero miró asombrado a su ama, pues había esperado que ésta se enfadase con el joven elfo y no era el único ya que el resto le miraba igual de asombrados. Samanta dejó a Gorofero en el suelo y se intentó levantar más una mano firme se lo impidió. Mientras tanto Sifil se incorporó poco a poco mirando fijamente a Samanta. Una vez estuvo totalmente incorporado bajo la cabeza diciendo:

-Lo siento mucho, Samanta. No debí haber conducido a tanta velocidad. Por mi culpa casi nos matamos
-Ya lo he dicho, no ha pasada nada y eso es lo importante. Lo único que tienes que hacer es ahora conducir más despacio
-¿Sigues queriendo ir conmigo en la moto?- preguntó Sifil asombrado por el cambio operado en Samanta
-Por supuesto, eres mi taxista y no te voy a dejar en el paro- respondió Samanta con una sonrisa sorprendiendo a todos con su respuesta
-Sam, ¿estás bien?- preguntó Gorofero apoyando una pata en su pierna
-Mejor que nunca, ¿por?
-No pareces tú, Sam- dijo entonces Nataniel poniéndose en cuclillas y tocando la frente de su amiga con la palma de la mano
-Nat, no tengo fiebre, en serio. No me pasa nada, sólo me he dado cuenta de que la vida hay que vivirla en cada momento y que no puedo estar todo el día preocupada o enfadada con el resto del universo, eso es todo.

Nataniel se puso de pie mirándola preocupado. Mientras Soyura había decidido que puesto que ya nadie la necesitaba y se habían parado era hora de buscar un nuevo lugar para dormir pues el oasis que estaba en la ruta se encontraba demasiados lejos. Con mucho cuidado para no levantar sospechas, intento atraer la mirada de Deseya. En cuanto lo consiguió le hizo una señal muy conocida entre los cazadores para que sus amos se transformasen rápidamente. Entonces Soyura se alejó poco a poco del grupo con la mala suerte de que chocó contra alguien pero antes de que se pudiese caer ese mismo alguien le sujetó fuertemente por la cintura impidiendo que cayera al suelo. Una vez comprobó que estaba en perfecto equilibrio, la soltó y dio un paso hacia atrás. Musitado un gracias, la joven elfa se dio la vuelta y le hizo de nuevo la señal a la leona que ya estaba preparada. En ese momento musitó el conjuro y en cuanto notó que sus brazos se comenzaban a convertir en alas emprendió el vuelo.

Tras unos segundos disfrutando del vuelo, Soyura se centró en su misión. Fue entonces cuando notó que alguien la seguía y utilizando uno de los trucos que le enseño su padre para escapar de los cazadores de las otras tribus, dio una vuelta en el aire situándose por detrás de su acosador. Lo más raro es que él ni se inmuto sino que siguió volando tranquilamente como si nada hubiese pasado.

“Te estas volviendo paranoica”- pensó Soyura que volvió a centrar su vista en el suelo. Justo entonces vio un precioso oasis muy parecido al que había estado con el príncipe tras su escapada del colegio. Planeó un poco más dando vueltas alrededor para decidir mejor si era el adecuado o no. El oasis era muy sencillo, un pequeño lago de agua cristalina rodeado de unas cuantas palmeras con cocos frescos. También tenía una pequeña cala situada en medio de las palmeras con una arena que parecía fina y bastante agradable. Soyura decidió bajar para comprobar que había suficiente espacio para todos en esa pequeña cala. En cuanto sus patas tocaron la suave arena se transformó de nuevo en la preciosa elfa que era. Fue entonces cuando escuchó el sonido de otra transformación a su espalda y muy nerviosa se dio la vuelta. Su sorpresa fue mayúscula al encontrarse con él pues pensaba que había sido lo suficientemente rápida trasformándose como para que él no la pudiese seguir y era imposible que conociera la señal pues sólo la conocían los cazadores y él no era un cazador.

Entonces escuchó una voz que decía interrumpiendo sus pensamientos:
-Me gusta este oasis y la playa es lo suficientemente amplia como para que entremos todos. Creo que lo mejor será que vayámos a con los demás, ¿no crees?
-Antes de irnos, tengo una pregunta- respondió la muchacha-¿Cómo has podido seguirme tan rápido?
-Vi como hacía la señal a Deseya- respondió él tan tranquilo
-¡Pero tu no eres cazador!
-Cierto, sólo soy un estúpido principe- respondió Hiri sonriendo y de repente poniéndose serio- Como príncipe debo velar por mis súbditos y uno de mis deberes es saber todos los signos de todas las tribus que hay en mi reino, incluyendo la de los cazadores de la tribu Seyurie, mi querida Soyura

Soyura no sabe que responder, se ha quedado sorprendida, sobre todo por el tono serio que ha puesto Hiri. Por primera desde que se volvieron a encontrar se ha comportado como el príncipe de los elfos del desierto que era. Entonces Hiri interrumpio sus pensamientos haciendo una señal con la cabeza a la que Soyura respondió con otra y juntos murmuran el conjuro de transformación

Cuando llegan a donde estaban los chicos les contaron lo que acaba de ocurrir y deciden ponerse en marcha. Nat, que se había vuelto a sentar al lado de Samanta se levantó rápidamente y ayudó a la joven bruja a levantarse. En cuanto se puso en pie Samanta notó un gran dolor en el tobillo derecho pero no dijo nada pues no quería preocupar a nadie ni que la expedición se retrasara por su culpa, ahora lo importante era Luna. Asi que mordiéndose la lengua para no gritar, dio varios pasos hacia la moto y ahogando un grito de dolor se montó en ella esperando a que Sifil llegase. La verdad es que aunque tendría que estar enfadada con el joven elfo no sabía porque pero se sentía casí feliz por el accidente.

