Bienvenido Usuari@!
No estás conectad@, por favor CONÉCTATE o REGISTRATE pinchando en este cuadro.

Vampire V

Página 1 de 7. 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Vampire V

Mensaje por Mary Elizabeth el Dom 30 Mayo 2010 - 17:13

Jeje Buenas, buenas! pues... vengo por aquí a mostrarles una historia que estoy escribiendo! la empecé hace mucho tiempo, antes del boom de twilight jeje, y ahora que todo es de vampiros no suena nada original! pero a mi me gusta bastante! me encantaría que fueran leyendo y me den su opinión!!

Besos!

Aquí empieza...

--------------------------------------------------


CAPITULO I

Un año más, esto era lo que me repetía cada vez que miraba de nuevo el largo e imponente portón negro con las iníciales de la Academia Bauer incrustadas en él; suspiré por décima vez mientras veía como este se habría de par en par y daba paso a la larga limosina de la que yo era pasajera, observé, mientras nos adentrábamos poco a poco en el terreno, como los jardines empezaban a teñirse de rojos, naranjas y amarillos por la llegada del otoño, hermoso, pensé, era una lástima que se encontrara en este sitio tan… detestable.

Al llegar frente al edificio tan grande y hermoso, con esa arquitectura neogótica que no dejaba de recordarme a gritos lo tenebrosos y solitarios que serían mis días en ese frío lugar lleno de jóvenes que ya ni siquiera tenían lugar en mi memoria; no pude evitar fruncir el seño, odiaba esa institución, ese estúpido internado en el que me hallaba prisionera, pero no era como si tuviese opción, al final de cuentas ya era el último año y me encontraba agradecida por eso.

La verdad esto no siempre fue así, alguna vez fui feliz en este sitio, cuando mis amigas todavía se hallaban aquí, si, era muy feliz… solíamos decir que la vida no podía ser tan perfecta, y era cierto, no podía, el tiempo no los confirmó con esa terrible tragedia… al final las cosas simplemente cambiaron, siguieron un curso nuevo que muchas veces no es el que hubiésemos elegido, estoy segura que el destino juega de una manera un poco macabra, solo esperaba que lo que me deparara no fuese del todo malo…

Me costó un poco salir de ese trance en el que me encontraba sumergida tras mirar detenidamente el edificio del colegio, y ya luego de al fin terminar con mi ridículo monólogo de todos los años, me bajé de la limusina con pereza acomodándome la molesta falda del uniforme mientras observaba como Henry, el chofer, bajaba mi equipaje con sorprendente destreza y rapidez; los demás ya empezaban a observarme de forma extraña, yo, como siempre, preferí ignorarles, ya me había acostumbrado a eso, una vez dejé de ser la típica niña perfecta todo cambio, todos cambiaron, supongo que tiene sentido… pero no me importaba, así era mejor, me siento más auténtica… hablo con quien quiero, digo lo que quiero, estoy con quien quiero… no tengo que complacer a nadie más que a mi misma, suena un poco egoísta, pero es bastante útil, la gente no te molesta, ni te pide favores… aunque es una vida un tanto solitaria, es en definitiva, mucho más cómoda…

Saludé a unas cuantas compañeras de clase de camino a la puerta principal, me despedí de Henry mientras veía a mi alrededor familiarizándome nuevamente con el lugar, no lo extrañaba para nada, eso lo podía afirmar, mientras unas chicas me sonríen con simpatía otras simplemente volteaban sus ojos al verme, creo que me odian, aunque no estoy segura porqué, la profesora Swain hizo un gesto de saludo con su mano mientras me dirigía una sonrisa, yo hice lo mismo sin mucha dificultad mientras subía las grandes escaleras de mármol que llevaban a los salones, era el primer día de clase, y era obligatorio el llegar temprano, casi nunca lo hacía, en realidad, siempre llegaba tarde a las clases, y eso era cuando me proponía asistir, tenía suerte de ser inteligente y sacar buenas calificaciones, sino estaría acabada, un pensamiento bastante mediocre, pero es que en realidad no le veía el motivo a tanto esfuerzo…

La vida puede llegar a ser tan rutinaria y aburrida… la gente tan sosa y predecible, cuando miras a tu alrededor simplemente provoca echarse a dormir y dormir, soñar con un mundo diferente, emocionante, sorprendente, pero entonces caes pesadamente en la cruda realidad del día a día…

Caminé por los pasillos con parsimonia, no tenía ganas de estar aquí, estaba tratando de hacer el mayor tiempo posible antes de entrar en ese endemoniado salón de clases y darme cuenta que finalmente había empezado otro nuevo año de aburrida tortura, fue entonces cuando escuché esa extraña voz en mi cabeza…

-“Probablemente pronto empieces a extrañar la rutina…” –por un momento me sobresalté, pero miré a mi alrededor y nadie parecía haberme hablado; simple imaginación… después de todo ese siempre había sido mi fuerte… aunque aun así sentía una pesada presencia cerca, acechante

No presté mucha atención y me dediqué un rato a rondar por los pasillos, observando las largas pinturas de antaño, los techos abovedados y la increíble falta de luz que tenía el edificio completo, recordaba haberla odiado, esa oscuridad perpetua en la que nos encontrábamos, ahora me parecía de cierta forma acogedora, yo, como tal, me había vuelto oscura, pero aún así seguía pensando que era terrorífica, la institución completa lo era.

Vivíamos alejados de la realidad, de una realidad que yo no conocía y alguna vez añoré con locura, ahora, simplemente no me importaba; me apoyé en el alfeizar de una ventana observando el paisaje rojizo de los árboles y suspiré una vez más con cansancio pensando en cómo habría sido la vida de mi madre a mi edad, probablemente emocionante, yo, al contrario, a los diecisiete años me hallaba enjaulada, se suponía que la libertad era uno de los principales derechos, pero mi abuelo eso no lo entendía, en realidad, él jamás lo entendería, su concepto de libertad se limitaba a dejarme hacer lo que quisiera dentro de las paredes del instituto…

Por un momento me concentré en la sola tarea de patear con impotencia la desgastada pared sin percatarme del mundo que me rodeaba, entonces escuché una risa ronca a mis espaldas y me volteé completamente avergonzada.

Ahí estaba él, mirándome fijamente con una sonrisa burlona plantada en su rostro, jamás lo había visto antes, podría jurarlo, sin embargo me parecía extrañamente familiar, se hallaba parado frente a uno de los ventanales, completamente erguido con un aire imponente a su alrededor, era alto y su cuerpo oculto tras la elegante chaqueta del instituto parecía delgado, tenía un porte aristócrata le era imposible ocultar, el cabello negro azabache le caía con gracia sobre el rostro dándole un aire misterioso, sus ojos grises, fríos como hielo no dejaban de observarme con intensidad, no solo era intimidante, sino asombrosamente guapo, eso me puso nerviosa; cuando notó mi mirada y probablemente mi sonrojo, sonrió con más sorna aún y volvió la vista al ventanal, parecía un tipillo molesto…

Escuché el timbre y me apresuré al salón de clases, me sorprendí cuando lo vi entrando en la misma aula que yo, había estudiado durante toda mi vida en esta institución y jamás lo había visto antes, eso podría jurarlo, era tan poco común que aceptasen alumnos nuevos en el último año que me pregunté quién sería, debía ser muy importante, pues no habría otra explicación de su presencia en este lugar…

Me senté en la ultima fila, lo más alejada que pude de él, no sabía porqué, pero me ponía increíblemente nerviosa, él, antes siquiera de buscar un puesto fijo ya tenía a varias chicas a su alrededor como era de esperarse, le preguntaban una que otra tontería, de donde era, su apellido y ese tipo de cosas que aunque “no me interesaba”, no pude evitar escuchar con cautela…

-… Demian, Demian Vondrack – contestó educadamente mientras seguía escuchando la gran cantidad de preguntas sin abrumarse – si, viví viajando con mi padre hasta hace poco por eso no había tenido la oportunidad de entrar al instituto… muchas partes del mundo… oh no, no he tenido novia… - siguió diciendo con una sonrisa encantadora mientras se oían las nerviosas risitas de las chicas a su alrededor.

No pude evitar fruncir el seño, no sé porque, pero me parecía que todo lo que estaba diciendo era una gran y gorda mentira y por alguna razón, tal vez mi expresión, él pareció notarlo…

-Tienes algún problema… - me hablaba a mi– Vera? – lo miré sorprendida, preguntándome cómo sabría mi nombre y tratando de ignorar olímpicamente el tono de burla que había incluido de gratis en la frase

-Ninguno, la verdad no me interesa su conversación – dije con tranquilidad, aunque mis palabras salieron más cortantes de lo que pretendía

-Pero que descortés eres, deberías tratar mejor a los nuevos alumnos – respondió con un tono ofendido en su voz que se me antojó totalmente falso, levanté la vista para mirarlo, y pude ver como sus ojos brillaron con diversión mientras una malévola sonrisa se curvaba en sus labios, se burlaba de mi nuevamente…

-Así es Señorita Von Croy, la cortesía es lo primero, eso es lo que enseñamos en la Academia Bauer– resonó la fuerte voz de la directora que me observaba con desaprobación, rápidamente desvió la mirada al resto del salón, probablemente para darnos un discurso de bienvenida – Buenos días jovencitos y bienvenidos a un nuevo año en nuestra institución, hoy me he tomado la molestia de venir hasta aquí personalmente porque no solo son el último curso y les tocará un duro año de trabajo, sino también porque quería presentarles a un nuevo alumno que cursará el año y se graduará con ustedes, Demian es un joven que ha estudiado con tutores toda su vida así que no está acostumbrado al día a día en el instituto, espero contar con su colaboración para que se sienta como en casa; le asignaré a uno de ustedes para que sea su acompañante durante la semana y le muestre el colegio y las actividades… - hizo una pausa para respirar pues había hablado bastante rápido y luego agregó sonriendo – Bueno… algún voluntario?

Como era de esperarse casi todas las chicas del salón se ofrecieron con rapidez, por supuesto había algunas excepciones, Katie era demasiado tímida, Lauren, parecía tener una desviación de gustos, por así decirlo, Andrea, Sandra y Erika tenían novio y no podían exponerse, aunque veían con envidia como las demás levantaban la mano, los chicos obviamente no se ofrecieron y pues yo… ya había decidido que ese chico no me caía nada bien, por más guapo que fuera, me parecía desagradable…

La directora paseó la vista de hito a hito por toda el aula con una expresión de esfuerzo marcada en su rostro, al parecer nadie se le antojaba lo suficientemente adecuado, yo me estaba aburriendo de la situación y ella pareció notarlo pues sus ojos se enfocaron en mi y una gran sonrisa se curvó en su rostro, a mi parecer totalmente malévola, ya sabía lo que venía a continuación…

-Von Croy, serás tu, espero que muestres tus mejores modales, no quiero que el señorito piense que se comporta de esa manera constantemente…- Demonios, ley de morphy, basta no querer que suceda algo, para que ocurra en un instante! ahora todas las chicas me miraban con odio y él solo me sonrió con malicia por un momento para luego volver la vista a la directora – Jovencitos, espero que este año sea próspero, no quiero verlos en mi oficina seguido y ya con todo claro, me retiro…

Que fácil decir eso y luego irse tan campante, la clase pasó con una lentitud insoportable y en mi mente solo podía repetirse una y otra vez lo increíble que podía ser mi mala suerte, yo que pensaba que este año pasaría rápido y sin complicaciones, primer día y ya tenía responsabilidades, eso no me lo esperaba, solo pedía que las complicaciones se limitaran a la primera semana, luego vería como deshacerme de él, aunque tal vez si me mostraba lo suficientemente desagradable él quisiera deshacerse de mi primero, eso sería lo más conveniente, no pude evitar que una sonrisa malvada cruzara mi rostro ante este pensamiento y esta se ensanchó aún más cuando al fin escuché el timbre de receso.

Todo el mundo empezó a salir apresuradamente del salón para la hora de la comida; yo jamás tenía prisa con el desayuno, acostumbraba a tomar cualquier bocadillo y salir a los jardines, sentarme bajo un árbol y dormir un rato; a veces comía con algunas chicas mientras escuchaba sus aburridos monólogos sobre el amor y otras simplemente me sentaba a escribir o dibujar, aunque no me destacaba mucho en ninguno de los dos ámbitos, era más divertido que ir socializando por ahí, definitivamente me había vuelto bastante asocial los últimos años de mi vida; sonreí para mi misma mientras cruzaba una esquina algo distraída…

-Así que solo sonríes cuando estás sola, nada bonito debo decir, pareces demente - Escuché decir a una voz suave y varonil a mi lado, fruncí el seño inmediatamente y voltee a verlo

-Y probablemente lo esté, pero ese querido amigo, no es tu problema – respondí, nuevamente más antipática de lo que quise, luego agregué mientras me volteaba - no deberías espiar a la gente, no les agradarás - tanto tiempo tenía sin tratar a la gente que me olvidé de cómo ser agradable? volví a sonreír y él no dudó en teñir su rostro con esa sonrisa intimidante, antes de escuchar cualquier comentario molesto, yo ya le daba la espalda con indiferencia

Empecé a caminar con algo de prisa, pero podía sentir aún su presencia detrás de mí, amenazante, como un cazador, de pronto, me giró con fuerza hacia él mientras mis ojos se clavaron en su mentón con sorpresa, quedando tan cerca que no pude evitar ponerme nerviosa, irradiaba un aura magnética e intimidante que jamás había experimentado, un aura que hacía que todos mis sentidos quedaran hechos añicos en segundos, su rostro se inclinaba con una lentitud apremiante hasta que sus labios rozaron mi oído y un estremecimiento cubrió todo mi cuerpo, no podía hacer ningún movimiento, estaba paralizada, entonces, solo me dijo lentamente, con un tono de maldad que parecía reservar sólo para mí- Creo que la única que tiene problemas para agradar es otra… Vera – se alejó lentamente y me miró con los ojos teñidos de burla y malicia

-Ya puedes quitar esa cara de estúpida, tu tampoco me agradas, así que solo pretendamos llevarnos bien por la semana y luego me desharé de ti en cuanto pueda – me miró cínicamente y luego continuó – nos vemos en el comedor, recuerda, tienes que mostrarme como son las cosas por aquí… Adiós

Adiós… con esa simple palabra se desvaneció de mi vista dejándome de piedra y con el corazón acelerado, sentía mi cara arder, no sabía si era de la rabia o la vergüenza, no recordaba cuando había sido la última vez que alguien me dejara sin palabras, y aún estando tan furiosa como poco a poco me iba sintiendo, todavía no podía empezar a mover el cuerpo y mis pensamientos se habían quedado atascados en esas arrogantes palabras; logré salir de mi paralización y me encaminé con lentitud al baño, aún con miles de pensamientos revoloteando en mi cabeza, hasta ahora solo una cosa estaba segura, ese tipo
era realmente detestable y se había ganado mi más grande y puro odio…
Mary Elizabeth


Femenino

Volver arriba Ir abajo

Re: Vampire V

Mensaje por Felin el Lun 31 Mayo 2010 - 22:39

hey!!, tiene buena pinta esta historia.

ya quiero seguir leyendo, me quede mareoo , con el final, que miedo la declaracion de guerra. ojala subas mas pronto!!!