Poco después llego Sifil y Samanta se dio cuenta de que se había puesto en la parte delantera de la moto por lo que intentó moverse hacia atrás pero una mano fuerte la retuvo. Sam miró a Sifil con intención de que esté le dijese porque ahora se colocara el detrás pero el joven elfo no respondió sino que simplemente se colocó detrás suya. Una vez estuvieron bien colocados y todos preparos para salir Sifil le dijo con voz ronca al oido de la muchacha:

-Si ves que voy muy rápido no dudes en frenar. No me lo digas, simplemente hazlo. Por cierto después quiero que tu y yo hablemos a solas

Samanta se quedó muy intrigada por las palabras del elfo, sobre todo por la última, ¿de que demonios quería hablar con ella? Todavía estaba dandole vueltas cuando llegaron al oasis y durante un segundo se olvidó de todo contemplando el bello paisaje, parecía una bella flor en medio de un bosque tenebroso, una mariposa en un jardín de rosas, un lugar donde tus sueños se pueden hacer realidad.

Desmontaron de las motos y se dirigieron a la playa. En cuanto llegaron Samanta se dejó caer con un suspiro que sólo escuchó Sifil que rápidamente se acercó a ella y sin que la muchacha pudiera decir nada, se arrodilló junto a ella. Entonces le quitó con un cuidado infinito, como si ella fuera de porcelana, la zapatilla de deporte y el calcetín blanco que se había puesto esta mañana. En ese momento llegó Rapaz con un poco de agua en una cofia y Gorofero con unas cuentas vendas. Sifil primero palpó con cuidado el tobillo de la muchacha moviéndolo poco a poco para que ella sintiera el menor dolor posible. Después cogió un trapo y con un poco de agua comenzó a lavarlo poco a poco. Luego cogió la venda y con el mismo cariño infinito se la envolvió con delicadeza pero firmeza de tal forma que la muchacha ya casí no podía mover el pie. Entonces Samanta no se pudo aguantar más y preguntó:

-¿Cómo lo has adivinado?
-Por la forma que andas, además Gorofero me ha dicho en tono de reproche que el tobillo lo tenías un poco hinchado. No es nada, un simple esguince pero lo deberías de haber dicho
-No quería causar problemas- murmuró la muchacha avergonzada
-Tú nunca causas problemas- dijo Sifil también en susurros mirándola fijamente a los ojos
-¿de qué querías hablar?- preguntó la muchacha mientras desviaba la mirada tras unos segundo en los que ninguno dijo nada
- Ya no importa- dijo el chico con una sonrisa mientras se levantaba- voy a por tu mochila, no te muevas

Samanta lo miró irse todavía más intrigada que antes pues el muchacho no se comportaba como normalmente sino que estaba más atento con ella, más cariñoso. Como si…. Samanta movió la cabeza de un lado a otro para olvidar el último pensamiento que había tenído sobre el comportamiento de su amigo. Además lo prometió y una promesa no se puede romper por mucho que el corazón te duela. En ese momento una voz dulce interrumpió sus pensamientos mientras decía:
-¿Me puedo sentar aquí?

Samanta dirigió su mirada hacia su nuevo acompañante y se llevó una sorpresa mayúscula al ver quien se había acercado

-Claro- dijo con una sonrisa
-¿Estás mejor?- preguntó mientras se sentaba
-La verdad es que sí- dijo Samanta mientras sonría- espera un segundo, ¿tú también te habías dado cuenta?
-Por supuesto- respondió sonriendo también- se nota muy fácilmente cuando alguien esta dolorida por algo.
-Parece como si te hubiera ocurrido a ti alguna vez
-Demasiadas- dijo mientras se tumbaba a contemplar las estrellas- La mayoría por tonterías pero algunas llegaron a mi alma y una me destrozó completamente. Con el paso del tiempo comprendí que no todo en la vida es diversión pero que si lloras por haber perdido el sol no podrás ver las estrellas. Por ejemplo lo que le esta pasando a Luna me destroza por dentro pero como no quiero preocupara a nadie decidó callarmelo e intentar ser siempre optimista. Pero muchas veces me cansó de estar siempre alegre y optimista. Vaya lo siento mucho, Sam te ha tocada a ti aguantarme está vez
-No te preocupes, no hay problema- respondió Samanta con una sonrisa sincera
-Bueno, te dejó sola que ya te he molestado lo suficiente. Gracias por escucharme. Me ha hecho bien
-De nada- respondió Samanta asombrada por su sinceridad

Se fue y Samanta se volvió a quedar sola con sus pensamientos que de nuevo volvieron sin que ella lo pudiese impedir al tema de Sifil. ¿Qué le ocurría al muchacho? No comprendía nada de nada. En ese momento se acercó Gorofero y maullando se colocó en las piernas de la muchacha para que ella le acariciase. Sin saber muy bien lo que hacía Samanta se tumbó en la blanca arena y sin dejar de acariciar a su gato se quedó totalmente dormida

Se despertó al notar los rayos del sol naciente sobre su cara y maullando como una gata se desperezó mientras a su cabeza volvían los recuerdos del día anterior. Incorporándose poco a poco, abrió los ojos y se encontró cara a cara con los de Gorofero que miraba preocupada a su ama. Samanta sonrió al ver su cara y Gorofero se acercó con mucho cuidado pues las heridas todavía no se habían curado del todo pese al ungüento que le dio Soyura. En ese momento apareció Nataniel acompañado de Sultán muy contento porque ya se hubiese despertado. Poco después fue apareciendo el resto de la comitiva. Fue entonces cuando Sam se dio cuenta de que faltaba Sifil en la cala y rápidamente preguntó por él:

-¿Dónde está?
-Dijo que se iba al lago a buscar algo de agua- respondió Nataniel- aunque hace bastante que se ha ido, ahora que lo pienso
-Tengo que ir a buscarlo- dijo Samanta mientras se intentaba poner en pie más entonces el pie le falló y volvió a caer al suelo dolorida

Lo intentó varias veces más, siempre con la misma mala suerte. Gorofero intentaba que se estuviese quieta más Samanta no hacía ni caso pues estaba realmente preocupada por lo que le podía haber ocurrido a su amigo. En ese momento apareció Sifil tan tranquilo con dos cubos llenos de agua y se dirigió hacia donde Soyura e Hiri intentaba cocinar el desayuno. Dejó uno de los cubos allí y ante el asombró de todos se dirigió con el otro hacia donde estaba Samanta. Una vez llegó allí, se arrodilló ante ella e hizo exactamente lo mismo que en la anterior noche con el mismo cuidado infinito, como si el tobillo de Sam fuera de cristal y al menor roce se pudiera romper en mil pedazos. Una vez hubo terminado se dirigió ante la atenta mirada de todos de nuevo al lago.