Mi Blog: FelinDreams

Felin


Femenino

Volver arriba Ir abajo

Re: Vampire V

Mensaje por MinaSatori20 el Mar 29 Jun 2010 - 2:13

oye esta genial, espero pronto el segundo capitulo!!!
MinaSatori20


Femenino

Volver arriba Ir abajo

Re: Vampire V

Mensaje por MinaSatori20 el Mar 29 Jun 2010 - 18:43

NO TE DEMORES EN SUBIR EL RESTO, QUEDE CON LAS ANSIAS DE SEGUIR
MinaSatori20


Femenino

Volver arriba Ir abajo

Re: Vampire V

Mensaje por Mary Elizabeth el Miér 30 Jun 2010 - 0:21

Omg!!! Lo siento mucho! no había leído los post! :S hubiese sabido que tenía lectoras y hace rato que hubiese actualizado! :) una buena lectora siempre es suficiente :)

Muchas Gracias por los comments! espero que les siga gustando la historia! aquí les dejo un poco más!

-----------------------------------------------------------------------



El camino al baño se me hizo eterno, se sentía mucho más largo una vez empecé a ir sola y con tantas cosas en la cabeza era aún peor; las chicas normalmente nunca iban solas al baño, de cierta forma es el sitio ideal para charlar, especialmente sobre chicos, jamás los encontrarás ahí.

Una vez llegué allí observé a algunas compañeras de clase, no me caían mal, pero por alguna razón que desconozco no lograba hacer una amistad con ellas, era como… como si fuésemos de planetas distintos, diferentes especies o algo así, simplemente imposible…

-Oh Vera! Que suerte tienes! no sabes lo que daría por ser yo la que diera el tour al nuevo estudiante! – dijo Alice con alegría, yo no le encontré nada de emocionante al asunto; ella es una buena chica, algo enamoradiza, pero bastante simpática, solía escuchar constantemente sus desvaríos y problemas amorosos, era divertida…

-Pues te daría mi puesto con gusto, sabes que eso de la responsabilidad y ser amable no es mi fuerte – dije sin muchas ganas, aunque es cierto eso, en realidad lo que menos quería era estar en el mismo sitio con ese idiota…

-En serio?, crees que si hablamos con la directora podría dejarme?, sería tan feliz… – ah, ya empieza con su monólogo amoroso sobre las cosas hermosas que pueden pasar, obviamente solo pasaría en su imaginación porque no conoce al personaje del cual habla - bueno tengo que irme, voy tarde al almuerzo, pero me encantaría conocer más a Demian, es tan guapo…

-Habla con la directora y avísame, me harás un gran favor…
-Eso haré, nos vemos V!

V, hacía tiempo que no me llamaban así, lo odiaba, mi nombre era lo suficientemente corto como para que le agregaran un diminutivo. Me miré al espejo antes de salir del baño y me vi a mi misma reflejada en él, no puedo evitar detallarme, me dicen constantemente que tengo una belleza extraña, tal vez sean mis ojos, pues parecen los de un felino, son grandes, rasgados y amarillos verdosos, siempre ligeramente amenazantes, creo que por eso poca gente se me acerca. También tengo este molesto cabello, que al final he terminado adorando, es rojo y largo hasta la cintura, siempre cae en unas ondas desordenadas que no terminan de ser rizos, pero que me da un cierto aire salvaje, nada sofisticado la verdad, pero creo que va con mi personalidad, o lo que era de ella, traté de arreglarlo un poco y me amarré una cinta dejándolo recogido a medias, antes de salir detallé un poco más mi rostro, y puedo llegar a decir que me considero bonita, recuerdo que antiguamente mi rostro estaba bañado de pecas que poco a poco han ido desapareciendo dejando mi piel más blanquecina de lo que en realidad es, creo que ahora las extraño; eché un último vistazo en un momento de vanidad y salí al pasillo sintiéndome conforme con mi apariencia…

El camino al comedor se hizo extremadamente corto, seguramente porque no quería llegar allí, nunca me gustó ese sitio, muchas mesas, mucha gente, y el comedor como tal, como todo el edificio en general tenía un aire un tanto siniestro que no combina para nada con el bullicio que había dentro, sin embargo, yo logro percibirlo perfectamente, por eso siempre trataba de pasar el mayor tiempo que pueda en los jardines, lo más alejada de este lugar… pero una vez aquí solo quedaba buscar a ese imbécil.

-Tardaste mucho pelirroja, no me digas que te estabas arreglando para mi? – escuché decir a una voz detrás de mí, me sobresalté un poco y volteé a verlo con desprecio, al menos me ahorró el trabajo de buscarlo

-Quisieras tu! – dije secamente, él me miró molesto, pero luego volvió a sonreír vagamente

-Rayos… no sé cómo voy a lidiar contigo… - esto lo dijo más para si mismo y de cierta forma, tuve la sensación de que no hablaba de la semana en la que yo sería su acompañante…

-Pues no tienes porque hacerlo, pídele a la directora que cambie a tu guía, no solo me caes mal, sino que me da un fastidio terrible tener que mostrarte esta estúpido instituto – le comenté mientras hacíamos la cola del almuerzo

-Emh, no quiero… - esa respuesta no me la esperaba, volteé nuevamente a verlo pero él no se dignó a mirarme

-Porque?

-No te importa…! – eso es todo lo que dijo, que infantil, levantó la vista, y otra vez esa mirada fría como hielo, sus ojos grises me traspasaron y yo no supe que responder, otra vez quedaba sin palabras, eso era realmente irritante - y pues, donde nos sentamos? – cambio de conversación, muy conveniente, habíamos llegado al final de la cola del almuerzo y pedido algunos bocadillos, nada ostentoso, pero nunca estaban mal

-Oh, respecto a eso, siempre como fuera, ya sabes en los jardines, no me gustan los sitios cerrados… - le comenté casualmente, traté de olvidar el comentario anterior, a fin de cuentas no es mi problema

-Emh, fuera dices?, odio comer fuera, así que busca otro sitio…

-Pues yo odio comer dentro, así que acostúmbrate, por lo menos durante la semana – le dije con firmeza, estaba harta de su actitud demandante

-Pues… - miró un momento por la ventana, probablemente contemplando el clima, estaba completamente nublado, aunque eran apenas las once de la mañana se podría decir que pronto anochecería, este clima es bastante común en un sitio como este – supongo que podría salir, pero aún así no quiero, no me gusta el clima, además probablemente la grama este mojada y te ensuciarás toda, ten algo de feminidad no?

-Ah, como quieras, solo será por una semana… -dije resignada - solo quiero que sepas que te desprecio – lo miré con odio y el solo me dirigió una típica y molesta sonrisa burlona

-El sentimiento es mutuo…!

Caminamos en silencio por algunos minutos, no tenía muy claro a donde nos dirigíamos, yo lo seguía a él y se suponía que era yo la que conocía este colegio, la que tenía que encontrar un sitio donde almorzar, no sé cuantas escaleras subí, solo sabía que ya estaba cansada y empecé a molestarme…

-Donde se supone que vamos? – pregunté mientras me recostaba a la pared para respirar un poco, la actividad física no era mi fuerte, al menos no en estos días

-Estas cansada? – dijo con incredulidad, luego sonrió con burla – no pensé que en realidad fueras tan floja

-Si y qué? Solo dime a donde vamos, quiero saber si voy acompañarte o no

-No creo que tengas opción, y no quiero decirte, así que solo camina, además deberías conocer el colegio no? Después de todo eres mi guía – dijo con una sonrisa, detestable, esa es la palabra que lo describía mejor… detestable

-Demonios, creo que ni siquiera sabía que estos pasillos existían, para ya!

-No lo dudo, si no pasas del primer piso por no subir escaleras, deberías ser más curiosa, no sabes lo que te puedas encontrar en un lugar como este… - se detuvo y volteo a verme, su expresión fue indescifrable, solo duró un segundo, pero sentí que trató de decirme algo con sus palabras – llegamos…

Para este momento ya yo me encontraba jadeando y apoyada sobre mis rodillas, él por el contrario se veía fresco como una lechuga, estábamos frente a una gran puerta de madera, se hallaba cerrada con un gran pestillo y un candado, que podría jurar hace un minuto estaba trancado, lo miré con un gran signo de interrogación dibujado en mi rostro y él solo me dirigió una mirada de fastidio…

-Donde estamos?

-No solo eres lenta físicamente, sino mental, bien por ti

-Gracias por el cumplido, pero solo tenías que decirme en donde estamos

-Oh, desperté tu curiosidad, pues ya lo verás, si mi sentido de la orientación no está mal… y aunque no conozco este colegio… deberíamos haber llegado a… - abrió la puerta con facilidad y luego me miró con autosuficiencia – la torre más alta… el campanario

Entré sorprendida, el cansancio ya se me había pasado y sentí dentro de mi pecho algo parecido a la emoción, tenía tanto tiempo sin experimentar emoción. Era un cuarto grande y de madera, con un techo abovedado y unas grandes campanas en el medio, probablemente si las sonara en este momento quedaría sorda; pero lo más impresionante y lo que causaba ese aceleramiento al corazón era la vista que estaba contemplando, Demian ya se encontraba sentado en el alfeizar de la inmensa ventana que dejaba ver por completo los hermosos y exuberantes jardines del colegio, podías ver más allá, las montañas, el lago, un inmenso castillo que se hallaba bordeando el mismo, era increíble.

No dudé un segundo en sentarme a su lado y contemplar calmadamente la vista, sentir la brisa fría sobre mi rostro y cerrar los ojos por un momento para respirar y sentirme libre…

-Como se te ocurrió venir aquí? – le pregunté todavía sin abrir mis ojos

-Pues, te gustan los lugares abiertos, a mi los cerrados, pensé que sería un buen sitio para que ambos estuviésemos complacidos… - abrí los ojos con sorpresa y lo miré, él no me devolvió la mirada, se hallaba inmerso contemplando el paisaje, y en ese momento lo vi más hermoso que nunca, su cabello era movido con gracia por el viento dándole un aire pacífico que no parecía tener normalmente, no pude evitar detallarlo, parecía tan perfecto, tan irreal, tan… angelical, su nariz era recta y perfilada, sus labios delgados, pero rojos, apetecibles, su piel blanca, como de porcelana y sin ninguna señal de imperfección… - Te gusto? – preguntó de repente

-QUE?! – entonces me miró con los ojos cargados de diversión y todo el hechizo fue roto en un santiamén, me sonrojé profundamente y balbuceé algo inentendible

-Dime, te gusto? – Volvió a preguntar divertido por mi reacción – te vi tan concentrada observándome, y con tanto anhelo, que es obvio que si, puedo complacerte en lo que quieras pelirroja, solo pídelo…

Entonces se acercó nuevamente de esa manera tan depredadora que parecía soler utilizar, sus dedos rozaron mi rostro con delicadeza y nuestros ojos de encontraron por segunda vez, grises, tormentosos, me sentí completamente atrapada y pronto una corriente eléctrica se extendió por cada centímetro de mi cuerpo dejándome hipnotizada, por un segundo pensé que no podría separarme de él, que no querría hacerlo, mi corazón empezó a latir de nuevo tan fuerte que estaba segura que él podía escucharlo, pero entonces fue Demian quien repentinamente se alejó de mi con premura, podría jurar que por un momento pude contemplar algo de miedo y sorpresa en sus ojos…

-Qué demonios crees que haces? – Logré articular después de unos segundos – no soy ningún juguete tuyo, y no, no me gustas, si eso es lo que querías saber

Él no me miró, solo volvió a su posición anterior, respiró profundamente e ignoró mis comentarios, yo me levanté de su lado, agarré mi bocadillo que no había tocado hasta ahora y me dispuse a salir del campanario, por alguna razón esperaba que él me detuviera y me diera una explicación a su estúpido comportamiento, pero eso nunca pasó, solo se quedó ahí… contemplando el paisaje taciturno, ni siquiera volteo un momento, ni por curiosidad.

Bajé las escaleras furiosa, mi corazón todavía acelerado y mi cabeza dando vueltas, estaba increíblemente molesta y no estaba segura porqué… escuché el timbre de clases pero no me sentía con ganas de entrar, odiaba las matemáticas, no eran mi fuerte, además iba a ser imposible concentrarme, mejor me saltaba la clase, igual no era mucho problema, los profesores estaban acostumbrados a mi poca asistencia…

Salí a los jardines a despejarme un poco, me encantaba estar fuera, sentir la brisa, oír los pájaros, ver los árboles, aunque el sol, el sol no me gustaba, era agradable la sensación cálida que proporciona, pero a la vez, podía sentir como si me robara la energía y constantemente caía dormida en la grama en una siesta imprevista…

Caminé un rato sin rumbo fijo, pero al final terminé llegando a mi lugar favorito, un hermoso roble gigante, era perfecto para treparlo, y más perfecto aún si no querías que te encontraran, recuerdo que solía jugar seguido en este sitio con mis amigas, les costaba tanto subir. Aunque como siempre, la nostalgia me abrumaba cada vez que contemplaba este lugar, no dude en subir nuevamente al roble, todavía era lo suficientemente hábil, aunque era cierto que las actividades físicas no son mi fuerte ahora, en algún momento lo fueron… todavía quedaba algo de esa persona en mi.
Me senté en lo más alto del roble y contemplé el paisaje con anhelo, el colegio siempre tuvo este aire siniestro que solo yo podía percibir, este se volvió aún peor cuando ellas se fueron, pero cuando lo veía así y pensaba que verdaderamente me iba, de alguna manera sentía que debía reconciliarme con él… después de todo fue mi hogar durante once años… el sueño se empezaba apoderar de mi mientras estos pensamiento revolotean en mi cabeza y poco a poco fui sintiendo como caía pesadamente en algún tipo de pesadilla…