Después de desayunar se dirigieron de nuevo hacia la Montaña Oscura y tras horas de viaje apareció ante ellos el motivo de su viaje. Se trataba, como su nombre indica, de una gran montaña de color oscuro. Sobre ella había unas nubes también oscuras que amenazaban con lluvia más sólo brillaban con luces de relámpago lo que hacía que la montaña fuese más tenebrosa de por ti. A los pies de tan imponente obra de la naturaleza había, contra todo pronostico, una pequeña arboleda que parecía un rosa en medio de un zarzal. Estaba iluminado por una luz permanente y al verlo, Samanta no pudo evitar acordarse de su casa en el Bosque Encantado, esperaba poder volver a verlos a todos pronto.

Tan pronto como llegaron al límite los chicos desmontaron pues era muy peligroso pasar con las motos en medio de la espesura. Instintivamente Soyura se acercó a Hiri en busca de protección ya que como buena elfa del desierto, aborrecía un poco los bosques y ese en concreto le daba una mala sensación. Iban a entrar cuando de repente Samanta se dio cuenta de que faltaba alguién y miro hacia atrás. Entonces le vio tendido en la blanca arena del desierto y sin pensansélo dos veces se dirigió rápida como un rayo hacia él. Cuando llego observó que estaba tiritando y castañeaba como si estuviesen en pleno invierno. En seguida llego Soyura y con una serenidad y firmeza que marravilló a los presentes comenzó a impartir ordenes precisas, como lo hubiese echo durante toda su vida.

Una vez que tuvieron abundante agua y estuvieron debajo de una sombra, comenzó a echar agua sobre la frente del herido y después le puso un pañuelo en la cabeza. Cuando vio que ya no había peligro y que la fiebre estaba comenzando a bajar, mandó a Deseya a buscar a una desconsolada Samanta que se había quedado petrificada en el lugar donde antes estaba su amigo. Tras mucho insistir, la leona por fin consiguió que la joven bruja le hicera algo de caso.

Tras asentir varias veces con la cabeza, Samanta se levantó y ahogándo un chillido de dolor por el tobillo se arrodillo junto al enfermo y su joven enfermera. Una vez que se hubo puesto cómoda, Soyura le dijo sin rodeos
-Necesito tu ayuda para desnudarle
-¡¿Cómo?!- exclamó Samanta saliendo de su ensisbimiento
-La fiebre puede volverle a subir en cualquier momento y necesito saber que se lo esta causando
-¿No se lo puedes pedir a otra persona?
-No puedo porque sólo estamos tu yo- y cogiendola de la mano- por favor Samanta, te necesito, él te necesita
-De acuerdo- dijo la joven bruja mientras miraba a su amigo

Comenzaron a desnudarle quitándole con cuidado la chaqueta blanca y la camisa de manga corta naranja y se pusieron a inspeccionar el cuerpo con precisión. No encontraron nada que puediera haber ocasionado tanta fiebre por lo que mirándose a los ojos decidieron seguir buscando. Empezaron a enrollar los pantalones y a quitarle las botas pues antes de dejarle totalmente desnudo, Samanta quería asegurarse de que lo que le había causado la fiebre no estuviese por las piernas. Ya se iban a dar por vencidas y a quitarle del todo los pantalones blancos cuando Samanta vio que algo brillaba en el tobillo y ahogando otra exclamación de dolor por el tobillo se acercó a ver. Al ver la herida notó como se le revolvía el estomago y no vomito por los pelos. Después llamo a Soyura para que viniese a ver la herida. La joven elfa se acercó rápidamente y haciendo acopio de unas fuerzas que no creía que tuviera se puso a inspeccionar cuidadosamente la herida. Parecía poco profunda pero tenía una tonalidad verde amarillenta que no le gustaba nada de nada. Además había varios bultos alrededor de ella de los más sospechosos pues parecían mini-setas de color morado. Lo peor de todoe era el desgradable olor de la herida. Tan fuerte era el olor que Soyura y Samanta no se explicaban como se les había podido pasar por alto. Tras unos segundos en un espeluznante y sobrecogedor silencio, Soyura dijo:

-Bueno, lo primero de todo es limpiar la herida- y dirigéndose a los animales que se habían quedado- necesito que uno vaya a por agua, otro a buscar mis hierbas medicinales y otro a por vendas y necesito que lo hagáis rápido- y mirando fijamente a Samanta- Sam, necesito que intentes despertarle y que no se vuelva a domir

La muchacha, muda de asombro por la seguridad que emanaba de la joven elfa, asintió y ahogando gritos de dolor se dirigíó hacia la cabeza del enfermo mientras parte de su mente pensaba en el resto de sus amigos

Fin del capi



VISITA MI FIC
(pincha sobre la imagen para ir)

Spoiler:
ler]]http://i46.tinypic.com/10nz2wi.gif[/img]
VISITA MI BLOG
(pincha sobre la imagen para ir)
atenea


Femenino

Volver arriba Ir abajo

Re: Torres del Desierto

Mensaje por ANNA ROSE el Miér 7 Dic 2011 - 7:53

GRACIAS ATE COMO SIEMPRE EXELENTE




ANNA ROSE


Femenino

Volver arriba Ir abajo

Re: Torres del Desierto

Mensaje por atenea el Miér 7 Dic 2011 - 9:40

Gracias a ti por pasarte Anna kiss
me alegro de que te guste happy :felizz:
en cuanto pueda subo el siguiente cap



VISITA MI FIC
(pincha sobre la imagen para ir)

Spoiler:
ler]]http://i46.tinypic.com/10nz2wi.gif[/img]
VISITA MI BLOG
(pincha sobre la imagen para ir)
atenea


Femenino

Volver arriba Ir abajo

Re: Torres del Desierto

Mensaje por dinamene el Miér 7 Dic 2011 - 12:00

Ate....como siempre me ha encantado........... wiiii .....sobre todo eso de inspeccionar el cuerpo de alguien para saber el origen, jaja..... carcajada ......yo pensaba que esto iba para mal.......
Y me impresionó Sam.....¿de dónde salió?..¿seguro que es ella?... :shock:

Felicidades Atenea........ :goodjob: ......Espero el próximo capitulo..... happy .......