“Rojo, solo rojo, mi visión es totalmente roja… dolor, frío, sed, rabia, mi cuerpo está totalmente cubierto de un líquido rojo y mi mente está absolutamente nublada, no siento control de mi cuerpo, se mueve sin mi consentimiento y me siento atrapada en lo más profundo de mi cabeza, no soy yo… no quiero ser yo, entonces… caigo en la más profunda oscuridad… de la que siento no volveré”

Ahhh!!! – desperté sobresaltada y casi caigo del árbol donde estaba tan cómodamente apoyada hacía unos momentos… sentía una sed terrible, mi garganta se hallaba seca, pensé que habían pasado segundos mientras dormía, pero al parecer habían transcurrido horas pues ya había anochecido, me lancé del árbol y caí con más facilidad de la acostumbrada, miré a mi alrededor y suspiré, el jardín estaba solo, seguramente era la hora de la cena, me quedé un momento en silencio, sin moverme, por extraño que pareciera me sentía observada, aunque por más que escrutaba la oscuridad no podía ver absolutamente nada, tras unos segundos más de búsqueda insatisfactoria, me di vuelta y volví al colegio a comer algo, todavía sentía esa extraña ansiedad que no lograba quitar de mi boca…
La cena había pasado sin problemas, nadie notó mi ausencia, aunque no era de extrañar, aproveché la situación y bajé inmediatamente a la cocina, saludé algunos de los trabajadores y les pedí agua con urgencia, moría de sed…

Aunque lo menos que tenía en esos momento era sueño, me obligué a mi misma a dormir un poco, un dormitorio compartido es molesto, y más si es con alguien que la mayoría del tiempo no soportas, debía aprovechar la soledad del momento, quería que fuera mañana, quería que pasara la noche, que se fuera esa desagradable ansiedad, y por extraño que parezca, hasta para mi misma, quería ver a Demian Vondrack…
Mary Elizabeth


Femenino

Volver arriba Ir abajo

Re: Vampire V

Mensaje por Felin el Miér 30 Jun 2010 - 20:17

Mary!!, genial :Bravo: tengo que decir que volvi a leer el primer cap, porque ya ni me acordaba de que trataba reir , le verdad despues de tanto tiempo crei que ya no lo ibas a continuar, pero me alegro que si.

vuelvo a decir lo mismo que dije la premera ocasion, tiene muy buena pinta, me encanto la declaracion de guerra de ambos, y puedo decir que ya empiezo a amar a demian

ojala subas pronto que ya quiero segir leyendo :suplica:


Mi Blog: FelinDreams

Felin


Femenino

Volver arriba Ir abajo

Re: Vampire V

Mensaje por MinaSatori20 el Miér 30 Jun 2010 - 21:23

Estuvo genial Maryyyy :Bravo: , me ha encantado, me lo leí de un saltooo jajajaja, espero pronto el próximo capitulo, no demores porfaaa , quiero saber más sobre la vida de Vera y qué esconde Demian, uuuyyy espero el próximo con muchas ansiasss!!!
MinaSatori20


Femenino

Volver arriba Ir abajo

Re: Vampire V

Mensaje por Mary Elizabeth el Miér 30 Jun 2010 - 21:53

Jejeje Graciaaaas!!! Me alegra mucho que les siga gustando! entre hoy y mañana les subo algo más :) a ver que tal les sigue pareciendo! jeje por ahora les dejo algo que espero les guste :)!!!


Estos son Vera y Demian! xD Para tener una imagen más clara de ellos xD aunque los hice solo en chibis!

Mary Elizabeth


Femenino

Volver arriba Ir abajo

Re: Vampire V

Mensaje por lvvl11 el Miér 30 Jun 2010 - 21:54

jajja............ estan super¡¡¡


"L@URIT@ 11...."



lvvl11


Femenino

Volver arriba Ir abajo

Re: Vampire V

Mensaje por Mary Elizabeth el Miér 30 Jun 2010 - 21:56

Graaaacias xD!!! *.*
Mary Elizabeth


Femenino

Volver arriba Ir abajo

Re: Vampire V

Mensaje por Felin el Miér 30 Jun 2010 - 23:19

esta genial la imagen, y asi me los imaginaba

estara al pendiente para seguir de cerca esta gran historia que acaba de empezar :Bravo:


Mi Blog: FelinDreams

Felin


Femenino

Volver arriba Ir abajo

Re: Vampire V

Mensaje por MinaSatori20 el Jue 1 Jul 2010 - 2:01

si, esta genial, me ha encantado, espero muy pronto el siguiente capítulo, muy buenoooooo :Bravo:
MinaSatori20


Femenino

Volver arriba Ir abajo

Re: Vampire V

Mensaje por MinaSatori20 el Jue 1 Jul 2010 - 22:10

Mary, no te demores tanto en subir el nuevo capitulo porfaaa!!!
MinaSatori20


Femenino

Volver arriba Ir abajo

Re: Vampire V

Mensaje por Mary Elizabeth el Jue 1 Jul 2010 - 23:56

Bueno! aquí está la continuación :)

CAPITULO II



Tres días, era viernes, habían pasado tres días desde que ese idiota intentó besarme en el campanario, en realidad, no es que haya intentado besarme, solo se acercó a mi de una manera sospechosa, pero da igual, el punto es que desde hace tres días no se ha dignado siquiera a dirigirme la palabra!

Si antes le odiaba, ahora le odio más! Vemos todas las clases juntos y se sienta lo más lejos que puede de mi, aunque hemos almorzado los últimos tres días, es como que si yo no existiera, al principio estaba feliz por supuesto, era bastante cómodo no tener que lidiar con él… pero tenerlo a mi lado, con esa presencia tan desagradable que tiene… y que ni siquiera me dirija un mísero saludo… es como una sombra, no, peor, es como que si yo fuese su sombra, porque cada vez que caminamos juntos al comedor, o a cualquier sitio que tenga que mostrarle, es seguido y saludado por un montón de gente que normalmente me ignora, tal vez yo haya tenido una mala actitud y por eso no me saludan, pero eso antes no me importaba!!!

Yo siempre he sido lo suficientemente orgullosa como para no preguntarle nada y simplemente suelo ignorarlo de la misma manera que él a mi, o eso era lo que pensaba hacía tres días, ahora me estaba volviendo loca, furiosa, así me encontraba, y más me molestaba al darme cuenta que hablaba con normalidad con resto de la población humana menos conmigo…

Y ahí estaba él, tan omnipotente como siempre, rodeado de gente, con esa aura tan atractiva que mantenía a la gente en una especie de encantamiento, era la hora del almuerzo y me acerqué a él como de costumbre, ese grandísimo idiota no me dirigió ni una mísera mirada, pero se levantó, se despidió de los chicos y me siguió sin chistar, no sabía exactamente a dónde íbamos, pero quería comer fuera, y estaba tan molesta que no me importaba lo que pensara el día hoy o si no quería venir conmigo, al final para él, era como si no existiera!

-A donde vamos? – preguntó, yo me sorprendí, al fin había logrado que articulara así fuera una frase

-Afuera, hoy toca visitar los jardines y las caballerizas

-Sabes que no me gusta salir… por lo menos no al sol… - murmuró molesto, pero todavía sin mirarme, me inquietó que no se hubiese quejado más… pero al menos me estaba hablando

-No entiendo porqué, el clima es agradable y respirar aire fresco siempre hace bien…

-No pareces el tipo de persona que disfruta al aire libre…

-Pues tienes una mala percepción de la gente – repliqué con desdén

-Lo dudo, aunque siempre puedo equivocarme - volteó a verme y yo me sobresalté un poco, tenía tiempo sin encontrarme con esos ojos grises y fríos; su mirada estaba un poco ausente y ni siquiera trató de burlarse de mí, no me gustaba esa actitud, me aburría…

-Qué demonios te pasa? – pregunté molesta mientras apartaba la mirada

-A que te refieres? – otra vez esa voz ausente y aburrida, odiaba que me hablara así

-Tienes tres días sin siquiera dirigirme la palabra, no te molestas por haber salido a los jardines, no te burlas de mi, no me fastidias, es como si no existiera! Eso me enferma!!! – traté de hablar calmadamente, pero terminé roja de ira, él me miró con curiosidad y luego sonrió con malicia, extrañamente me sentí aliviada

-Pues pensé que eso era lo que querías, el primer día dejaste claro que me odiabas – su tono burlón volvió y casi sonrío

-Si es verdad, pero tenerte al lado sin hablarme es más molesto aún que escucharte!

-Ah, así que es eso… pensé que te gustaba ser ignorada – dijo con algo de alegría y rió con elegancia – así que solo te gusta llamar la atención…
-Eso no es verdad…

-Si lo es, andas por ahí ignorando a la gente como si no te importara, pero la verdad es que si te importa… y no soportas que te ignoren a ti… te crees demasiado importante y la verdad es que no lo eres… - eso me cayó como un balde de agua fría, no sabía de que estaba hablando...
-Sé que no lo soy…

-Si querías hablar conmigo, debiste haberlo hecho hace tres días… después de todo, hoy es nuestro último encuentro, ya no tienes que mostrarme nada más, y tu presencia me fastidia…! – sonrió, como retándome, solo lo decía para molestarme pero de cierta forma sabía que tenía razón

-Eres un imbécil! Pero me alegra haber aclarado la situación, al final tu tampoco vales la pena… no se porqué, pero por alguna razón pensé que serías interesante…

-Ves, te crees demasiado importante… seleccionando a las personas que “merecen” conocerte… si fueras más interesante, tal vez te diría que tienes razón… pero no lo eres… - su sonrisa se ensanchó aún más y sus ojos destellaron con malicia – al menos no todavía…

-De que hablas? – pregunté con interés ignorando sus duras palabras, esas las analizaría luego…

-Porqué debería decirte?

-Entonces si significa algo! – le dije sonriendo como quien atrapa a un mentiroso

-No necesariamente, cree lo que quieras creer, así las cosas son más entretenidas… - dijo con diversión, y me pregunté de qué demonios estaría hablando ese idiota? – así que estas son las caballerizas… no están mal…

Luego de caminar un rato por los jardines en medio de discusiones, habíamos llegado a las caballerizas, estas, en mi opinión, eran la mejor parte del colegio junto con los jardines, quedaban en el borde del bosque y era un lugar amplio y fresco, los caballos siempre se encontraban bien cuidados y podías ir a cualquier hora del día o la noche, si lo pedías él estaría ensillado y listo para montar.

-Son bastante buenas, los puestos de los caballos son espaciosos y tiene un sistema funcional… Arión casi siempre está en estas caballerizas, después de todo la mayor parte del tiempo lo paso en este colegio y me gusta montarlo lo más que pueda…

-Arión… tu caballo supongo, bonito nombre… tampoco imaginé que montaras… - me miró de arriba abajo con interés y curiosidad y yo no pude evitar sonrojarme

-No me conoces, no tienes la menor idea de cómo soy… - hablé secamente aunque no era exactamente mi intención, él solo me miró con diversión y burla, nada extraño en su persona concluí, así que decidí no inmutarme

-Te conozco más de lo que crees…!

-Si claro… - le dije con sarcasmo, aunque sus palabras sonaron seguras e intimidantes

-No eres tan difícil de descifrar como crees pelirroja, tus ojos son como un libro abierto… solo hay que atreverse a mirar en ellos… - me dijo acercándose a mí hasta quedar a un palmo de distancia, nuestros ojos se encontraron un instante y un escalofrío recorrió mi cuerpo dejándome paralizada, luego su mirada se dirigió a mis labios. En un segundo mi pulso se aceleró y mi cara se tiñó de rojo, pero él solo sonrió y se apartó de mí con elegancia…

-Serás… porqué siempre haces eso!? – pregunté molesta mientras trataba de recomponerme

-Hacer qué? – dijo con sorna

-Olvídalo… vamos a ver a los caballos

-Si, me parece buena idea, quiero conocer a Arión…

Lo guié dentro y caminamos entre las cuadras hasta llegar a la de Arión, mi caballo era hermoso y lo amaba, mi padre me lo había comprado cuando tenía siete años y desde ese momento había sido un compañero leal, el único que seguía todavía conmigo, pues incluso mi padre ya no estaba. No pude evitar verlo con cariño y acercarme a él. Era un caballo alto, con el pelaje grisáceo, siempre brillante, yo me encargaba de que estuviese así, era un purasangre, especial para la equitación, pero hace unos años que dejamos de practicarla, Arión se había lastimado una pata y no pudo saltar por mucho tiempo, todavía no estaba segura si hoy en día pudiese hacerlo, prefería no arriesgarlo así que solo paseaba de vez en cuando.

Demian se acercó también a él y Arión pareció tenerle cariño al instante, es extraño, él siempre era muy arisco con cualquier persona que no fuese mi abuelo o yo, observé como Demian lo acariciaba y sonría con algo parecido a la ternura, me sorprendí al ver nuevamente ese aire pacífico que pocas veces transmitía y me quedé otra vez observándolo como idiota, era demasiado guapo para su propia salud, eso no debería ser legal…

-Es hermoso y sorprendentemente lo tienes bien cuidado, no me esperaba eso de ti… - dijo en un susurro todavía observando al caballo

-Pues al parecer siempre me subestimas… te dije que este caballo era muy importante para mí… - respondí con seriedad al tiempo que me acercaba un poco a él

Volteó a verme con esos ojos grises que parecían una tormenta a punto de estallar y nuestras miradas se encontraron nuevamente, sus ojos tan profundos y fríos esta vez no dejaron de enfocarme en ningún momento, desprendían una energía enorme, una energía que mi cuerpo podía percibir, tanto que quedó rígido, rígido del miedo, sus ojos destellaban con poder y podría jurar que cambiaban de color, sentí determinación en su mirada, como si quisiera decirme algo, quería hablarle, pero no podía, mis ojos no dejaban de mirarlo ensimismada, entonces mi mente se nubló y sentí perder cualquier dejo de fuerza, tanto que pensé me desmayaría de un momento a otro, me apoyé en la baranda de la cuadra y Arión pareció percibir que algo andaba mal, traté de enfocar a Demian y vi como su mirada se llenaba de sorpresa y curiosidad, me asusté, él no haría nada, algo extraño me sucedía y esta vez no era cuestión de hormonas… mi voz no salía y mi garganta estaba seca… otra vez esa sed abrumadora me embriagaba… busqué con la vista aún borrosa a Demian, pero ya no podía encontrarlo por ninguna parte… escuchaba como Arión relinchaba asustado y poco a poco fui cayendo en una oscuridad que me succionaba con lentitud…
Mary Elizabeth