Visita mi blog....Requiem de Otoño.

...Tal vez en mi imaginación An, quería seguir siendo tuya...




dinamene


Femenino

Volver arriba Ir abajo

Re: Torres del Desierto

Mensaje por atenea el Miér 7 Dic 2011 - 12:10

jaja, la verdad es que si que eres un poco mal pensada, era todo en pro de la ciencia y de curar al enfermo reir
en cuanto a Samanta, muchas veces necesitamos una caida para darnos cuenta de muchas cosas sonrisa
happy me alegro de que te hay gustado :felizz:
en cuanto pueda subo el siguiente cap



VISITA MI FIC
(pincha sobre la imagen para ir)

Spoiler:
ler]]http://i46.tinypic.com/10nz2wi.gif[/img]
VISITA MI BLOG
(pincha sobre la imagen para ir)
atenea


Femenino

Volver arriba Ir abajo

Re: Torres del Desierto

Mensaje por Invitado el Miér 7 Dic 2011 - 22:11

Gracias Atenea kiss

Ya echaba de menos el relato y sí a veces las personas necesitan darse una buena leche para reaccionar y cambiar y la escena de desnudar a Sifil, por motivos médicos claro... happy , me resulto divertida.

No tardes con el siguiente capítulo.... :liindo:
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Torres del Desierto

Mensaje por atenea el Miér 7 Dic 2011 - 23:21

Gracias a ti Lau kiss
sip Samanta es así, la pregunta es cambiará totalmente su forma de ser
en cuanto a lo desnudar a Sifil, prometo que todo era en pro de la ciencia guiñar
en cuanto pueda subo el siguiente capi



VISITA MI FIC
(pincha sobre la imagen para ir)

Spoiler:
ler]]http://i46.tinypic.com/10nz2wi.gif[/img]
VISITA MI BLOG
(pincha sobre la imagen para ir)
atenea


Femenino

Volver arriba Ir abajo

Re: Torres del Desierto

Mensaje por Angeles Rangel el Mar 20 Dic 2011 - 8:29

Gracias por el capítulo Atenea, no me había dado cuenta de que ya habías subido otro.





Angeles Rangel


Femenino

Volver arriba Ir abajo

Re: Torres del Desierto

Mensaje por atenea el Mar 20 Dic 2011 - 12:51

Gracias a ti por pasarte kiss
no te preocupes, suele ocurrir reir



VISITA MI FIC
(pincha sobre la imagen para ir)

Spoiler:
ler]]http://i46.tinypic.com/10nz2wi.gif[/img]
VISITA MI BLOG
(pincha sobre la imagen para ir)
atenea


Femenino

Volver arriba Ir abajo

Re: Torres del Desierto

Mensaje por atenea el Mar 27 Dic 2011 - 23:51

Bueno nuevo capi por regalo de Navidad un poco atrasado reir
no se olviden de comentar guiñar


Sydney

Rebeca estaba cada vez más nerviosa e iba de un lado a otro del pasillo mientras su cabeza no hacía más que preguntarse el porqué de esa llamada. Talam la intentaba tranquilizar con palabras suaves e intentando restarle importaría al asunto pero lo cierto es que estaban esperando a las puertas del despacho desde que salieron de la biblioteca y casi estaba anocheciendo

Pesarosa y angustiada, la joven bruja finalmente se dejó caer al suelo y hundió la cabeza entre las rodillas mientras luchaba contra las lágrimas que amenazaban con salir de sus ojos en cualquier momento. Fue entonces cuando notó como Talam se situaba a su lado y sin decir nada la abrazaba haciendo que recostara su cabeza
contra su pecho. Rebeca no lo pudo aguantar más y se puso a llorar como una magdalena. Tras un rato llorando a lágrima viva se calmó y sin saber muy bien como se quedó totalmente dormida. Talam la miró con amor y después fijo su vista en la puerta esperando impaciente. Al final es sueño también pudo con él y se quedo totalmente dormido

Se despertaron al notar como alguien les movía con suavidad pero con firmeza y abrieron los ojos sobresaltados para encontrarse con una extraña elfa de cabellos plateados como la luna llena y vestida con un rico traje negro como la noche:

-Los directores les esperan- dijo con voz cantarina- seguidme por favor

Y traspasó la puerta. Los chicos se levantaron pesarosos y con dolores en todas las articulaciones por la mala posición en la que se habían quedado dormidos. Rebeca iba a traspasar también la puerta cuando notó como Talam la cogía por la muñeca mientras el otro brazo pasaba alrededor de su cintura atrayendola hacia sí e inclinando la cabeza le dio un beso de película que dejo a la pobre Rebeca anonadada. Entonces sin soltar le susurró al oido con voz dulce:

-Feliz cumpleaños, mi amor

Y le volvió a besar está vez con más insistencia. Recuperada del susto inicial, Rebeca pasó sus brazos alrededor de su cuello y jugueteo con su pelo mientras correspondía a su beso. Entonces escucharon un carraspeo a su espalda y rápidamente se separaron mas Talam siguió manteniendo su mano unida a la de ella. Una vez llegaron al balcón, Talam se transformó ante el asombro de la elfa y Rebeca montó encima de él pues aunque habían comenzado las clases de vuelo todavía no se sentía muy segura sobre la escoba y prefiría la espalda de su novio.