Femenino

Volver arriba Ir abajo

Re: Vampire V

Mensaje por MinaSatori20 el Jue 1 Jul 2010 - 23:59

gracias, gracias, mil gracias, porfa no te demores en subir el resto, voy a lanzarme a leer, jajajaja :correr: thaks!!!
MinaSatori20


Femenino

Volver arriba Ir abajo

Re: Vampire V

Mensaje por Mary Elizabeth el Vie 2 Jul 2010 - 0:01

Jajaja en un rato te subo algo más! :D avísame que tal te ha parecidooo! :)!
Mary Elizabeth


Femenino

Volver arriba Ir abajo

Re: Vampire V

Mensaje por MinaSatori20 el Vie 2 Jul 2010 - 0:24

esta muyyyy buenoooo, qué paso con Vera, le hizó algo a Demian???? Quiero saber máaaasss porfaaaaa Maryyy!!! mareoo
MinaSatori20


Femenino

Volver arriba Ir abajo

Re: Vampire V

Mensaje por MinaSatori20 el Vie 2 Jul 2010 - 0:25

Sospecho qué le hizo algo a ellaaaa!!! Malo Demian!!!
MinaSatori20


Femenino

Volver arriba Ir abajo

Re: Vampire V

Mensaje por MinaSatori20 el Vie 2 Jul 2010 - 0:29

espero con gusto la continuación, no te demores mucho que mi hermano está que me roba el internet, jajajaja :horrorrrrr:
MinaSatori20


Femenino

Volver arriba Ir abajo

Re: Vampire V

Mensaje por Mary Elizabeth el Vie 2 Jul 2010 - 0:31

jajaja xD! deja cambio de pc para subir otro poco! :)!!!
Mary Elizabeth


Femenino

Volver arriba Ir abajo

Re: Vampire V

Mensaje por MinaSatori20 el Vie 2 Jul 2010 - 0:33

thanksssss!!!!!, mil graciassss, ehhhhhhhh
MinaSatori20


Femenino

Volver arriba Ir abajo

Re: Vampire V

Mensaje por Mary Elizabeth el Vie 2 Jul 2010 - 0:36

Me levanté tosiendo y desorientada, mi cabeza daba vueltas y tenía la garganta seca… estaba sedienta. Traté de ubicarme un poco y de recordar que fue lo último que había pasado… pero no llegó nada a mi mente… miré a mi alrededor esperando identificar el lugar en donde me encontraba pero eso nunca ocurrió, no tenía la menor idea de donde estaba… parecía una habitación, una habitación desconocida, ante este pensamiento una curiosidad se apoderó rápidamente de mi y empecé a escudriñar el lugar, no era muy grande, pero se estaba bastante cómodo, la cama en la que me hallaba tendida estaba totalmente deshecha, pude ver un escritorio con una laptop encendida sobre él, me pareció extraño pues en el colegio no aceptaban aparatos electrónicos, si, definitivamente era difícil vivir así; al lado, apoyada en el suelo estaba una guitarra acústica bastante bonita, aunque se veía que ya estaba vieja, probablemente era un pasatiempo frecuente en el dueño del lugar; había ropa de hombre tirada en el piso y eso me alarmó un poco, no pude evitar echar un vistazo tratando de verificar que yo me encontrase vestida y suspiré de alivio cuando vi que era así. Habían papeles y ropa regados por todos lados dando un aspecto particularmente desordenado, la única ventana estaba abierta y daba directo al bosque, así que no me ayudaba mucho a ubicarme… el último sitio en el que estuve habían sido las caballerizas, o eso era lo que recordaba; observé las dos puertas de la habitación con anhelo y me asusté cuando vi que una de ellas se estaba abriendo dándole paso a un desconocido…

-Oh al fin te despertaste, que bueno! – me dijo una voz ronca con alegría, era de un chico, al verlo me sorprendí

Era guapo, muy guapo, demasiado guapo, además de tener ese “no se qué” que te deja atontado sin poder pronunciar ni la más estúpida frase, pude sentir como me sonrojaba inmediatamente cuando su mirada se fijó únicamente en mi, tenía el cabello rubio y alborotado, la piel estaba tostada por un sol inexistente y mis ojos se abrieron como platos al pensar que tal vez ya no estaba en el colegio, pero deseché esa ridícula idea una vez observé el clima por la ventana; sus ojos verdes como dos esmeraldas me observaban impacientes, esperaba una respuesta, pero yo no hacía más que mirarlo embobada, es que no solo era guapo, su apariencia completa era algo… abrumadora, usaba unos jeans rotos con una cadena que colgaba de la pretina de los mismo, una franelilla blanca que dejaba entrever su increíble cuerpo, me sentí aún más sedienta y no pude evitar sonrojarme aún más, al parecer él se dio cuenta de mis pensamientos pues sonrió algo avergonzado mientras volteaba con disimulo; aún con toda esa apariencia rebelde, lo más llamativo de este, lo que hacía que no pudiese apartar mi vista de él, era un impactante tatuaje, que aunque era pequeño, no cubría más que un poco de su brazo, era realmente… singular, me sorprendió, jamás había visto algo así y mucho menos dentro del colegio, se suponía estaba prohibido, aunque yo siempre me he acostumbrado a ir en contra de las normas… definitivamente él como tal era… llamativo…

-Disculpa… no tengo ni idea de donde estoy, ni de quien eres… - le dije todavía algo confundida, probablemente mi voz haya sonado bastante cortante

-No te preocupes, estas a salvo zanahoria! yo soy Luka! – comentó sonriendo con picardía

-Luka… no, definitivamente no te conozco, pero por favor regálame algo de agua – le pedí como súplica

-No esperaba que lo hicieras, apenas tengo una semana trabajando en el colegio – explicó con tranquilidad mientras me traía un vaso y una jarra de agua, no pasaron dos minutos cuando ya ambos estaban vacíos… - vaya tenías sed

-Trabajas aquí? Estas loco? – pregunté con incredulidad, no entendía como alguien querría estar en este sitio

-Se algo, pero no es por eso que trabajo aquí… digamos que… tengo algunos asuntos pendientes – comentó desviando la mirada y no pude más que entristecerme al no ver más sus esmeraldas

-Que clase de asuntos?

-Demasiado curiosa zanahoria, demasiado curiosa, digamos que son asuntos personales – respondió regalándome una sonrisa que evito que me molestara

-Esta bien, no me digas – comenté con amargura – pero al menos dime en qué trabajas y como es que terminé aquí…

-Pues, trabajo en las caballerizas, eso te da una idea de cómo es que terminaste por aquí! – me explicó con simplicidad

-Así que sí estaba allí después de todo… no sabes cómo me desmayé? – pregunté confusa

-La verdad no… te encontré en la cuadra de Arión, ese caballo es bastante obstinado así que probablemente te haya golpeado o algo así… - comentó pensativo y yo no pude evitar mirarlo con mala cara

-Para tu información, Arión es mi caballo, así que las probabilidades de que me haya lastimado son algo menores a cero!

-Ya, no te molestes, en realidad yo tampoco lo creo, después de todo... no estás herida – él echó un vistazo rápido a mi cuerpo y yo me sonrojé

-Por supuesto que no… pero ahora que recuerdo… el idiota de Demian!!! Él estaba conmigo!!! No podía ser que se haya ido me dejara tirada… o si? – Traté de forzar mi mente para recordar algo más pero no llegó nada… probablemente se hubiese ido… lo odiaba!

-Demian? – el rostro del chico se contrajo con ira, parecía conocerlo

-Si, lo conoces?

-No, para nada… es solo que… un hombre jamás deja a nadie herido a sus anchas, y menos a una chica tan hermosa – comentó guiñando un ojo y aunque lo dijo con simpatía parecía molesto ante la idea…

-Tienes razón… es un imbécil… por suerte no tendré que verlo más por un buen tiempo…

-Como es eso? – preguntó con interés

-Oh bueno, es que tenía que mostrarle el colegio durante la semana, ya sabes es nuevo y todo eso… me encargaron la tarea a mi, por eso es que pasamos tanto tiempo juntos, pero en realidad es una verdadera molestia… no esperaba que me ayudara después de todo… - dije estas palabras sonando bastante segura e indiferente, pero en realidad no me sentía así, me sentía furiosa con él, pero eso jamás lo admitiría

-Ya entiendo… -me miró con simpatía y podría jurar que con algo de dulzura, sabía que no creía lo que estaba diciendo, pero no dijo nada; solo me dirigió una de esas sonrisas arrebatadoras y se levantó de su asiento frente a la cama – será mejor que te vayas, ya está anocheciendo y supongo que es hora de cenar

-Ah si… no es que tenga mucha hambre, pero creo que tienes razón, mejor me voy ya…

Me levanté de la cama y vi como mi uniforme estaba hecho un desastre, la falda de tachones azul marino no se distinguía de tantas arrugas y la camisa estaba en iguales condiciones, la corbata vinotinto ya no estaba amarrada como solía estar, volteé a ver a Luka y supuse que él la había desatado, después de todo no había dejado de toser y esa horrible ansiedad no se me ha quitado hasta estos momentos…

-Aquí esta tu chaqueta… - me dijo con amabilidad mientras me pasaba el saco beige – de verdad espero que estés bien… - sus ojos verdes brillaron y pude notar algo de preocupación, extrañamente me sentí algo aliviada, él nudo en la garganta que tenía desde hacía horas se fue aligerando…

-Estoy bien, Adiós…

-Adiós Vera…

Me sorprendió que supiera mi nombre, en realidad no recordaba habérselo dicho, probablemente en la inconsciencia lo hubiese pronunciado, así que no presté mucha atención. Al Salir de su habitación y contemplar la noche me sentí mejor aún, poco a poco mis fuerzas volvían y la alegría me empezó a invadir, ese tal Luka era agradable… y de cierta forma misterioso…

Los siguientes días pasaban como sombras imposibles de recordar, en mi mente solo vagaban los recuerdos de los últimos sucesos interesante que me habían ocurrido… y por consecuencia la imagen de Demian y Luka no se borraba de mi mente… estar echada en el pasto observando las nubes se había vuelto algo tan común que ya casi nadie se molestaba en venir a buscarme para asistir a clases como probablemente estaban haciendo todos en estos momentos.

Por su parte Demian había vuelto a su típico comportamiento habitual, es decir a ignorarme y ahora que no teníamos que vernos las caras continuamente su presencia era más que nula en mi existencia; Luka por otro lado resultó ser un chico de lo más simpático y atractivo, demasiado simpático podría decir, casualmente la asistencia a las caballerizas se había incrementado y un montón de chicas ansiaban tener clases de equitación, no imaginaba por qué sería, reí amargamente para mis adentros, la respuesta era bastante obvia, en realidad era molesto porque había querido preguntarle algunas cosas y cada vez que lo intentaba estaba ocupado con alguna niña, joven o adolescente que rogaba por su ayuda…
Por otro lado… desde el día que me desmayé en las caballerizas había empezado a tener unos frecuentes sueños, o mejor dicho pesadillas relacionadas con muertes, sangre, dolor y… sed, siempre me levantaba sedienta y por más agua que tomase esta sed jamás desaparecía, los sueños se habían vuelto tan frecuentes que ahora solo trataba de negarme a dormir… no es que fuese muy difícil, pues siempre había sido una persona nocturna, pero era bastante aburrido el no tener nada que hacer en noches tan solitarias.

Quería salir, correr, gritar, divertirme, pero un sentimiento de vacío se apoderaba de mi, me sentía sola, tenía tanto tiempo sin sentirme sola, maldije por lo bajo, odiaba sentirme así y no pude evitar recordar las palabras de Demian “te crees demasiado importante… seleccionando a las personas que “merecen” conocerte…” tal vez tenía razón, pero jamás se la daría, tal vez el socializar tanto con estos chicos, así fuese solo discutiendo, habían despertado otra vez esa necesidad de sentir alegría, tristeza, pasión, dolor, rabia, cualquier cosa… los último dos años de mi vida habían estado completamente vacíos, carentes de emociones, tal vez llenos de melancolía… pero es que las únicas personas que alguna vez me habían realmente importado ya no estaban y no creía poder conocer a alguien que pudiera llenar ese vacío…

Observé las nubes grises, tormentosas y recordé inmediatamente los ojos de Demian, me pregunté que estaría haciendo en estos momentos, eran las cinco de la tarde y yo hacía rato había hecho a un lado los deberes para echarme en la grama y descansar un poco, a mi lado tenía un ejemplar de “Los diez Negritos” de Agatha Cristie, eran libros bastante agradables de leer, siempre me gustaron los misterios y las cosas medio oscuras, éste particularmente era mi favorito de la autora, era divertido, cada muerte combinaba perfectamente con la canción, bastante tétrico, pero lo mejor era que final me había sorprendido; aunque realmente era imposible adivinar quién era el asesino, seguía siendo algo interesante…

Nuevamente el sueño se fue apoderando de mi, últimamente me encontraba más soñolienta de lo normal en el día, pero era probable que la razón se debiera a que no estaba durmiendo lo que se dice bien en las noches… observé como las ramas de los árboles se movían con el viento y como algunos rayos del poco sol que había se colaban entre ellas, me sentía relajada y adormilada, no pasó mucho tiempo antes que esa sensación fue más fuerte que yo y como siempre volví a caer en esa frecuente pesadilla…
Mary Elizabeth


Femenino

Volver arriba Ir abajo

Re: Vampire V

Mensaje por MinaSatori20 el Vie 2 Jul 2010 - 0:41

GRACIAAAAS MARYY, VOY A SEGUIR LEYENDOOOOOO, APENAS LO TERMINE TE COMENTOOO!!! wiiii
MinaSatori20


Femenino

Volver arriba Ir abajo

Re: Vampire V

Mensaje por Mary Elizabeth el Vie 2 Jul 2010 - 0:46

Excelenteeee :)! Falta poco para terminar ese cap! luego te subo lo que falta :)!
Mary Elizabeth


Femenino

Volver arriba Ir abajo

Re: Vampire V

Mensaje por MinaSatori20 el Vie 2 Jul 2010 - 1:04

AHIII ME ENAMORÉ DE LUKA, ÉL SI ES UN CABALLERO, ESE DEMIAN ES UN IDIOTA TOTAL, CÓMO LA DEJA TIRADA EN LAS CABALLERIZAS, ME IMAGINÓ QUE VERA ESTÁ CAMBIANDO A VAMPIRO, QUE EMOCIÓN, ESPERO POR MÁS MARYYY, NO TE DEMORES MUCHO EN SUBIR EL PRÓXIMO PORFAAAA!!!
MinaSatori20


Femenino

Volver arriba Ir abajo

Re: Vampire V

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

- Temas similares

Página 1 de 7. 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.