Cuando llegaron al despacho los directores ya les estaban esperando impacientes por sus caras de enfado. Despidieron con un gesto a la joven elfa que se marcho tras hacer una profunda reverencia. Entonces Kebiro fijo su mirada electrónica en la pareja y tras un silencio muy incomodo para los dos muchachos dijo:

-Bueno lo primero de todo, felicidades Rebeca
-Gracias- murmuró Rebeca avergonzada
-¿Te preguntaras porque te hemos hecho llamar?- dijo Danabia con su tono aristocrático
-Pues la verdad es que sí- respondió la muchacha levantado la mirada
-Acabamos de recibir una carta de tu padre donde nos decía que te venía a visitar hoy por ser tu cumpleaños. En ella nos indicaba que tú estabas al corriente de todo y que ya nos lo habrías comunicado y que la carta era simplemente un mero formalismo- dijo Kebiro- por tu cara de sorpresa veo que tu no tenías ni idea de eso
-¡Claro que no!-exclamó Rebeca enfadada- sino se lo hubiese dicho y ustedes lo saben

De repente Rebeca se acordó de la carta que su tío Jim le entregó en la Isla, una carta que todavía no le había dado tiempo a leer, una carta en la que su padre seguramente le contaba sus planes. Muerta de vergüenza y bajando la mirada, les contó lo de la carta de su padre. Talam pasó el brazo por sus hombros y a la atrajo hacia si mientras le susurraba al oído que no era culpa suya ni mucho menos, habían pasado demasiadas cosas como para acordarse de unas simple carta.

-Bueno, tranquilízate- dijo el señor Danabia- por suerte su padre también nos envió una carta a nosotros y hemos podido preparar los preparativos a tiempo
-¿Preparativos?- preguntó Rebeca levantando la mirada- ¿qué clase de preparativos?
-Bueno, como comprenderá su padre no se puede enterar de que la magia existe y tenemos que hacer desaparecer todo rastro mágico de nuestro internado- respondió Kebiro mientras sus teclas se movían a una velocidad de vértigo
-Eso me recuerda que hay una cosa que desde siempre he querido preguntarles- dijo Rebeca
-Dinos- respondió Danabia
-¿Qué le dijeron a mi padre para que me obligará a venir?- preguntó Rebeca con voz seria- y no me digan lo de mi abuelo pues no me lo creo. Les oí decir que lo hacían por mi bien y por el suyo
-Lo siento mucho pero esa es información confidencial- dijo Kebiro- y ahora si nos disculpas

Entonces la elfa volvió a entrar y se llevó a rastras a Talam y a una Rebeca enfurecida que no cesaba de soltar palabrotas contra los directores. En cuanto estuvieron a solas, Rebeca se puso a gritar como una loca y cuando Talam la intento abrazar para tranquilizarla se deshizo de su abrazo empujando al pobre elfo contra la pared. Al ver lo que había hecho, Rebeca se acercó corriendo a su novio y abrazándolo con fuerza le susurro al oído lo mucho que lo sentía. Después la ira pasó a la tristeza y sin poder evitarlo se puso a llorar desconsolada. Talam, recuperado del golpe la rodeo con sus brazos y la acuno entre ellos como si fuese un bebe que necesita protección.

Tras unos minutos en los que ninguno de los dos dijo ni una palabra, Talam decidió romper el silencio y girando a su amada hacia él le dijo:

-Hay una cosa en la que los directores tiene razón, amor- y tras darle un beso en la frente para que Rebeca se calmará- tus padres se llevarían un buen susto si se enterasen de que eres una bruja y que estas de novia con un elfo

Rebeca se acurrucó más junto a él mientras su mente pensaba en lo que acaba de decir su novio. Después suspirando se alejó poco a poco de su refugio y mirándole fijamente a los ojos verdes que la enamoraron desde que le vio por primera vez, le dijo con voz suave y ronca debido a los lloros:

-Tienes razón, por mucho que me duela decir esto, tienes razón. Mis padres nunca lo entenderían, a mi me costo entenderlo y eso que teóricamente yo tengo parte de sangre mágica- y abrazando con fuerza a su amor- tengo miedo, mucho miedo Talam, mucho miedo
-Tranquila, no te dejaré sola- murmuró el chico al oído con una sinceridad y poniendo énfasis en cada palabra

Rebeca se dejó proteger un rato más y después se levantó de un salto mientras decía:

-Bueno es hora de pensar como hacemos para transformarte en humano
-Una gorra para tapar mis orejas- respondió Talam poniéndose en pie- es casi lo único que nos diferencia
-No serviría porque en cuanto entrásemos en un lugar bajo techo te lo tendrías que quitar- y dándose la vuelta para mirar a su novio- tampoco ponerte una peluca porque mi madre sabe que no me gustan los chicos con el pelo largo, tengo esa manía
-Pues no se me ocurre nada- dijo Talam encogiéndose de hombros
-Creo que yo tengo una idea- dijo Sacre apareciendo acompañado de Esmeralda- toma

Le entregó una especie de pasta de color carne con la forma de media luna. Al verlo Talam abrió mucho los ojos y lanzó una mirada de interrogación a su compañero

-Cuando vimos como os enamorabais pensamos que la primera impresión de los padres de ella no podía ser que eras un elfo así que pedimos el “tapaorejas” a Alexinder- dijo Sacre bajando la mirada
-¿quién?- preguntó Rebeca mientras Talam se ponía esa extraña pasta en sus orejas puntiagudas
-Nuestro sacerdote- contestó Talam- ¿qué tal me quedan?
-Estas perfecto- dijo Rebeca sonriendo mientras le tocaba con cuidado las orejas- No se te nota nada
-De eso se trata- dijo Talam cogiéndola de la mano- vamos a ver a mi futuros suegros

Se dirigieron hacia la salida donde les estaba esperando un misterioso hombre joven de pelo negro como la noche y miranda alegre como el día soleado. Lo primero que hizo cuando llegaron fue esbozar una sonrisa al ver las orejas recién estrenadas de Talam. Fue entonces cuando Rebeca vio llegar a dos personas de unos cincuenta años y soltándose de la mano de su novio fue a su encuentro corriendo. En cuanto llegó se fundó en un gran abrazo mientras su madre no hacía más que repetir, mi niña, mi dulce niña. Rebeca se separó y cogiéndoles de la mano se dirigió hacia donde le estaba esperando un colorado Talam y el misterioso hombre que no sabía quien era. La señora Wait era una mujer de pelo rubio como su hija y una mirada bondadosa que ahora miraba divertida a Talam. Llevaba un vestido blanco de lino y sobre él un chal azul cielo. El señor Wait iba vestido con un traje de verano marrón claro con camisa azul claro a juego con el chal de su esposa. Saludo con un rápido apretón de manos al misterioso hombro mientras por el rabillo contemplaba a Talam. Antes de que pudiera nadie decir nada, apareció la señorita Taria que llevaba una falda rojo fuego y una camisa blanca con corazones rojos. Con una sonrisa que deslumbraría a cualquiera dijo:

-Bienvenidos a Torres del Desierto, señores Wait. Esperábamos con ansia su visita- y mirando fijamente a Rebeca- Feliz cumpleaños, Rebeca
-Gracias- respondió la muchacha asombrada
-Veo que ya han conocido a nuestro director Danabia. El señor Kebiro se disculpa por no poder asistir pero esta en una reunión muy importante. Les envía sus más sinceros saludos- dijo dirigiéndose de nuevo a los padres de Rebeca
-Igualmente- respondió Robert con voz grave mientras daba la mano- ¿y usted es?
-Mi nombre es Taria. Lo sé se que es un nombre muy raro pero mi madre era fanática de las historias de magia- y sonriendo de nuevo- soy la tutora de Rebeca
-Encantada- dijo la madre de Rebeca con la misma sonrisa- le tenemos que pedir que deje a Rebeca el día libre. Hemos reservado sitio en un restaurante cerca de la bahía de Sydney y después iremos a escuchar música en la Ópera
-Señorita Taria- dijo Rebeca al escuchar a su madre
-Dime, Rebeca- respondió
-¿Puede dar el día libre a alguien más?- respondió mientras con la mirada señalaba a su novio
-Rebeca, hemos venido para estar los tres como una familia- respondió Robert al captar la mirada de su hija y dirigiéndose a Talam- por cierto, ¿quién eres tú?
-Me llamo Eric y soy un amigo de su hija- respondió Talam avergonzado
-Es mi novio- respondió Rebeca interponiéndose entre su padre y Talam- o se viene con nosotros o yo no voy
-Pero princesa…- dijo la madre
-Es mi última palabra- dijo Rebeca mientras le daba la mano a un asombrado Talam- además su nombre no es Eric y…

Entonces el misterioso hombre conocido como el señor Danabia para los padres le tapo la boca mientras sonreía a los padres. Tras cerciorarse de que la muchacha se mantendría callada dijo:

-Disculpen a su hija, es que aquí Eric es más conocido como Talam puesto que sus padres son leñadores y a ella le ha parecido raro que se presentarse de esa forma
-Pero iba a decir algo más- dijo la madre mirando preocupada a su hijita
-El director tiene razón- dijo Rebeca- sólo es eso. Iba a decir que quiero que venga con nosotros porque es lo mejor que me ha ocurrido mientras estaba aquí
-Tu también eres lo mejor que me ha ocurrido a mi- dijo Talam mientras la abrazaba- pero tus padres tienen razón, después de todos han recorrido todos estos kilómetros para pasar un día con su niña
-Pero…- dijo Rebeca
-Calla- dijo Talam poniendo el dedo en la boca- yo estaré bien, después de todo tenemos clase, ¿recuerdas?- y dirigiéndose a los padres- encantado de conocerles, señores Wait.

Dio un beso en la mejilla de Rebeca y se separó rápidamente dirigiéndose al interior del edificio mientras Rebeca lo seguía con la mirada intentado que las lágrimas no asomasen por sus ojos. Después se dirigió hacia sus padres y con una sonrisa que le pareció incluso forzada a ella les indicó con la mano que ya estaba lista. Se despidieron de ellos y se dirigieron hacia el helicóptero que les esperaba a las afueras del colegio.

Cuando llegaron a Sydney, Rebeca ahogó una exclamación de asombro y por un segundo se olvido de Talam. La bahía, con su gran puente colgante también conocido como Sydney Harbour Bridge y sus aguas resplandecientes le parecieron una de las siete maravillas del mundo. El restaurante, un italiano, estaba en frente de la bahía y el color rojo de sus toldos destacaba entre tanto blanco del resto de restaurantes. El padre de Rebeca hizo una señal al camarero que rápidamente lo sentó en una mesa al lado de la ventana. Los manteles eran blanco cual nieve y las copas de un cristal más brillante que el sol.

Después de comer se dirigieron hacia la Opera de Sydney, una gran construcción símbolo de la ciudad. Según lo que pudo leer Rebeca en la guía que les habían dado en el año anterior había sido declarado Patrimonio de la Humanidad. Fue diseñado por el arquitecto danés Jørn Utzon en 1957 e inaugurado el 20 de octubre de 1973, con presencia de la reina Isabel II del Reino Unido. Se trataba de una construcción expresionista con un diseño radicalmente innovador, conformado por una serie de grandes “conchas” prefabricadas, cada una tomada de la misma semiesfera, que forman los tejados de la estructura. Por lo que pudo leer, la Opera cubría 1,8 hectáreas, tenía 183 metros de largo y alrededor de 120 metros de anchura máxima. Se apoyaba en 580 pilares hundidos hasta una profundidad de 25 metros bajo el nivel del mar. Al entrar se dirigieron rápidamente a una de las bóvedas centrales donde escucharon unos de los conciertos más bonitos del mundo y al terminar Rebeca aplaudió como la que más aunque su corazón seguía pensado en su novio.

Tras el concierto dieron un paseo por la bahía en un barco que había contratado Robert. Se trataba de una lancha a motor de color azul cielo y de nombre, Yendys. El capitán, un hombre de unos setenta años, pelo blanco cual nieve y barba bien cuidada les dijo que el nombre se le había ocurrido a su esposa fallecida hace dos años y que lo conservaba en su honor. Mientras contemplaba el atardecer Rebeca tuvo que reconocer que su padre se lo había montado bien y que el día estaba siendo casi perfecto, faltaba alguien para que fuera perfecto. Rebeca suspiró y mirando al mar, se dejó llenar por su calma y tranquilidad.

-Hija- dijo Robert interrumpiendo los pensamientos de la joven- ¿estás bien?
Rebeca se dio la vuelta y con una sonrisa algo forzadaza dijo:
-Si no te preocupes, es que me gusta mucho el mar- y dándose la vuelta- es lo único que le falta a mi nuevo colegio, el mar
-Tenemos algo para ti, mi amor- dijo su madre acercándose

Rebeca se volvió a dar la vuelta y sin saber muy bien porque abrazó a su madre con todas sus fuerzas mientras las lágrimas corrían por sus blancas mejillas.

-Os he echado de menos- dijo sollozando
-Y yo a ti, mi niña- dijo la madre respondiendo a su abrazo tras la sorpresa inicial

Después de varios minutos disfrutando la una de la otra, Robert carraspeo y dijo con voz ronca por la emoción:

-¿No quieres tu regalo, corazón?
-Vuestra visita ha sido el mejor regalo- dijo Rebeca aun con lágrimas en los ojos mientras abrazaba a su padre

Su padre correspondió a su abrazo mientras pensaba en lo que había crecido su niña en algo más que un mes. Entonces, sin que el pudiera impedirlo se acordó del chico que estaba con su hijita y como había comprendido lo que querían. Mirando con su amor a su ángel preguntó:

-¿Quieres que volvamos al colegio para abrir allí tu regalo?

Rebeca en seguida captó lo que en verdad su padre preguntaba y abrazándolo aún más fuerte asintió con la cabeza.

Volvieron a la escuela en el helicóptero que los había traído y allí se encontraron con que les estaba esperando Talam sentado en un taburete desmontable. En cuanto el helicóptero piso tierra, Rebeca se bajó y fue corriendo al encuentro de su novio.
Tanto se impulso que al llegar no pudo parar y acabaron ambos en el suelo. Tras el susto y al ver que la posición en que se encontraban no era la mejor para estar delante de sus padres, Rebeca se incorporo y ayudo a incorporarse a su asombrado novio mientras su cara alquería un tono rojizo. Una vez que estuvieron levantados le abrazo teniendo cuidado para no volverle a tirar. Talam, que ya se había recuperado del susto inicial correspondió con ganas a su abrazo. Rebeca se puso de puntillas y antes de que Talam pudiera hacer o decir nada unió sus labios a los de él mientras sus manos rodeaban su esbelto cuello en un intento de atraerlo más hacia ella. Como no sabía exactamente lo que estaba pasando y al notar la cercanía de los padres de su novia, Talam se intentó en un principio alejar de ella pero al final sucumbió y respondió con ansia a su beso.

Tras unos segundos en los que se sintieron alejados de todo el mundo, escucharon un carraspeo y se separaron, Talam avergonzado y Rebeca con una sonrisa de oreja a oreja. Después, cogiendo la mano de su adorado novio se dirigió hacia donde les estaban esperando sus padres. Cuando llegaron, Rebeca dijo con la misma sonrisa:

-Bueno, ahora que estamos todos, ¿Qué os parece si me dais los regalos?- y mirando a sus personas más queridas- ¿quién empieza?
-Nosotros- dijo su padre mientras sacaba un paquete de la espalda

Antes de abrirlo, Rebeca intento adivinar que había dentro por lo que observó con mucho cuidado la caja. Se trataba de un paquete rectangular bastante grande por lo que Rebeca se preguntó como era posible que su padre lo hubiese tenido escondido durante tanto tiempo. El papel estaba decorado con un millar de flores rojas y tenía una tarjeta donde decía: “Feliz Cumpleaños, ángel nuestro”. Con mucho cuidado por si acaso era algo frágil lo movió pero no salió ningún sonido de él. Al final la curiosidad pudo con ella y comenzó a desenvolverlo con cuidado pues no quería estropear el papel. Cuando por fin terminó de quitar el papel dejó el paquete sobre el suelo y doblo con un cuidado infinito el papel de regalo. Después, muerta de curiosidad, abrió con un mucho cuidado la caja blanca y se llevó una sorpresa al ver lo que había en su interior. Se trataba de una tela de color azul muy claro, casi transparente y muy vaporoso. La quito con cuidado dejando ver un vestido precioso. Del mismo color que la tela que antes lo cubría y muy largo parecía un vestido de princesa de cuento de hadas. Lo sacó con mucho cuidado para verlo mejor. Se trataba de un estilo bastante antiguo con un corpiño ajustado en forma de palabra de honor, que dejaba ver hombros y brazos y una falda que se abría hacia el centro como si una montaña se tratase. Fijando la vista se dio cuenta de que el corpiño estaba decorado con un millar de flores entrelazadas lo que hacía que destacara sobre la lisa falda. Una vez lo hubo contemplado desde todos los ángulos posibles lo devolvió con mucho cuidado a la caja. Después pasó un brazo alrededor de cada cuello de sus padres y les abrazó fuertemente para demostrar su agradecimiento pues se había quedado sin palabras debido a la sorpresa.

Tras responder con ansia a su abrazo, su padre se separó un poco de ella y se dio la vuelta para sacar dos pequeños paquetes idénticos al anterior. Está vez Rebeca se dio prisa por abrirlos pues su paciencia se había acabado con el primero. Destrozo el papel y lo tiro al suelo. Uno de los paquetes tenía dentro otros dos más pequeños que Rebeca decidió que luego abriría. Abrió el otro y se ahogó una exclamación de sorpresa al ver lo que tenían. Se trataban de unas preciosas sandalias con un poco de tacón. Era del mismo color que el vestido y estaban decoradas con diminutas flores, tan pequeñas que tenías que centrar la mirada para verlas. Dejo con cuidado los zapatos en el suelo y se centro en la pequeña caja. Al abridla se encontró con una preciosa estrella, también de color azul que rápidamente se puso en la cadena que llevaba siempre en el cuello. Después se volvió a dirigir hacia sus padres y le dio otro abrazo que les dejó sin respiración.

Una vez que lo hubo recogido todo, Rebeca iba a hablar cuando notó como alguien le tapaba los ojos con una venda y con mucho cuidado tomaba su muñeca. Después esa misma persona le dio la vuelta y le planto un rápido beso en los labios mientras le quitaba la venda. Muy intrigada Rebeca dirigió su mirada hacia la muñeca y se encontró con una preciosa pulsera de plata que tenía un pequeño corazón.

Entonces, sin poderlo evitar, rodeo el cuello de su novio con los brazos y le planto un beso que fue correspondido de inmediato. Escucharon un nuevo carraspeo y de nuevo se separaron para mirar avergonzados a los padres de la muchacha.
Robert, mirando con mucho cariño a su niña volvió a sacar un nuevo paquete de la espalda. Estaba se trataba de una carta sin remitente. Rebeca, un poco asombrada, soltó la mano su novio y con muchos nervios la cogió. Después, ante la atenta mirada de sus padres y su novio la abrió con mucho cuidado para leer lo siguiente:

Querida Rebeca:

¡¡Feliz cumpleaños!! Espero que estés muy bien y que te lo estés pasando genial en este día tan especial para ti. Siento no poder estar hay para tirarte de las orejillas y darte mi regalo pero espero pronto poder ir. De nuevo mis mas sinceras bendiciones
Besos y abrazos

Tu tío que te quiere con toda su alma

Tras leer la carta, Rebeca no pudo evitarlo y sonrío a sus padres mientras gruesas lágrimas caían de sus ojos. Después tomo de nuevo la mano de su novio y acercándose a sus padres le dio un abrazo infinito para agradecerles el magnifico día que estaba viviendo. Tras unos segundos que le pareció como si el tiempo se hubiese detenido escucho un carraspeo a su espalda y se separaron asustados pues no esperanzan a nadie más.

Con mucho nervio, Rebeca se dio la vuelta y miro extrañada al extraño personaje que acaba de aparecer. Iba a preguntarle quien era cuando vio como su padre se adelanta para protegerla como si fuese el mismísimo demonio. El extraño hombre, haciendo caso omiso al padre de Rebeca sonrió mientras decía:

-Feliz cumpleaños, mí querida Rebeca.

Fin del capi



VISITA MI FIC
(pincha sobre la imagen para ir)

Spoiler:
ler]]http://i46.tinypic.com/10nz2wi.gif[/img]
VISITA MI BLOG
(pincha sobre la imagen para ir)
atenea


Femenino

Volver arriba Ir abajo

Re: Torres del Desierto

Mensaje por Angy el Mar 27 Dic 2011 - 23:53

Esta genial atenea,no habia visto el tema,pero ahora lo voy a seguir.


Angy


Femenino

Volver arriba Ir abajo

Re: Torres del Desierto

Mensaje por zune el Mar 27 Dic 2011 - 23:56

@Angy escribió:Esta genial atenea,no habia visto el tema,pero ahora lo voy a seguir.
Jajajaja estoy contigo Angy..









Te quiero Ate!! :besote:
zune


Femenino

Volver arriba Ir abajo

Re: Torres del Desierto

Mensaje por ANNA ROSE el Miér 28 Dic 2011 - 0:36

GRACIAS ATE POR EL REAGALO




ANNA ROSE


Femenino

Volver arriba Ir abajo

Re: Torres del Desierto

Mensaje por atenea el Miér 28 Dic 2011 - 11:34

Gracias a vosotras por pasaros,
me alegro de que os guste happy
en cuanto pueda, tenga algo de tiempo entre estudio y estudio subo el siguiente cap, lo prometo!!!!



VISITA MI FIC
(pincha sobre la imagen para ir)

Spoiler:
ler]]http://i46.tinypic.com/10nz2wi.gif[/img]
VISITA MI BLOG
(pincha sobre la imagen para ir)
atenea


Femenino

Volver arriba Ir abajo

Re: Torres del Desierto

Mensaje por Invitado el Miér 28 Dic 2011 - 19:52

Gracias por el capítulo, ha sido un bonito regalo de Navidad :besote:
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Torres del Desierto

Mensaje por atenea el Jue 29 Dic 2011 - 11:01

de nada Lau, gracias a ti por pasarte :besote:
me alegro de que te haya gustado happy
a ver si saco algo de tiempo y tienen un capi para celebrar el año nuevo :felizz:
kiss



VISITA MI FIC
(pincha sobre la imagen para ir)

Spoiler:
ler]]http://i46.tinypic.com/10nz2wi.gif[/img]
VISITA MI BLOG
(pincha sobre la imagen para ir)
atenea


Femenino

Volver arriba Ir abajo

Re: Torres del Desierto

Mensaje por dinamene el Lun 2 Ene 2012 - 14:11

Excelente capi ate......
Me ha encantado..... :besote:


Visita mi blog....Requiem de Otoño.

...Tal vez en mi imaginación An, quería seguir siendo tuya...




dinamene


Femenino

Volver arriba Ir abajo

Re: Torres del Desierto

Mensaje por atenea el Lun 2 Ene 2012 - 14:13

Gracias sonrisa happy kiss



VISITA MI FIC
(pincha sobre la imagen para ir)

Spoiler:
ler]]http://i46.tinypic.com/10nz2wi.gif[/img]
VISITA MI BLOG
(pincha sobre la imagen para ir)
atenea


Femenino

Volver arriba Ir abajo

Re: Torres del Desierto

Mensaje por Angeles Rangel el Vie 13 Ene 2012 - 4:39

Gracias Ate por el capítulo.





Angeles Rangel


Femenino

Volver arriba Ir abajo

Re: Torres del Desierto

Mensaje por atenea el Vie 13 Ene 2012 - 18:05

Gracias a ti por pasarte :besote:



VISITA MI FIC
(pincha sobre la imagen para ir)

Spoiler:
ler]]http://i46.tinypic.com/10nz2wi.gif[/img]
VISITA MI BLOG
(pincha sobre la imagen para ir)
atenea


Femenino

Volver arriba Ir abajo

Re: Torres del Desierto

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

- Temas similares

Página 14 de 15. Precedente  1 ... 8 ... 13, 14, 15  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.